Las 20 + 1 mejores cosas que hacer en Praga

Cosas que hacer en Praga

¿Vas a viajar a Praga próximamente? ¿Te interesa saber qué te puede ofrecer esta maravillosa ciudad? Sigue leyendo y te sugerimos algunas de las cosas que hay que hacer en Praga que no debes perderte.

Sin duda, viajar a Praga supone una de las experiencias turísticas más completas, no solo en el continente europeo, sino en todo el mundo. No solo por lo mucho que hay que ver en la capital de la República Checa, considerada como una de las ciudades más bonitas del planeta, sino también por la variedad de actividades que se pueden desarrollar, la riqueza de su gastronomía y el ambiente de sus calles.

Los mejores planes que hacer en Praga

Los mejores planes que hacer en Praga

1. El Castillo

No se puede abandonar Praga sin visitar el Castillo (Pražský hrad), el monumento más importante y emblemático de la ciudad. Se trata de una ciudadela más que de un castillo clásico, acogiendo múltiples edificios en su interior, en el trazado de sus pintorescas callejuelas.

Dentro de su recinto se puede disfrutar de la Catedral de San Vito del siglo XIV, la mayor muestra del gótico de toda la ciudad, la Basílica y Convento de San Jorge, del año 920, el antiguo Palacio Real del siglo IX o las famosas torres Daliborka, Negra, Blanca y de la Pólvora.

Hagas lo que hagas no te pierdas esta visita. Sin dudas es una de las más importantes que hay que hacer en Praga.

2. Recorre Stare Mesto de cabo a rabo

La llamada Ciudad Vieja (Staré Město) y más específicamente la plaza del ayuntamiento ha sido el centro de la vida pública praguense desde la Edad Media misma y continúa siendo, hoy en día, su principal punto de reunión e interés turístico. Dedícale todo el tiempo que puedas a pasearte por sus calles sin prisas.

3. Deleitate con el Goulash

La gastronomía checa es bastante rica y variada, aunque se centra especialmente en la carne, sobre todo de cerdo, sin olvidar el pollo o la ternera. El plato más típico de Praga es el goulash, básicamente un estofado de carne con distintas verduras que en muchos lugares se sirve utilizando como recipiente el interior de una hogaza de pan desmigada.

4. Asiste al desfile de los 12 apóstoles del Reloj Astronómico

Reloj Astronómico de Praga

Cada hora la mayor parte de las miradas de la gente que se encuentra en la Plaza del Ayuntamiento se concentran en la fachada del edificio que albergó el Ayuntamiento de la ciudad hasta finales del siglo XVIII.

Este edificio alberga el que probablemente sea el Reloj Astronómico más conocido del mundo, construido en 1410. Su desfile de los doce apóstoles, junto con el “turco”, la “avaricia”, la “vanidad” y la “muerte” son todo un espectáculo cada vez que el reloj marca las horas.

5. Alucina con la Casa Danzante

En Praga también hay espacio para las tendencias arquitectónicas más vanguardistas. La Casa Danzante es un claro ejemplo de ello. Este edificio de estilo deconstructivista se ha convertido en uno de los iconos de la ciudad. Admirar sus formas imposibles es otra de las cosas populares que hay que hacer en Praga

6. Llévate un souvenir típico de Praga

Praga es una ciudad para recordar y la mejor forma de hacerlo puede ser llevarse un bonito recuerdo. Existen algunos productos típicos para adquirir en una jornada de compras, como el cristal de Bohemia, las marionetas de madera o la artesanía.

Respecto al cristal de Bohemia, es cierto que existen tiendas en casi cualquier calle de la ciudad pero, para estar seguro de su autenticidad, lo mejor es hacer la compra en tiendas de reconocido prestigio como la centenaria Moser de la calle Na Prikope 12 o Erpet, enorme establecimiento de 2000 m2 ubicado en el centro de Praga. Si se trata de comprar artesanía, la zona de la Ciudad Vieja es la mejor para encontrar variedad de precios y calidad.

7. Nuestra Señora de Tyn

Una de las muchas iglesias que salpican las calles de la capital checa y que es imprescindible visitar, es la impresionante iglesia gótica de Nuestra Señora de Týn con sus afiladas torres de más de 80 metros de altura.

8. Cruza el Puente de Carlos

Cruzar el Puente de Carlos en Praga

El puente de Carlos es el más antiguo y famoso de Praga. Su construcción finalizó en el siglo XV, salvando el río Moldava con una pasarela de 516 metros que conecta la Ciudad Vieja (Staré Město) con la Ciudad Pequeña (Malá Strana).

Alberga un total de 30 estatuas, siendo la más antigua y famosa la de San Juan Nepomuceno, instalada en 1683 en el lugar donde se supone que el santo fue arrojado al río. Como aliciente especial para el viajero, si pone la mano izquierda en la estatua, la tradición garantiza que se le concederá un deseo.

9. El Barrio Judío de Josefov

Una estancia en Praga no se puede concebir sin una visita al Barrio Judío de Josefov, para conocer sus seis sinagogas y descubrir el antiguo Cementerio Judío, sobrecogedor lugar creado en 1439 en el que se estima que actualmente se alzan más de 12 000 lápidas bajo las que se amontonan no menos de 100 000 personas fallecidas.

10. Monte Petrin

Para quienes quieran gozar de impresionantes vistas sobre la ciudad, es una excelente idea subir al Monte Petřín, que se alza a 138 metros desde su ubicación en el barrio de Malá Strana. Para una visita más completa, conviene subir en su pintoresco funicular.

Una vez allí, además de encantadores parques nos encontraremos con la Torre Petřín, una especie de torre Eiffel en miniatura que cuenta con casi 300 escalones hasta su punto más elevado.

11. No te prives de una cervecita

Tomar una cerveceza en Praga

La relación entre la cerveza y Praga es todo un mundo aparte. El fervor de los checos por la pivo se remonta a muchos siglos atrás. Aunque la cerveza comercial más conocida en Praga es la Pilsner Urquell, hay más de 30 fábricas pequeñas que cuentan con su propia producción y muchos establecimientos en los que se puede disfrutar de ella a precios muy asequibles.

Una de las cervecerías más famosas y antiguas de la ciudad es U Fleků, en la que se puede disfrutar de su clásica cerveza negra. Quienes quieran conocer otras cervecerías famosas pueden visitar locales tan icónicos como Baráčnická Rychta, cervecería inaugurada en 1934, Kolkovna, situada en plena plaza de la Ciudad Vieja o U Pinkasů, especializada en la clásica Pilsner.

12. Un crucero por el río Moldava

El río Moldava es parte importante de la ciudad y merece un recorrido por parte de cualquier viajero, para un obligado punto de vista de la ciudad desde sus aguas. En Praga abunda la oferta de paseos en barco para elegir la hora del día, el recorrido del crucero y el precio del mismo.

Si alguien quiere y puede darse el gusto de un paseo especial surcando el Moldava, los cruceros nocturnos son una forma encantadora de disfrutar de la ciudad iluminada, aprovechando para degustar una buena cena a bordo.

13. El Museo Nacional de Praga

Éste es el museo más importante de la ciudad. Si quieres visitar alguno de ellos su visita es una de las más recomendables que hay que hacer en Praga. Está situado en un espectacular edificio de estilo neorrenacentista en la plaza de Wenceslao. Expone colecciones de varias temáticas como historia, artes, música, antropología, historia natural etc.

14. Asistir a una representación de Teatro Negro

Para gozar de uno de los espectáculos más reconocidos en Praga basta con asistir a una sesión del famoso Teatro Negro. Básicamente, consiste en una representación con actores vestidos de negro, sobre un fondo del mismo color que les hace parecer invisibles.

Durante la representación se destacan a voluntad de los intérpretes determinados objetos fosforescentes o iluminados, creando efectos misteriosos y mágicos, al son de la música de fondo. Locales dedicados a la representación de piezas de Teatro Negro hay muchos en Praga, igual que obras a representar, aunque probablemente la más conocida sea “Aspects of Alice”, una versión peculiar de la vida de la protagonista de “el país de las maravillas”.

15. Empápate del encanto del Callejón del Oro

Una de las cosas que tienes que hacer en Praga sí o sí es visitar el Callejón del Oro aprovechando tu visita al Castillo. Es imprescindible pasear por el pintoresco callejón del oro, travesía corta y estrecha pegada a la muralla que acoge tiendas que cobijaron en su momento a los orfebres de Praga. Conviene no olvidarse de que en el número 22 de esa calle vivió nada menos que Franz Kafka.

Infórmate bien de cómo ir del aeropuerto de Praga al centro. Conoce todas las alternativas y cuál es la mejor para llegar hasta donde tienes tu hotel

16. Ves a la ópera

La ópera tiene una intensa tradición en Praga y aprovechar la estancia en la ciudad para asistir a una de sus sesiones en el edificio neorrenacentista de la Ópera Estatal, cerca de la plaza Wenceslao, supone una ocasión única.

El mismo Wagner participó en el estreno del teatro, en el año 1881, con su obra “Los maestros cantores de Núremberg” y actualmente se ofrece un amplio repertorio musical con precios muy variados que permiten el acceso a cualquier público.

17. Prueba los platos típicos de la gastronomía checa

Disfrutar de la comida en Praga no plantea muchas dificultades, porque hay muchos y buenos restaurantes de todo tipo, que ofrecen comida típica a buen precio. Si se quieren comer otros platos típicos además del Goulash, se pueden probar los kendlíky (bolas de harina elaboradas con patata y pan rallado), utopenec (salchichas maceradas en especias, con cebolla frita y pimiento), bramborák (tortillas fritas con patatas, harina, huevos y otros ingredientes) y acabar con un postre de palačinky (crepe relleno de helado o mermelada).

18. Piérdete por las calles de Mala Strana

Piérdete por las calles de Mala Strana

Mala Strana, la ciudad Pequeña, es una de las partes más antiguas y con más encanto de la capital checa. Pasear por sus calles adoquinadas y disfrutar de su bonita arquitectura es una de las cosas que hay que hacer en Praga con calma y sin prisas.

19. Ir de compras

En Praga tampoco faltan mercadillos con encanto en los que una visita dice muchas veces más de la vida auténtica de los ciudadanos que otras visitas estrictamente turísticas. El famoso mercado de las pulgas de Kolbenova, con multitud de objetos muy variados, es una visita muy interesante y recomendable para el viajero.

Otras opciones son el popular mercado de River Town o el de Havelská Trh, el más antiguo y pintoresco, donde también se pueden encontrar excelentes marionetas de madera. Pero, si alguien quiere comprar a lo grande, Praga también le ofrece centros comerciales, los más importantes en las cercanías de la plaza Wenceslao.

Uno de los más grandes es el Centro Comercial Palladium, con 170 tiendas de todo tipo, sin olvidar el Nový Smíchov o el Slovanský Dům.

20. Sal de fiesta

Si tantas actividades para realizar y tantos rincones para descubrir dejan al viajero con energías para disfrutar de la noche, Praga se ofrece como una de las ciudades más animadas del continente.

Conocer la vida nocturna habitual también es una buena experiencia para el viajero y en Praga existen tres zonas principales para ello, como son los alrededores de la plaza de la Ciudad Vieja, de la plaza Wenceslao y del puente de Carlos.

Entre las discotecas más reconocidas de la ciudad, se pueden destacar la popular Karlovy Lázne, instalada en una remodelada iglesia antigua cerca del puente Carlos, con 5 plantas de diferentes estilos musicales, Duplex, una de las discotecas con más glamour de las cercanías de la plaza Wenceslao, que compagina esa función nocturna con el uso diurno como restaurante y Roxy, en el centro de la Ciudad Vieja, con un ambiente local praguense muy auténtico.

21. Visita el Monasterio de Strahov

El Monasterio de Strahov es otra de las visitas que hay que hacer en Praga. Este Monasterio fue fundado en 1143, aunque su aspecto actual data de finales del S.XVII. No te pierdas su espectacular biblioteca.

Imágenes: pixabay

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here