Las 25 cosas que hay que hacer en San Francisco que no te puedes perder

Qué hacer en San Francisco

La ciudad de San Francisco es el centro cultural y financiero de todo el territorio localizado en la bahía del mismo nombre, situada en la costa oeste de los Estados Unidos. Es uno de los destinos más populares del país. Te presentamos algunas de las cosas que hay que hacer en San Francisco que no te puedes perder.

Su fundación se remonta al siglo XVIII, cuando unos colonos españoles se instalaron en las tierras que hoy ocupa el Golden Gate y establecieron una misión en honor a San Francisco de Asís.

A mediados del XIX, la fiebre del oro que inundó todo el territorio de California hizo que la ciudad tuviera un rápido crecimiento y tras el devastador terremoto del año 1906 se reconstruyó rápidamente hasta conformar actualmente una de las ciudades más hermosas y visitadas de los Estados Unidos.

San Francisco es una ciudad cautivadora y cosmopolita, llena de barrios dotados de gran vida y diversidad cultural y con rincones que se han hecho muy conocidos por aparecer en múltiples películas norteamericanas. Un moderno centro financiero y tecnológico que ha sabido mantener intactas sus raíces y que nos ofrece muchos atractivos  para descubrir.

Los mejores planes que hacer en San Francisco

1. El puente Golden Gate, una imponente estructura colgante

Los mejores planes que hacer en San Francisco

Este enorme puente colgante de color rojo es el verdadero símbolo de la ciudad de San Francisco. De gran importancia práctica, ya que permite cruzar la bahía de San Francisco y mejorar las comunicaciones en toda la zona, es a la vez una estructura imponente y admirada por todos los visitantes.

Desde su construcción en la década de los años 30, el Golden Gate ha permanecido en la historia como uno de los mayores puentes colgantes de todo el mundo. Su altura es de casi 230 metros y su longitud cercana a los 3 kilómetros.

Cuenta con seis carriles por los que circulan a diario más de 100.000 vehículos y tiene dos aceras laterales por las que se puede circular en bicicleta o pasear andando, disfrutando desde allí de las excelentes vistas de San Francisco y de la bahía. La mejor panorámica se obtiene desde el mirador llamado Vista point.

2. La siniestra prisión de Alcatraz, en una isla declarada Hito Histórico Nacional

Prisión de Alcatraz en San Francisco

Lo que fue hasta el año 1963 una prisión federal de máxima seguridad constituye hoy en día uno de los principales atractivos turísticos para los visitantes de San Francisco. Alcatraz es una isla pequeña de la bahía de San Francisco, conocida también como “la roca”, rodeada por aguas gélidas y bandadas de tiburones.

Su primera utilización fue el establecimiento de un fuerte durante los tiempos de la Guerra Civil y en 1934 se abrió como penitenciaría. La visita, una de las imprescindibles que hay que hacer en San Francisco, incluye las celdas, la biblioteca, comedores y patios de recreo y sirve para hacerse una idea de cómo podía ser el día a día de las personas que allí estuvieron recluidas, entre ellas alguien tan tristemente célebre como el gánster Al Capone.

No menos famoso que la prisión es el faro de Alcatraz, una torre octogonal de color blanco, que constituye la instalación de este tipo más antigua en funcionamiento de toda la costa oeste.

3. Las colinas de Twin Peaks y la excepcional panorámica desde sus cumbres

Su propio nombre de Twin Peaks (cumbres gemelas) describe estas dos colinas que tienen una altitud similar cercana a los 300 metros. El principal atractivo de estas dos montañas se basa en que desde su cima se disfruta de las mejores vistas de la ciudad de San Francisco y toda su bahía.

Subir andando puede ser un poco trabajoso pero existe la posibilidad de hacerlo a bordo de un autobús. Sin embargo, el esfuerzo merece la pena por la hermosura del paisaje y la impresionante panorámica que se obtiene al llegar a la meta.

Sin duda es una de las mejores cosas que se pueden hacer en San Francisco para establecer una toma de contacto con la ciudad, antes de visitar sus rincones.

4. El viejo puerto de Fisherman’s Wharf

El puerto viejo Fisherman’s Wharf de San Francisco

Fisherman’s Wharf es la zona más antigua del puerto de San Francisco, una de las áreas con mayor animación y más frecuentada por los turistas. Es el lugar en el que se estableció el primer puerto de la ciudad hacia 1853, acabando por convertirse en uno de los principales de toda California. Sin embargo, fue paulatinamente abandonado, hasta convertirse en un barrio antiguo con grandes atractivos para los turistas.

Quizás el punto más famoso de Fisherman’s Wharf sea el muelle o pier 39, donde se encuentran diversas atracciones y es posible observar una gran comunidad de leones marinos tomando el sol a diario. La zona destaca también por sus puestos de comida en los que se pueden probar platos tan típicos como el cangrejo recién pescado o la famosa sopa de almejas.

5. Lombard Street, la más famosa de las sinuosas calles de San Francisco

La Lombard Street en San Francisco

Un aspecto característico y distintivo de la ciudad de San Francisco es la existencia de calles increíblemente empinadas y sinuosas. La más famosa, todo un ejemplo de esta peculiaridad, es Lombard Street, considerada como la más sinuosa de todo Estados Unidos.

Tiene ocho curvas muy cerradas que convierten la calle en un tobogán. Se construyó de esa forma en 1922 para poder reducir la empinada pendiente de la zona, permitiendo que los coches ascendieran y hoy se ha convertido en uno de los lugares más visitados y fotografiados por los turistas.

6. Las Painted ladies, destacados ejemplos de las viviendas de estilo victoriano

Fotografiar las Painted ladies de San Francisco

En las calles de San Francisco se encuentran muchas casas de estilo victoriano que contrastan poderosamente con el resto de edificios de corte más moderno. Probablemente, las más famosas sean estas “damas pintadas” ubicadas en el barrio de Alamo Square, que ostentan diferentes colores.

La vista de estas viviendas tan peculiares desde el parque de Alamo Square, recortadas con el fondo de rascacielos del centro de la ciudad, es verdaderamente espectacular.

7. Chinatown, el barrio chino más antiguo de Estados Unidos

Visita el barrio de Chinatown en San Francisco

Este barrio de Chinatown aloja a la segunda comunidad china más numerosa de Estados Unidos. Es el barrio chino más antiguo de todo el país y como curiosidad, aquí fueron inventadas las famosas galletas de la fortuna que reparten en algunos restaurantes chinos. La visita de este barrio es una de las que hay que hacer en San Francisco más populares entre sus visitantes.

Situado en el centro de la ciudad, pasear por sus calles supone una inmersión absoluta en el estilo de vida oriental, con sus viviendas de fachadas coloreadas, decoración con farolillos y la presencia de templos budistas. Además, cuenta con muchos restaurantes y tiendas, siendo una zona de gran animación.

8. El barrio Castro, epicentro de la numerosa comunidad gay de San Francisco

El barrio Castro, comunidad gay de San Francisco

El barrio Castro es una de las zonas más populares para los turistas, por su carácter multicultural y continua animación. Es una zona histórica que desde la década de los 60 se ha convertido en el centro de una numerosa comunidad gay.

El barrio, repleto de tiendas y bares de todo tipo, representa todo un símbolo de la lucha por la igualdad de derechos de los homosexuales, siendo epicentro de todas las movilizaciones y reivindicaciones a lo largo de la historia reciente de este colectivo.

Ofrece a sus visitantes un entretenido recorrido por una zona muy abierta y tolerante. Si la visita se produce en el mes de junio es posible vivir de cerca una de las más grandes marchas del Orgullo Gay de todo el planeta.

En el barrio Castro también se puede visitar un interesante GLBT History Museum, que abarca importantes hitos del movimiento LGBT y un peculiar paseo de la fama. Este paseo homenajea desde el año 2014, con placas de bronce, a diferentes iconos mundiales de tendencia homosexual de todas las épocas y sectores de la sociedad.

9. Sausalito, la ciudad vecina rodeada de tranquilidad

Sausalito, la ciudad vecina de San Francisco

Junto al otro lado del Golden Gate, cruzando la bahía, está la ciudad de Sausalito, cuyo nombre evoca a una “pequeña arboleda de sauces”. Es una ciudad pequeña y tranquila en la que se respira la paz que es más difícil encontrar en su vecina.

Su clima es de tipo mediterráneo, algo más cálido y suave que el de San Francisco. Por su tranquilidad y mejor calidad de vida ha sido elegida como residencia por clases altas y pudientes, que han ido estableciendo sus mansiones por las boscosas colinas.

Como lugares de interés especial se encuentra su puerto pesquero y las típicas casas flotantes de la zona, más de 400 que se suceden por todo el paseo marítimo.

10. Los tranvías de San Francisco, un símbolo de la ciudad

Los tranvías de San Francisco

Pocas cosas hay más características de las calles de San Francisco que sus tradicionales tranvías. Aunque sigan siendo un medio de transporte histórico en la ciudad se han convertido en una importante atracción turística, hasta el punto de que muchas veces son más los turistas que montan en ellos, recorriendo las subidas y bajadas de sus famosas cuestas, que los propios ciudadanos de San Francisco.

Estos tranvías tienen, además, un peculiar sistema de funcionamiento. No se mueven con energía eléctrica como es habitual en otras ciudades, sino que funcionan a través de un sistema de cables que permanecen insertos en los raíles que cruzan la calzada.

Los conductores se enganchan a este cable en continuo movimiento cuando quieren desplazarse, mientras que se desenganchan para parar. Para saber de estos tranvías, su método de funcionamiento y la evolución del sistema, lo mejor es visitar el Museo Cable Car, situado en Nob Hill.

11. El grandioso City Hall y su grandiosa cúpula central

Conoce el City Hall de San Francisco

El edificio en el que se aloja la sede del ayuntamiento de San Francisco es una monumental construcción que recuerda mucho en su arquitectura al Palacio de los Inválidos de París. Fue construido como reemplazo del antiguo consistorio, destruido como tantas otras construcciones durante el terremoto de 1906. Abrió sus puertas en el año 1915 y todo en él es de una llamativa grandeza.

El City Hall es uno de los emblemas de la ciudad de San Francisco, una muestra muy característica del estilo de la Beaux Arts que recibe una gran cantidad de visitas. Su impresionante cúpula central de 90 metros de altura es más alta que la famosa cúpula del Capitolio de Estados Unidos. En su interior, el edificio conserva las trazas de un palacio antiguo, con profusa decoración en ventanas y escaleras, en un estilo llamativo y recargado.

12. La solemnidad de la Grace Cathedral

Visitar la Grace Cathedral

Esta catedral, llevada a cabo entre los años 1927 y 1964, está realizada en un estilo gótico francés que evoca inevitablemente la apariencia de la parisina catedral de Notre Dame. Ubicada en el exclusivo barrio de Nob Hill, es una de las principales catedrales de todo el país.

En su interior llaman poderosamente la atención sus grandes vidrieras que inundan el espacio de luz azul y los elevadísimos techos, sostenidos con arcos apuntados que incrementan la sensación de amplitud. También destaca la presencia de su órgano, en activo desde el año 1934.

13. La Misión Dolores, el edificio más antiguo de la ciudad

Esta construcción tiene una enorme importancia histórica, ya que fue el primer edificio que se construyó en San Francisco, allá por el año 1776. Sus orígenes se encuentran en la instalación de una parroquia por parte de misioneros españoles presentes en la zona.

Diseñada en un estilo colonial español, en la parte alta de la ciudad, llevó el nombre de San Francisco de Asís, pasando a conocerse posteriormente como Misión Dolores, denominación por la que hoy es conocida por todos. Junto al edificio original se construyó, en el año 1918, una gran basílica.

14. El barrio de Haight Ashbury, cuna del movimiento hippie

Haight Ashbury el barrio hippie de San Francisco

El de Haight Ashbury es otro de esos barrios de San Francisco con historia que merece la pena visitar con calma. En sus calles se forjó durante los años 60 el movimiento hippie y su estilo de vida de comunas y la defensa de ideales como la paz y el amor.

Allí se pueden encontrar las huellas de muchos músicos que eligieron esa zona para vivir durante la época del flower power, como Jimi Hendrix o Janis Joplin

Hoy en día es uno de los barrios más alternativos de San Francisco, donde se pueden encontrar diversidad de gentes,  culturas y vestimentas, sin dejar nunca de presentar el aire bohemio que le caracteriza.

Haight Ashbury destaca también por la gran cantidad de locales disponibles para comprar artículos de segunda mano. Una de las tiendas más famosas y llamativas es la de Buffalo Exchange, donde se puede encontrar una buena colección de ropa vintage

15. El submarino USS Pampanito, un recuerdo de la Segunda Guerra Mundial

El submarino USS Pampanito

El USS Pampanito es un submarino de la Segunda Guerra Mundial que está anclado en el muelle 45 del barrio de Fisherman’s Wharf. Sobrevivió a un buen número de batallas navales en el océano Pacífico y hoy en día está reservado como atracción para los turistas.

La visita permite conocer no solo la cubierta, sino las pequeñas estancias en las que vivieron y trabajaron una tripulación compuesta por 80 hombres.

El interior del Pampanito se conserva con la decoración propia de la época y constituye una excepcional manera de comprender las condiciones de vida de todas las personas que estuvieron en su interior.

16. El buque SS Jeremiah O’Brien, un superviviente del Desembarco de Normandía

El buque mercante SS Jeremiah O’Brien es otro superviviente de aquel terrible conflicto que fue la Segunda Guerra Mundial. Anclado en el muelle del Fisherman’s Wharf, este barco construido en 1943 es el único superviviente de los miles de buques que participaron en el Desembarco de Normandía que aún se mantiene en pie.

La función de este barco, cuyo nombre en clave era “liberty ship” era la de suministrar víveres a las tropas estadounidenses en combate.

El recorrido permite conocer la cubierta de la nave, así como otras instalaciones interiores como la sala de máquinas, el puente de mando y los pequeños cuartos en los que pernoctaban los marinos.

17. Las playas de San Francisco, regadas por las aguas del Pacífico

Bañarte en las playas de San Francisco

San Francisco cuenta con sus propias playas urbanas, aptas para todos aquellos que quieran relajarse algún día con el sol y el agua del Pacífico. Una de las más famosas es Ocean Beach, un increíble lugar en el que disfrutar de hermosas puestas de sol. También es uno de los mejores lugares para la práctica del kitesurfing.

Crissy Field es una playa amplia donde arena y rocas se juntan y desde donde se disfruta de unas excepcionales vistas del Golden Gate y la isla de Alcatraz. En la extensión de un kilómetro de largo de Baker Beach se puede disfrutar del sol y el baño al tiempo que se observan una enorme diversidad de aves que anidan en los acantilados.

18. La Academia de las Ciencias de California, un gran museo de historia natural

Es una visita imprescindible que hay que hacer en San Francisco, ya que se trata de uno de los museos de historia natural más grandes de todo el mundo. El museo, originario del año 1853, se encuentra muy cerca del Golden Gate Park no solamente constituye una gran muestra para que el público aprenda sobre la naturaleza y la evolución de nuestro planeta, sino que además es una institución destinada a la investigación activa.

Esta California Academy of Sciences está compuesta no solo por las instalaciones del museo en sí, en las que se exponen muestras tan interesantes como los enormes esqueletos de un tiranosaurio y una ballena azul, sino que además cuenta con un acuario y un planetario.

En el acuario Steinhart se reúnen casi 40.000 especies de animales procedentes de todo el planeta, entre peces, anfibios, reptiles y diferentes tipos de insectos. Por su parte, el planetario Morrison permite un apasionante viaje por las estrellas mediante el uso de la tecnología digital más avanzada en este tipo de instalaciones.

19. Visitar Union Square, un imprescindible que hay que hacer en San Francisco

Union Square, la mayor zona comercial de San Francisco

Ubicada en pleno centro de la ciudad, Union Square es la zona comercial más famosa de toda San Francisco. Debe su nombre a su pasado como lugar elegido para las diferentes manifestaciones que se hacían en la ciudad en apoyo del ejército de la Unión durante los tiempos de la Guerra Civil.

Heredando ese espíritu, esta plaza se ha convertido en el centro de muy diversos actos de tipo reivindicativo o lúdico, con conciertos y exposiciones al aire libre. En su centro destaca el monumento de más de 30 metros de altura instalado allí en memoria del almirante George Dewey.

20. Ir de compras en los grandes almacenes de Union Square

Además, en los alrededores de Union Square se concentran los mayores almacenes de toda la ciudad, destacando algunos tan famosos como Bloomingdale’s, Macy’s o Nordstrom, así como las tiendas de las marcas más prestigiosas de la moda y la alta costura.

21. Muir Woods, el parque de las secuoyas gigantes

La estancia en la ciudad de San Francisco supone una buena ocasión para visitar el parque de Muir Woods, situado a tan solo 15 kilómetros desde el Golden Gate. Declarado Monumento Nacional en 1908, este parque es un tupido bosque de 295 hectáreas repleto de secuoyas gigantes.

Estos árboles antiquísimos superan los 100 metros de altura y sus troncos pueden llegar a tener un diámetro cercano a los siete metros. Muir Woods es solo una muestra de lo que eran los valles de la costa de California hace siglos.

El parque cuenta con diversas rutas señalizadas por las que se puede pasear observando estos majestuosos árboles, la especie más longeva y alta de todo el planeta, que constituyen todo un espectáculo visual a unos pocos kilómetros de San Francisco.

22. Golden Gate Park, el gran parque urbano de San Francisco

Este inmenso parque urbano tiene una longitud superior a los cinco kilómetros. Por sus dimensiones, recorrerlo andando es bastante complicado, por lo que cuenta con minibuses que trasladan hasta los diferentes puntos de interés del parque.

Entre las zonas más interesantes del parque destacan sus extensiones boscosas sembradas con helechos gigantes, el jardín japonés decorado con típicas pagodas, el molino holandés y sus encantadoras lagunas.

Una de las zonas más visitadas del parque, ya cerca de la playa, es el área donde conviven desde el año 1894 una manada de búfalos americanos, que se han adaptado completamente al entorno.

23. Yerba Buena Garden y el Museo de Arte de Moderno de San Francisco

Yerba Buena Garden y el Museo de Arte de Moderno de San Francisco

Son los jardines más famosos de San Francisco. Esta zona ajardinada, denominada Esplanade, es muy tranquila, ideal para dar un paseo o descansar de forma relajada y a veces contemplar los conciertos y eventos que allí se celebran.

En su extensión hay varios puntos de interés turístico, como el Martin Luther King Memorial o el histórico carrusel Charles Looff, original de 1906, que se conserva en un estado perfecto.

En Yerba Buena Garden se ubica también el Museo de Arte Moderno de San Francisco (SFMOMA), el segundo más grande de Estados Unidos dedicado al arte contemporáneo, solo superado por el MOMA de Nueva York.

El interior de este museo acoge exposiciones de pintura, escultura o fotografías de diversos autores. Cuenta con obras de artistas tan reconocidos como Picasso, Dalí o Matisse.

24. El museo de Arte Asiático, una extensa ventana abierta a la cultura e historia de Oriente

El Asian Art Museum de San Francisco es una enorme exhibición de cultura oriental, contando con una extensa colección de obras de arte asiático. Abrió sus puertas el año 1966 sobre la base de la colección privada de un industrial de San Francisco que donó estas posesiones al patrimonio cultural de la ciudad.

El fondo de este gran museo le convierte en uno de los más importantes de todo el mundo occidental dedicado a la cultura e historia de Asia. Dispone de una colección de más de 17.000 objetos originarios del continente asiático, algunos de ellos con una antigüedad superior a los 6.000 años.

En este amplio museo, uno de los más interesantes de San Francisco, se ordena el continente asiático en varias zonas, tratando de explicar la historia de cada uno de los lugares a través de una muestra de esculturas y diversos objetos, algunos de ellos de uso ritual y religioso y otros meramente cotidianos.

Para los amantes de la cultura y la historia es una de las visitas que se pueden hacer en San Francisco más interesantes. El museo vale mucho la pena.

25. Palace of Fine Arts, el monumento estrella de la Exposición Universal de 1915

El Palacio de Bellas Artes de San Francisco es un conjunto arquitectónico compuesto por una rotonda central rodeada por una pérgola de 350 metros de longitud, dotado con diversos jardines y situado frente a un estanque. Está elaborado en un estilo arquitectónico clásico grecorromano.

El monumento original, una de las construcciones más hermosas de la ciudad, fue erigido en escayola para la muestra de obras de arte dentro de la Exposición Universal de 1915, que celebraba la construcción del Canal de Panamá. Por la popularidad que había alcanzado sobrevivió a dicha exposición reconstruido en hormigón durante el año 1965.

Actualmente es uno de los enclaves más visitados de la ciudad y su belleza hace que sea elegido por muchos ciudadanos de San Francisco para la celebración de su boda.

Imágenes: Pixabay, (6)Karlis Dambrans, (7) Anthony G. Reyes, (8)Los viajes del cangrejo,(9) Luis Rogelio HM,(12) Michael Fraley, (13) Allie_Coufield,(16)Benson kua, (17) Franco Folini.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here