23 cosas obligadas que hacer en Valencia

Las mejores cosas que hacer en Valencia

Valencia es la capital de la provincia del mismo nombre y la tercera ciudad en tamaño de toda España. Ciudad cosmopolita, ha heredado un pasado cargado de historia y se ha constituido en una urbe moderna que atrae a turistas de todo el mundo. En este artículo te proponemos algunos de los mejores planes que hacer en Valencia para que tu visita sea todo un éxito.

Los 23 mejores planes que hacer en Valencia

Con un destacado patrimonio cultural, un casco histórico grande y muy bien conservado y paisajes con tanto encanto como la Albufera, esta ciudad fundada por los romanos a orillas del río Turia es un destino apreciado por multitud de viajeros durante cualquier época del año. Valencia tiene mucho que ofrecer al visitante y múltiples puntos de interés.

Los mejores planes que hacer en Valencia

1. La Ciudad de las Artes y las Ciencias, la cara más moderna de Valencia

Todo un complejo arquitectónico de edificios de uso cultural y de entretenimiento. Inaugurado durante junio del año 1998, las instalaciones se alzan sobre el cauce antiguo del Turia y constituyen una excelente muestra de urbanismo de vanguardia con aire futurista. Es una de las grandes atracciones de la Valencia contemporánea.

Entre los diversos edificios que componen el conjunto, destaca el Museo de las Ciencias, un espacio didáctico innovador en el que el visitante interacciona con los principios científicos y aprende sobre las nuevas tecnologías.

El Palau de las Artes se destina a la representación de las artes escénicas en escenarios montados en cuatro enormes salas. El Hemisferic alberga una gigantesca pantalla para proyecciones de cine IMAX y 3D y el complejo consta también de un inmenso mirador de más de 17.000 metros cuadrados, el Umbracle, dotado de jardines, paseos y exposiciones.

Como uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad esta visita es una de las que hay que hacer en Valencia que son totalmente imprescindibles.

2. El Oceanografic, el mayor acuario de Europa

Dentro de la Ciudad de las Artes y las Ciencias ocupa un lugar muy especial su inmenso acuario, el más grande de toda Europa. Está dotado con más de 500 especies animales que conviven en una serie de ecosistemas naturales recreados. Su visita es otras de las cosas que hay que hacer en Valencia que tampoco te puedes perder.

Con una arquitectura de vanguardia, sus diferentes acuarios se distribuyen en áreas tan específicas como el Mediterráneo, los mares templados y tropicales, los Humedales, los grandes Océanos, el Mar Rojo, las Islas y las zonas ártica y antártica. Además, el complejo tiene uno de los mayores delfinarios que se puedan encontrar en el planeta y mantiene exposiciones tan impactantes como los tanques de tiburones.

3. La estación del Norte, una joya del modernismo

La estación del Norte

Es la principal estación de ferrocarril de la ciudad, un gran monumento de carácter modernista inaugurado en el año 1917. Ubicada en pleno centro urbano, muy cerca de la plaza del Ayuntamiento, fue declarada en 1961 como Monumento Histórico Artístico.

Impresiona su vestíbulo conservado igual que lucía en tiempos de su puesta en marcha, con las antiguas taquillas y los techos decorados con mosaicos y piezas de cerámica de múltiples colores. La fachada exterior está adornada con motivos vegetales y representaciones de productos hortícolas propios de la región.

4. El Tribunal de las Aguas, la institución de justicia más antigua

Conocido también como Tribunal de las Aguas de la Vega de Valencia, esta institución se reúne desde tiempos inmemoriales para solucionar los conflictos que origina el aprovechamiento del agua de riego por parte de los agricultores.

Reconocida como Patrimonio Cultural Inmemorial de la Humanidad, está considerada como la institución encargada de administrar justicia más antigua que se conoce. Ya está documentada en tiempos de los romanos y desde entonces ha seguido funcionando independientemente de los pueblos que conquistaran y habitaran Valencia. El tribunal se reúne semanalmente en la puerta de los Apóstoles de la catedral valenciana.

5. La plaza del Ayuntamiento, el “punto cero” de la ciudad

Visitar la Plaza del Ayuntamiento en Valencia

La plaza del Ayuntamiento es una de las más importantes y céntricas de la ciudad de Valencia. Se considera el “punto cero” de la ciudad y adquiere su mayor protagonismo durante la celebración de la fiesta de las Fallas, cuando acoge las ruidosas Mascletàs.

Esta plaza está rodeada de edificios de corte modernista construidos en la primera mitad del siglo XX, destacando con interés propio la Casa Consistorial y el edificio de Correos, con su peculiar cúpula. En el centro de la plaza destaca una fuente circular que por las noches se ilumina con juegos de luces cambiantes.

La sede del Ayuntamiento valenciano fue construida a mediados del siglo XVIII utilizando en su diseño una mezcla muy acentuada de estilos arquitectónicos. Se pueden observar huellas que van desde un neoclásico original hasta un estilo neobarroco y neorrenacentista.

6. Las Fallas, la gran fiesta valenciana

Las Fallas, la gran fiesta valenciana

La fiesta de las Fallas se celebra todos los años entre el 15 y el 19 de marzo y toda la ciudad participa de su algarabía con gran devoción. La fama de estas fiestas, que se remontan al siglo XVIII, ha trascendido fronteras hasta convertirse en un acontecimiento de primer orden para viajeros de todo el mundo.

Durante esos días, la ciudad vibra con el estampido de cohetes y mascletàs y en todos los barrios aparecen los ninots, grandes estatuas destinadas a arder todas a un tiempo durante la tradicional Nit de la Cremá, el día 19 de marzo. Además, se dan cita en la ciudad todo tipo de actividades lúdicas, con conciertos musicales, exposiciones, representaciones teatrales y ferias.

Sin duda vivir esta experiencia es una de las cosas que hay que hacer en Valencia que más te van a marcar. Si puedes visitar la ciudad durante esas fechas no lo dudes.

7. La plaza de la Virgen, el corazón del centro histórico de la ciudad

Esta plaza está situada en pleno centro histórico valenciano y está siempre muy concurrida. Es el auténtico germen desde el que nacería y crecería la ciudad. Aquí se asentaba el antiguo foro romano, como confluencia de las dos grandes vías del asentamiento.

Cobija tres edificios verdaderamente monumentales, como son la Catedral, la basílica de la Virgen de los Desamparados y el Palacio gótico de la Generalidad, la sede del gobierno autónomo valenciano.

La importancia simbólica de este espacio es tal que acoge todos los años la ofrenda floral, que constituye una de las actividades más emotivas de las fiestas de las Fallas. En la plaza de la Virgen se produce también, todos los jueves, la reunión semanal del célebre Tribunal de las Aguas.

En la parte central de la plaza se erige una fuente imponente que representa al río Turia en figuras alegóricas de bronce, así como a las ocho acequias que riegan toda la vega de Valencia.

8. La Catedral de Valencia, una suma de estilos arquitectónicos

La Catedral de Valencia

Esta Catedral de la Asunción de Nuestra Señora,consagrada en el año 1238, fue edificada sobre una antigua mezquita que en tiempos anteriores incluso llegó a ser un templo romano. Aunque predomine el estilo gótico en su construcción pionera del siglo XIII, las sucesivas remodelaciones han dejado huellas de estilos tan dispares como el románico, el barroco o el neoclasicismo.

En su interior destaca con luz propia la Capilla del Santo Caliz, un vaso sagrado antiquísimo que, según la leyenda sería el que utilizara el mismo Jesucristo en su institución de la Eucaristía. Muestra en sus paredes interiores algunos magníficos ejemplares del Quattrocento italiano traídos desde Roma por el cardenal valenciano Rodrigo Borja, que llegó a ser papa con el nombre de Alejandro VI.

De las visitas que hay que hacer en Valencia ésta debe figurar en tu lista.

9. El Miguelete, un campanario mítico con las mejores vistas de la ciudad

Visita el Miguelete

La ascensión a esta torre campanario con más de 200 escalones tallados en una escalera de caracol es un ritual que no puede faltar en cualquier visita a Valencia.

Conocida popularmente como el Micalet, esta torre del siglo XIV está construida en estilo gótico, siendo independiente en un principio y pasando a forma parte de la catedral en una de sus ampliaciones, a finales del siglo XV. La torre ha tomado por suyo el nombre de la campana, llamada Miguel por el santo elegido como protector por parte de la ciudad.

El Miguelete alberga tres salas en su interior, que funcionaban como prisión, estancia del campanero y alojamiento de las campanas. Desde la terraza, después de haber ascendido obligatoriamente a pie sus 51 metros de altura, se disfrutan de las mejores vistas de la ciudad y sus alrededores.

10. Una plaza Redonda en lo que una vez fue el centro geométrico de la ciudad

La Plaza redonda en Valencia

Esta plaza fue diseñada por Salvador Escrig en el año 1837. Está diseñada con una planta con forma circular. Rodeada por varios edificios con diferentes características, su planta inferior está destinada a diferentes usos comerciales.

En la actualidad, allí se extiende todo un mercadillo dedicado a la venta de ropa y souvenirs. La plaza, que en el momento de su construcción ocupaba justo el centro geométrico de la ciudad, tiene una fuente de pila redonda y cuatro caras de bronce que dejan caer el agua.

11. La Lonja de la Seda, un edificio gótico que muestra el esplendor del comercio valenciano

Visitar la Lonja de la Seda en Valencia

La Lonja de la Seda, también conocida como de los Mercaderes, está considerada con toda justicia como uno de los edificios más hermosos de la ciudad del Turia. El periodo de esplendor del comercio de la seda en Valencia trajo consigo una nueva prosperidad, que se hizo evidente en la calidad de muchas construcciones de la época. Este edificio fue construido entre los siglos XV y XVI y es buena muestra de ese esplendor.

Se trata de una obra maestra del estilo gótico en la obra civil valenciana, llevada a cabo por Pere Compte. En su interior destaca la espectacularidad de la Sala de Contratación (denominada también como Salón Columnario), con sus impresionantes bóvedas de crucería y sus grandes lámparas colgantes.

12. La paella, una delicia de arroz de obligado consumo en Valencia

Probar la pella valenciana

No se puede visitar Valencia y dejar la ciudad sin haber probado una paella. Este famosísimo plato de origen humilde cuya historia se inicia en los alrededores de la Albufera se ha ganado el reconocimiento internacional.

Tomando como base el mejor arroz, proveniente de las grandes huertas que rodean la ciudad, la paella valenciana tiene otros ingredientes como la carne de pollo o conejo y diversos tipos de verdura. En realidad, el nombre hace referencia al recipiente en el que se cocina, una especie de gran sartén con dos asas laterales.

El éxito de la paella ha trascendido fronteras y se ha instalado como uno de los platos típicos de la gastronomía nacional, adaptando cada región sus propios ingredientes y transformando así la receta original valenciana.

13. Las Torres de Serrano y de Quart, imponentes colosos que guardaban las puertas de la ciudad

Las Torres de Serrano y de Quart,

Estos dos conjuntos de torres monumentales son los vestigios de dos de las doce puertas fortificadas de que constaba la antigua muralla. En ambos casos son consideradas monumentos de Interés Histórico Artístico y desde sus elevadas terrazas se puede disfrutar de una vista muy especial de la ciudad y especialmente del cauce del río Turia.

Las de Quart son dos torres con forma semicilíndrica que se unen por un cuerpo central donde se abre el gran arco de la puerta. Tienen una altura de 34 metros y fueron construidas en el siglo XV, sirviendo posteriormente como polvorín e incluso prisión. Estas enormes torres conservan las huellas de los bombardeos de las tropas napoleónicas durante los tiempos de la Guerra de Independencia.

Las Torres de Serrano son originarias del siglo XIV, construidas en estilo gótico y con una altura de 33 metros. A diferencia de las anteriores su forma es poligonal. En el pasado albergaron una prisión y actualmente acogen actos tan importantes para la ciudad como la denominada Cridá de finales de febrero, cuando la nominada como Fallera Mayor del año hace la llamada oficial para comenzar las fiestas de las Fallas.

14. El Mercado Central, una obra maestra del modernismo valenciano

Pasear por el Mercado Central de Valencia

El edificio en el que se encuentra instalado el Mercado Central es uno de los mejores ejemplos de la característica plasmación de la arquitectura de corte modernista en Valencia. Fue construido en 1914 en base al proyecto de dos arquitectos de la escuela barcelonesa, Francesc Guardia i Vial y Alexandre Soler i March, que combinaron las cúpulas, el vidrio, el metal y las columnas como si se tratara de una verdadera catedral comercial.

En la actualidad es un centro dotado de enorme animación y actividad, que alberga más de 300 puestos dedicados a la venta de todo tipo de alimentos propios de la zona, como marisco, pescado, carnes, frutas y hortalizas. Su calidad es tan reconocida que surte de género a los restaurantes más prestigiosos de Valencia.

15. El encanto del emblemático Barrio del Carmen

El Barrio del Carmen es uno de los más antiguos y emblemáticos de toda la ciudad. Situado en el corazón mismo del casco antiguo de Valencia, el barrio creció entre las dos murallas de la ciudad, la musulmana del siglo XII y la nueva muralla de los conquistadores cristianos levantada en el siglo XIV.

Constituye uno de los enclaves medievales más grandes y mejor conservados del continente europeo y merece la pena pasearlo y perderse sin prisas por sus calles, descubriendo sus atractivos.

Hoy, este barrio ostenta una gran diversidad cultural y es uno de los principales centros de ocio, repleto de terrazas y locales de todo tipo. Su visita es una de las cosas que hay que hacer en Valencia que más valen la pena.

16. Los Jardines de Viveros, el pulmón verde de Valencia

Este espacio verde, también conocido como Jardines del Real, tiene un origen muy antiguo, ya que se remonta a la época de la dominación musulmana, cuando se construyó un palacio en una zona de huertos. Destruido el palacio en el siglo XIX, pervive en la zona este auténtico pulmón verde de Valencia.

Son los jardines más emblemáticos de la ciudad, ricos en historia y con un valor ecológico único. Su trazado conjuga diferentes estilos paisajísticos y una gran diversidad botánica, con casi 170 especies diferentes.

17. El Mercado de Colón, un edificio modernista convertido en un gran centro de hostelería

Mercado de Colon

Este edificio, considerado Monumento Nacional, fue construido durante los primeros años del siglo XX y ha sido considerado uno de los mejores ejemplos de estilo modernista valenciano. La cerámica policromada es el elemento ornamental y estético más destacado en los revestimientos de las fachadas

En el año 2003 se acometió una remodelación amplia que convirtió el Mercado de Colón en un gran centro de ocio y hostelería, con diferentes locales dedicados a tipos muy variados de gastronomía. El Mercado de Colón acoge además un buen número de actividades culturales durante todo el año.

18. El antiguo cauce del Turia, nueve kilómetros de zonas verdes y jardines

Lo que una vez fue el antiguo cauce del río Turia, antes de que se afrontara su desvío para evitar las frecuentes inundaciones, es desde el año 1986 un inmenso espacio ajardinado de nueve kilómetros de extensión que cruza la ciudad de Valencia de oeste a este.

El trazado del Jardín del Turia se inicia en el Parque de la Cabecera y culmina en la emblemática Ciudad de las Artes y las Ciencias. Recorrerlo en bicicleta o paseando concede la oportunidad de disfrutar de la naturaleza lejos del bullicio del centro de la ciudad. Durante todo el recorrido se han alternado zonas de jardín con parques y espacios para practicar diversos deportes, estando dotado de diversos servicios e instalaciones.

19. La Albufera, una gran laguna con inmenso valor ecológico

Visitar la Albufera de Valencia

La Albufera es una gran laguna litoral que se encuentra separada del mar por una lengua de tierra. Declarada como Parque Natural, la Albufera se encuentra a unos 10 kilómetros de la ciudad y su visita es una de las cosas que hay que hacer en Valencia que no te puede faltar.

El valor ecológico y medioambiental de la Albufera es enorme, acogiendo especies animales en peligro de extinción. Sus paisajes son de gran belleza, especialmente en el atardecer, cuando el sol se refleja en agua mientras se pone. Dar un paseo en barca por esta enorme laguna es uno de los principales atractivos para sus visitantes.

20. El concepto de zoo-inmersión hecho realidad en el Bioparc

Basado en un concepto innovador de zoo-inmersión, el Bioparc permite que sus visitantes conozcan los hábitats naturales de los animales. Estos están situados en recintos en los que conviven varias especies compatibles y en los que se ha cuidado al máximo el detalle para que no se vean las vallas y barreras y la sensación de inmersión sea total.

Dedicado a la fauna africana, el parque está divido en cuatro grandes zonas, como son la sabana, los humedales, los bosques ecuatoriales y la isla de Madagascar. Además de su faceta de entretenimiento para el público el Bioparc afronta una labor conservacionista, ayudando a la recuperación de especies que están en serio peligro de extinción en su estado natural.

21. La playa de la Malvarrosa

La playa de la Malvarrosa

La Malvarrosa es la más famosa de las playas de Valencia, muy bien considerada por la calidad y limpieza de sus aguas mediterráneas. Ubicada en el barrio del mismo nombre, esta playa urbana está dotada con todos los servicios y su extensión de arena dorada y fina está siempre muy concurrida. Además, tiene un paseo marítimo salpicado de bares, restaurantes y locales de ocio.

22. El Museo de Bellas Artes, una de las pinacotecas más destacadas de España

El Museo de Bellas Artes de Valencia es una de las pinacotecas más importantes de España, ya que cuenta con un importante conjunto de obras de artistas tan prestigiosos como Ribera, Velázquez, Goya o Sorolla.

Además, el museo cuenta con una importante colección de tablas góticas datadas en los siglos XIV y XV y expone diversas esculturas, fragmentos arqueológicos y otras piezas de valor. El museo está instalado desde el año 1839 en un edificio originario del siglo XVII, el antiguo Colegio de San Pío V, dotado de gran valor arquitectónico.

23. La horchata, la bebida característica de Valencia

Es impensable visitar Valencia y no tomar una horchata para refrescarse en los calurosos días del verano. Esta bebida refrescante está elaborada a base de chufas, que solo se cultivan en esta tierra. Se cree que los árabes ya utilizaban la chufa para elaborar sus postres y ahora sirven para elaborar la bebida más característica y distintiva de Valencia.

Foto: Pixabay, (3)Boris Kasimov,(6)Andrew H,(7)Sento,(8)Santiago lopez-pastor,(9)Nestor Correa Mayo,(11) Nicolas Vigier,(12)Andrew H,(13) Kaysse, (14)Emilio del Prado.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here