Qué hacer en Granada: 22 planes imprescindibles

Qué hacer en Granada

Granada es una capital andaluza marcada por su pasado árabe. La ciudad de Granada ofrece infinidad de oportunidades para los que aprecian el sincretismo cultural, además de un buen número de actividades. ¿Te gustaría llevarte una lista de ideas de cosas que ver y hacer en Granada? Si es así, te proponemos lo que no debe faltarte bajo ningún concepto en tu visita a Granada.

La ciudad fue tierra árabe durante casi ocho siglos y esa impronta se puede ver claramente en los principales monumentos, en los menos conocidos, en el patrimonio gastronómico, en el estilo de los barrios y hasta en la trama urbana de la ciudad moderna.

Sólo hay que desear descubrir ese sincretismo cultural, Granada pone el resto.

Las 22 cosas que hacer en Granada que no te puedes perder

¿La mejor época para visitar Granada? Sin duda, si el clima es una condición, la primavera, en la que las temperaturas son más amables, y no el verano, en el que la ciudad se ve más congestionada por los turistas y las temperaturas llegan a alcanzar fácilmente los 40 grados. Muy sofocante para una ciudad sin mar. En cualquier caso, se trata de un calor seco.

Estas son algunas visitas, actividades y experiencias recomendables en la ciudad de Granada. Una veintena larga de cosas que hacer en Granada. Vamos por partes, vamos a la Alhambra.

1. Acercarse a la Alhambra

Ver la Alhambra en Granada

La Alhambra es, con mucha diferencia, el monumento más representativo de Granada. Es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Se trata de un palacio-fortaleza que ocupa un área de 117.000 metros cuadrados que fue levantado en diferentes fases a partir del año 1237 por los gobernantes nazaríes.

Cuando los Reyes Católicos hicieron suya la Alhambra en 1492, se dedicaron a restaurarla, pero también modificaron sus estructuras anteriores y las funciones de las estancias. La Alhambra se puede ver en cuatro horas, sin embargo hay quien decide dedicarle el día entero para disfrutarla mejor.

En la Alhambra, se pueden distinguir cuatro partes bien definidas que han de visitarse -y verse- como unidades separadas: la Alhambra-Alcazaba, los Palacios Nazaríes, el Partal y el Palacio del Generalife.

Una buena recomendación es ver el Generalife, El Partal y la Alcazaba los primeros, y dejar para el final los Palacios Nazaríes (el de Los Leones, el de Comares y el de Mexuar) ¿Por qué? Porque lo mejor es preferible que quede para la última parte de la visita, para saborear estos lugares con más detenimiento.

Sobre el Palacio del Generalife, decir que es un entorno muy cuidado, lleno de jardines exuberantes, con senderos llenos de rosas y árboles, algunos, olmos ingleses que donó el duque de Wellington al lugar en 1812.

El agua de las cascadas y de las fuentes del Generalife proviene del cercano río Darro. Sobre El Partal, bueno, lo que se puede ver no es original. Las estructuras fueron rehechas por los monarcas españoles. Sin embargo, la Alcazaba es todo lo contrario.

Esta ciudadela-mirador es el punto fuerte de la construcción, una especie de castillo. En la Alcazaba pernoctaba la guardia y se guardaban las armas y las municiones. Las vistas desde lo alto del conjunto de la ciudad de Granada y de la Sierra Nevada son simplemente espectaculares.

Por último, los Palacios Nazaríes son como la guinda del pastel de la Alhambra. Sus decoraciones están formadas por intrincados motivos geométricos, diseños magistrales que han sobrevivido al paso del tiempo.

Para llegar cómodamente a la Alhambra, se recomienda el uso de transporte público, el autobús, y así evitar las fuertes subidas del camino a pie. El bus se puede tomar en el centro de Granada y es el de la línea C30.

2. Pasar por la Puerta Elvira

Pasar por la Puerta Elvira de Granada

Más cosas que hacer en Granada para disfrutarla. La puerta es un acceso a la ciudad de Granada también de tiempos de los árabes que ha sobrevivido. Data del siglo XI y formaba parte de las estructuras defensivas de la población.

Por ella pasaban, como si de un arco triunfal se tratara, los gobernantes y los generales que querían dejar constancia de sus victorias militares. También los Reyes Católicos, como no podía ser menos, accedieron a través de la Puerta Elvira cuando tomaron la ciudad en 1492. La Puerta Elvira está situada a dos pasos de la Plaza del Triunfo, en la calle Elvira.

3. Visitar la Capilla Real

La Capilla Real es un mausoleo construido en Granada por los Reyes Católicos en 1504. Además de lo impresionante de la construcción de estilo gótico, la capilla contiene reliquias, tapices, esculturas y pinturas del siglo XV que son un extra muy apreciable para los amantes del arte.

Entre estos objetos se puede citar los sepulcros de Isabel I de Castilla, de Fernando El Católico, de Miguel de la Paz, nieto de los Reyes Católicos que murió siendo niño, de Juana La Loca y de Felipe El Hermoso, aunque su corazón está lejos, enterrado en la iglesia de Nuestra Señora de Brujas.

La Capilla Real forma parte del complejo de la Catedral de Granada y es un conjunto anejo.

4. Tomarse un tiempo para ver la Catedral de Granada

Visitar la Catedral de Granada

La Catedral de Granada se levanta sobre el solar que un día ocupó la mezquita principal de la ciudad nazarí. El conjunto tardó casi 200 años en terminarse. En el tiempo transcurrido, hasta cinco arquitectos dejaron sus señas de identidad y otros tantos modelos y estilos artísticos. Por éso, hay tantos detalles, tan diferentes entre sí.

Puedes ver motivos góticos originales, renacentistas, barrocos y hasta neoclásicos formando una especie de amalgama. Dentro de la catedral, se pueden ver hasta 13 capillas distintas, cada una dedicada a un santo o a una santa con tradición en la ciudad. La más espectacular de todas las capillas es la de la Trinidad, donde hay pinturas del Greco.

En un principio, se pensó que la catedral fuera la última morada del emperador Carlos V, pero su hijo, Felipe II, se lo pensó dos veces y mandó construir un mausoleo nuevo y más espectacular cerca de Madrid, El Escorial. La catedral está situada en el mismo centro de Granada, no hay pérdida.

5. Dejarse caer por el Monasterio de San Jerónimo

El de los Jerónimos fue el primero de los monasterios católicos que se levantaron en la ciudad de Granada después de la conquista en 1492. Los monjes llegaron a Granada un tiempo después, en 1521, y durante los tres siglos siguientes hasta la exclaustración del edificio, fue morada jerónima.

Tras la restauración del edificio en 1958, los religiosos -más bien religiosas- volvieron al conjunto donde todavía continúan. No hay que perderse el famoso Patio de los Naranjos, así como las capillas y las dependencias que aún mantienen su aspecto original del siglo XV.

Para los curiosos queda la tarea de descubrir en cada uno de los blasones de las familias fundadoras muchos apellidos de la nobleza española.

6. Asomarse a los miradores de San Cristóbal y de San Nicolás

Típico entre las cosas que hacer en Granada. Estos puntos de vista privilegiados están situados en lo alto del barrio del Albaicín. Desde ellos, se puede observar la Alhambra, el Darro a los pies del monumento y, a lo lejos, las cumbres de Sierra Nevada.

El mirador de San Cristóbal debe su nombre a la iglesia del mismo nombre que ocupa el espacio de una mezquita reconvertida. La torre del templo fue el minarete de la construcción árabe, su altura es hoy mucho más baja que la estructura original. Los miradores tampoco tienen pérdida, están arriba, en lo más alto del Albaicín.

7. Darse una vuelta y callejear por el Albaicín

Darse una vuelta y callejear por el Albaicín

Una recomendación clave de cualquier lista de cosas que hacer en Granada, El Albayzín. El barrio del Albaicín es también Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Es un barrio empedrado formado por un rosario de calles que arman un laberinto.

En su momento, fue uno de los barrios árabes más antiguos de la ciudad de Granada. Entre sus calles, hay toda suerte de bares y restaurantes típicos y por supuesto tiendas donde comprar recuerdos. En algunos locales, se ofrece música en directo en especial en horas de la noche.

Pero, tal vez, lo mejor del Albaicín sean las vistas a la Alhambra que está justo en frente del núcleo de casas blancas arremolinadas entre calles empinadas. Las puestas de sol desde la parte alta del barrio, un encanto. Unas calles que, en su mayoría son peatonales.

Para desplazarse en autobús al Albaicín, lo más recomendable es tomar el número 35 que sale de Plaza Nueva.

8. Detenerse en el mirador de Morayma

¿Las vistas del Albaicín pueden mejorarse? Pues sí, si uno se acerca al mirador de Morayma que además es un restaurante con un servicio y una comida espectaculares. Altamente recomendable para hacer en Granada y para recordar siempre, reservar mesa fuera.

Por la noche, la Alhambra se ilumina y se puede comer en compañía a la luz de las velas ¿Hay algo más romántico que éso en Granada?.

9. Pasearse con tranquilidad por la Gran Vía de Colón

La Gran Vía es una de las calles principales del centro de Granada. Es una vía comercial en la que se pueden encontrar tiendas de moda y restaurantes temáticos y con ambientes cosmopolitas. El tapeo tiene su cancha principal en esta zona de Granada.

La Gran Vía es perfecta para echar una tarde de compras o para sentarse a descansar en una terraza entre visita y visita. Hacerse una foto ante la estatua de Colón y la reina Isabel de Castilla puede ser un buen recuerdo. Por si no lo sabes, los Reyes Católicos recibieron en Granada a Cristóbal Colón que les propuso su viaje de descubrimiento.

En la localidad granadina de Santa Fe, los reyes y el futuro almirante de la Mar Oceana llegaron a un acuerdo sobre la empresa que se conoce como las Capitulaciones de Santa Fe. Ese es uno de los sentidos del monumento conmemorativo.

10. Perderse entre las calles de la Alcaicería

Pasear por la Alcaiceria de Granada

La Alcaicería viene a significar algo así como la Casa del César. En traducción libre. El nombre de esta vía del centro de Granada es antiguo y, aunque la calle es corta, se la relaciona con un espacio de mercado que, en tiempo de los árabes, formaba un bazar en el que se negociaba con sedas y especias.

El bazar desapareció en 1843 cuando fue devorado por las llamas en un espectacular incendio. Ahora la zona está llena de tiendas de souvenir. Para los que vienen de fuera es fácil tener un deja vú, el de sentirse como en las calles de un zoco de Marruecos.

Un detalle a tener en cuenta. La mejor oferta gastronómica popular hay que buscarla en los restaurantes familiares más pequeños donde es posible disfrutar de tapas de toda la vida con cervezas frías.

11. Pasear la cámara por la Carrera del Darro

El Darro es el río de Granada y los viejos puentes que lo cruzan son perfectos para llevarse a casa fotografías con mucho tipismo. Ojo, porque la zona parece que no tiene tráfico rodado, pero sí, circulan coches. La zona del Darro puede ser la más fresca cuando el calor aprieta en lo peor de los meses de agosto en la capital granadina.

12. Ver los Jardines del Carmen de los Mártires en la Alhambra

Se trata de un lugar que tiene un no sé qué romántico. Un must entre las actividades para hacer en Granada. Está en alto y exige un poco de esfuerzo llegar hasta la zona ajardinada. Tiene, como todos los jardines románticos sus pequeñas grutas y sus espacios recoletos y aislados.

Los jardines sirven de apoyo a las Torres Bermejas del conjunto de la Alhambra. El entorno tiene un patio nazarí, tres jardines diferenciados, uno español, otro francés y un último de estilo inglés. También una isla del lago y un huerto que, en su época, da hasta fresas. Localización: en la calle Antequera Alta.

13. Dejarse seducir por los encantos del Sacromonte

Perderse por el Sacromonte de Granada

El Sacromonte es un barrio que es cuna del arte flamenco y del alma gitana en la capital granadina. Las cuevas del barrio fueron el hogar de la comunidad gitana durante generaciones. Hoy, algunas de esas cuevas son bares y restaurantes con fama.

En ellos, se puede ver buenos -y también malos- espectáculos de flamenco. Los primeros, en los restaurantes de más solera, en los de peor calidad, harán pasar por flamenco cualquier cosa con tal de enganchar a los turistas poco conocedores del baile y el canto flamencos.

En el Sacromonte, hay un museo cuyos fondos narran la historia del barrio. El autobús para llegar al lugar, el C34.

14. Perderse en el Realejo

Un buen plan -si sale bien, que seguro que sí- es perderse, vagar sin rumbo, sin plan por el barrio del Realejo, la zona que ocupaba en otro tiempo la judería de la ciudad. Algo que hacer en Granada si se tiene tiempo.

Se trata de un barrio popular con terrazas, con bares y restaurantes de ambientes familiares. Todo, con mucho sabor. La zona del Campo del Príncipe era el cementerio musulmán, en el que destaca el Cristo de los Favores, un crucificado que hace de eje a la plaza en la que está situado.

En el palacio de la Casa de los Tiros, hay un curioso museo que cuenta la historia de Granada en el siglo XIX. La zona está situada al sureste del centro de la ciudad. El viaje para perderse por el Realejo es gratis.

15. Tómate un respiro en el Palacio de Carlos V

Visitar el Palacio Carlos V en Granada

El palacio forma parte del conjunto de edificios que forman el complejo de la Alhambra. En la actualidad, es la sede del Museo de Bellas Artes de Granada. El edificio fue construido en el siglo XVI en estilo manierista para acoger al emperador, sin embargo, éste nunca lo visitó.

Entre las piezas de valor artístico que datan del siglo XVI en adelante y que se pueden ver en los fondos del museo se pueden citar la escultura del Entierro de Cristo de Jacobo Florentino. Desde 1994, el palacio es también la sede del Museo de la Alhambra. Localización: Calle Real de la Alhambra. Teléfono: + 34 958 56 35 08.

16. Ver de cerca el mundo de Federico García Lorca

En la llamada Huerta de San Vicente, se conserva la casa natal del escritor Federico García Lorca que perteneció a la Generación del 27 y que murió en los primeros momentos de la Guerra Civil Española en 1936.

En la Huerta de San Vicente, que está al suroeste del centro de la capital granadina, se pueden ver documentos, dibujos y fotografías relacionadas con la vida del autor y con su actividad creativa. La exposición es gratuita sólo los miércoles. Localización: Parque Federico García Lorca, en la calle Virgen Blanca. Teléfono: + 34 958 25 84 66.

17. Ir de marcha o salir de cañas en Granada

De copas por Granada

Las zonas de bares de copas de la ciudad más populares son las de la Plaza Nueva y la del Paseo de los Tristes. Terrazas, bares, pubs y licorerías para socializar y divertirse.

18. Dejarse seducir por el arte callejero

Algo que hacer en Granada en plan alternativo. Granada es conocida por la gran abundancia de ejemplos de arte callejero, de graffitis, que aparecen y desaparecen en lugares inhabituales e insospechados.

Hay que ver el rastro que ha dejado uno de los grafiteros más famosos de la ciudad, Raúl Ruiz, al que en el ambiente se le conoce como ‘El Niño’. Sus mejores representaciones se pueden ver en la zona del Realejo. Trabajos realizados con una buena técnica y muy emotivos.

Infórmate acerca de las opciones que tienes para trasladarte del aeropuerto al centro de la ciudad:

Cómo ir del aeropuerto de Granada al centro

19. Ir de ruta con la Dobla del Oro

La Ruta de la Dobla de Oro es un recorrido preestablecido, un clásico en Granada, para conocer la historia de la ciudad. Se trata de un itinerario que incluye una serie de edificios clave representativos. Que son: el Corral del Carbón, la Casa del Chapiz, Los Bañuelos, la Casa del Horno de Oro, la Casa Zafra y el Palacio Dar-Al-Horra.

La Casa del Carbón era un albergue en tiempos de los árabes en los que se alojaban viajeros, mercaderes y también servía como almacén. La Casa del Chapiz es una construcción morisca que hoy alberga el Centro de Estudios Árabes. Tiene dos patios y un jardín y unas hermosas vistas al palacio de la Alhambra.

El Bañuelo es un baño árabe del siglo XI y el edificio de origen civil más viejo de todos los de la ciudad. Excelentemente conservado. La Casa del Horno es una vivienda antigua que cuenta con influencias tanto árabes, como moriscas, y castellanas. Su patio es un encanto.

La Casa Zafra tiene notables ejemplos de decoraciones nazaríes. Por último, el palacete Dar-Al-Horra fue la residencia de la madre del sultán granadino Boabdil, el mismo que rindió la ciudad a los Reyes Católicos.

La Ruta de la Dobla de Oro está promovida por el Patronato de la Alhambra y del Generalife. Hay varias versiones de esta ruta, por ejemplo, la Dobla de Oro nocturna o una que sólo descubre jardines antiguos de Granada.

Las entradas para estas rutas guiadas se pueden comprar en la misma Alhambra. También en El Bañuelo (en el 31 de la Carrera del Darro), en el Palacio Dar-Al-Horra (Callejón de las Monjas), en la tienda de la Alhambra y en el Corral del Carbón, en la calle Mariana de Pineda.

20. Comer lo típico de Granada

Comer en Granada

La ciudad de Granada tiene sus comidas típicas. En los restaurantes con más solera, hay que pedir tortillas del Sacromonte, remojones o habas con jamón. El haba es una legumbre típica de la vega de Granada y está presente en más de un plato local.

Las tortillas del Sacromonte se elaboran con sesos, con criadillas, con chorizos, pimientos, patatas y guisantes. Y huevos frescos. El remojón es naranja pelada y troceada que se combina con bacalao, aceitunas, tomates y huevos.

Como postres, se recomiendan piononos de Santa Fe. Un bizcocho con forma cilíndrica al que se le añade crema por dentro y una especie de tapa que cierra también de crema por arriba.

21. Pasión de Semana Santa en Granada

La ciudad de Granada se llena de fervor y de pasión en versión andaluza cuando llega la Semana Santa. Los lugares clave para ver las procesiones son el centro de la ciudad, y el entorno de la catedral, El Realejo y también la zona del Zaidín.

Los pasos más famosos son los de las Tres Caídas, la Santa Cena, el del Cristo del Perdón, el del Huerto de los Olivos, el del Cristo Zaidinero del Trabajo o el de la Sagrada Lanzada, auténtico arte a hombros de los granadinos.

Otro dato más que hay que tener en cuenta la Virgen de las Angustias es la patrona de la ciudad y su celebración es a mediados de septiembre. El centro de la ciudad se engalana y los comercios ofrecen tortas de la Virgen, un dulce seco horneado como una hogaza que es típico.

22. Marcar el Día de la Cruz con una cruz

El 3 de mayo los granadinos salen a la calle a festejar y a ver lo que se ha hecho para engalanar las cruces en casas, balcones y lugares señalados como plazas. En la oficinas de turismo de Granada, en la calle Santa Ana o en la Plaza del Carmen, tienen al día la información de los monumentos de cruces que merecen la pena ver. Por su historia, por su tradición o por ambas cosas.

Así es lo más llamativo de la ciudad de Granada, el resto, descubrirla en primera persona.

Fotos: Pixabay, (5)Jocelyn Erskine-Kellie,(6)Nicolas Vollmer,(7)Jorge Franganillo,(10)Manette Gonzales,(11)Joselu Blanco.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here