20 planes imprescindibles que hacer en Buenos Aires

Bailar un tango o una milonga

La cantidad de cosas que hay que hacer en Buenos Aires es infinita. La capital de la República Argentina es una ciudad exquisita y polifacética, que ofrece al visitante hermosos paisajes urbanos, la posibilidad de conocer su historia en sus museos, caminar por sus calles apreciando su arquitectura o degustar sus deliciosas carnes o su afamado dulce de leche, mientras se oye un tango, en cualquier esquina o rincón de la metrópolis.

Cosas que ver en Buenos Aires

Los 20 mejores planes que hacer en Buenos Aires

Tras un recorrido por sus sitios históricos o sus memorables rincones, siempre viene bien tomarse una cerveza o un refresco en alguno de sus miles de bares, acompañado de una empanada, un alfajor o de “facturas” (especie de pastas saladas o dulces elaboradas con grasa vacuna) o degustar sus increíbles asados (carne a la barbacoa) acompañados de un vino con denominación de origen, en sus numerosas “parrilladas”.

La “París de América del Sur” o “La Reina del Plata”, como se le llama a Buenos Aires ofrece una lista casi interminable de cafés, clubes nocturnos, comidas deliciosas y arquitectura variopinta, por lo que sin duda será una agradable sorpresa, para todos aquellos que decidan visitarla, en cualquier época del año.

20 cosas que Debes hacer en Buenos Aires

1. Conocer la Plaza de Mayo y sus atractivos

La mítica y célebre Plaza de Mayo está considerada, como el lugar fundacional de la ciudad. Su visita es uno de los imprescindibles que hay que hacer en Buenos Aires.

Geográficamente limita con el Microcentro y los barrios de San Nicolás y de Montserrat; constituye uno de los puntos turísticos más importantes de la capital argentina, por su historia, sus fuentes, su famosa Pirámide de Mayo o la estatua del General Belgrano. Además, a su alrededor se encuentran algunos de los edificios más significativos y antiguos de la ciudad.

La Casa Rosada, sede del gobierno de la República Argentina y lugar de trabajo habitual del presidente, se alza imponente en el lado este de la Plaza de Mayo y es uno de los puntos más fotografiados por turistas y porteños, además, es posible visitarla y conocer el Museo de la Casa Rosada (se aconseja hacer reservas con al menos 15 días de antelación).

A su derecha y al sur de la Plaza de Mayo se encuentra un suntuoso edificio, que antaño fue el Hotel Argentino y que hoy alberga a la Agencia Federal de Inteligencia y a su izquierda se puede visitar el Palacio de Hacienda, que acoge al Ministerio de Economía de la Nación Argentina.

En el lado norte de la Plaza de Mayo está el Banco de la Nación Argentina, un edifico de marcado aspecto renacentista; a su lado se alza la Catedral Metropolitana de Buenos Aires, cuya galería flanqueada por 12 columnas y un imponente frontispicio, constituye una buena muestra de arquitectura románica. Esta última puede visitarse todos los días y de forma gratuita, entre las 9 y las 18:45.

En ella funciona desde hace unos años, el Museo Cardenal Jorge Mario Bergoglio, un homenaje al Papa Francisco I, oriundo de la ciudad, en el que se muestran varios de los objetos que usó siendo Cardenal de Buenos Aires, antes de ser investido como cabeza de la Iglesia Católica y que puede visitarse sin costo, de lunes a viernes en el horario de 10 a 14.

La avenida Roque Sáenz Peña nace en la esquina suroeste de la Plaza de Mayo. En el lado Oeste es posible visitar la Intendencia Municipal, sede del gobierno de la ciudad de Buenos Aires y el Cabildo, una construcción cuyos orígenes se remontan a los primeros años de la fundación de la ciudad, si bien ha sufrido numerosas modificaciones; en la actualidad en sus instalaciones funciona el Museo Histórico del Cabildo.

2. Dar un paseo por Palermo Viejo

Dar un paseo por Palermo Viejo en Buenos Aires

Uno de los planes que hay que hacer en Buenos Aires y que seguro te gustará es darse un paseo por Palermo Viejo. Los diseñadores de moda argentinos más prometedores ofrecen sus creaciones en la Feria de Plaza Serrano (que en realidad se llama Plaza Julio Cortázar) y en la Feria Artesanal de Palermo Viejo.

Allí se pueden conseguir joyas únicas, ropas de primera categoría y accesorios de la más variada índole, a precios muy accesibles, además de artefactos de iluminación, objetos decorativos y muebles, de creación artesanal.

Plaza Serrano es uno de los lugares favoritos del siempre popular Palermo Soho (el rincón más bohemio del barrio), el sitio ideal para tomar una copa (un “drink” dirían los porteños) al aire libre, en cualquiera de los muchos cafés y bares que instalan sus mesas en las aceras, donde es posible fumar, puesto que, en el interior de los comercios está terminantemente prohibido y que funcionan hasta altas horas de la noche.

En Palermo Soho se aúnan más diversas alternativas gastronómicas, por lo que están presentes: la cocina mexicana, la china, la mediterránea, la armenia, la japonesa y la que los turistas más aprecian: la parrillada argentina.

Comer en Buenos Aires en general y en Palermo Viejo en particular, no resulta caro, además hay opciones para cada presupuesto y la característica común de sus platos es que tienen una presentación impecable y una altísima calidad.

Puedes visitar la ciudad perfectamente a tu aire. También puedes organizarte un tour por Buenos Aires para tener una primera toma de contacto con la ciudad y conocer más acerca de ella con las indicaciones de un guía

Excursión guiada por Buenos Aires

3. Bailar un tango o una milonga

Los porteños cuentan que, el tango nació en sus calles y boliches, por lo que en Buenos Aires se puede aprender a bailar tango, casi en cualquier rincón de la ciudad. También existe la milonga, un tipo de música similar, pero algo más “movida”. Milonga es, además, la denominación que se le da, a los sitios donde la gente acude a bailar tango.

En la Plaza Dorrego (el centro neurálgico del barrio de San Telmo), los domingos a la noche se reúnen los porteños a bailar tangos en la calle. Para el mismo fin se emplea la Glorieta de las Barracas del barrio de Belgrano, que funciona los fines de semana.

En cuanto a espectáculos privados, es posible cenar, ver a los profesionales bailando tango y hasta recibir alguna clase, por un mínimo de 35€ por persona.

En La Boca, barrio bonaerense al que pertenece el cuadro de fútbol homónimo: Boca Juniors hay un sitio muy “tanguero” y a su vez realmente singular. Es la Calle Museo Caminito (considerada el primer museo al aire libre del mundo), que cuenta entre coloridas paredes, la historia de la emigración italiana y del nacimiento del tango.

4. Conocer el Museo de Arte Latinoamericano

Museo de Arte Latino en Buenos Aires

Por sus siglas se lo suele llamar MALBA y es uno de los museos favoritos de la ciudad. Es un edificio súper moderno ubicado en el barrio de Palermo, que alberga colecciones de arte históricas y contemporáneas de artistas latinoamericanos, incluidas varias obras de la famosa Frida Kahlo.

Aquí se puede contemplar arte político, social, pop art, surrealismo y muchas corrientes más. Además de su colección permanente, el MALBA ofrece exposiciones itinerantes, que cambian regularmente. Su horario es vespertino (a partir de las 12) y cierra los martes. El costo de cada entrada es de 4€ (solo pueden comprarse en la web y usando tarjeta de crédito).

5. Ver el “mar” en Puerto Madero

Visita el Puerto Madero de Buenos Aires

Los rioplatenses dicen del Río de la Plata, que es un “río como mar”, por ello, este barrio moderno y cosmopolita se considera marítimo y bien merece un paseo para disfrutar de sus múltiples atractivos.

Una de sus características más apreciables es el famoso Puente de la Mujer (del tipo “colgante” y solo de uso peatonal), obra del no menos célebre Santiago Calatrava, de hecho, es la primera de las obras que el arquitecto español edificó en América del Sur.

Otra de las singularidades de este barrio es que, todas sus calles llevan nombres de mujeres. En sus orillas se encuentran atracados dos buques, hoy transformados en museos marítimos: el Uruguay y el Sarmiento y en lo que antaño eran bodegas de descarga y depósitos portuarios, el ingenio porteño las ha reconvertido en bares, restaurantes, pubs y discotecas.

Al este, toda la franja costera constituye la Reserva Ecológica Costanera Sur, en dónde además de poderse practicar varios deportes (bicicleta, gimnasia, o running) es un lugar privilegiado para observar la fauna y flora autóctonas, en un ámbito natural protegido y declarado de interés nacional.

6. Acudir al Teatro Colón

Visita el Teatro Colón de Buenos Aires

Uno de los más importantes del mundo y un hito de Buenos Aires es el Teatro Colón, que comenzó a funcionar en 1857 y se remodeló en 1905. Completamente restaurada su antigua gloria, los visitantes pueden asistir a conciertos de las más famosas orquestas internacionales, deleitarse con una ópera y/o disfrutar de la puesta en escena de una obra de ballet, en este majestuoso edificio, que tiene siete pisos de altura y ocupa una manzana entera.

Aún si no se tiene tiempo para ir de noche a ver un espectáculo (se aconseja concurrir a las funciones del Teatro Colón con ropa formal), es factible conocer este magnifico lugar en plan turista, ya que entre las 9 y las 17 horas y durante todo el año, el Teatro Colón ofrece visitas guiadas cada 15 minutos, a un costo de unos 13€ por persona.

7. Probar el asado y las achuras es una de las cosas casi obligadas que hay que hacer en Buenos Aires

El asado es en realidad una barbacoa, aunque en el sur de América se habla también de “parrilla”, término que se refiere tanto al sitio dónde se asa la carne, como al acto de reunirse. Darte un homenaje de asado es una de las cosas que hay que hacer en Buenos Aires sí o sí.

Para cocinar se emplean tanto carbón como leña seca y el punto de cocción (que puede ser: jugoso, a punto o cocido) depende de la cantidad de “brasas”, que se coloquen debajo de la parrilla.

La carne argentina no solo es famosa por su sabor, sino que los cortes que se realizan en la res son completamente diferentes a los del resto del mundo y ese detalle, también hace la diferencia.

Pero además de carne, en una parrillada se podrán degustar verduras diversas, como por ejemplo papas al plomo (patatas envueltas en papel aluminio), pimientos rojos verdes y amarillos y batatas o boniatos y las famosas “achuras” (casquería): chinchulines, tripa gorda, mollejas, riñones, etc.

Un asado argentino no es tal sin el famoso chimichurri (una mezcla de especias con aceite y vinagre, que le dan a la carne un sabor muy especial) y suele acompañarse con ensaladas, pan y las verduras asadas antes mencionadas.

Las carnes rojas maridan muy bien con los vinos tintos nacionales (Malbec, Sauvignon o Borgoña), en especial con los célebres caldos mendocinos, un lujo tan accesible como exquisito.

Buenos Aires es una ciudad bastante grande. Si te sientes abrumado a la hora de decidirte por un barrio o una zona en concreto donde alojarte te recomendamos este post en el que te explicamos cómo es cada barrio:

Dónde dormir en Buenos Aires

8. Salir a “bolichear”

En general el porteño le llama “boliche” a un bar, una cafetería o una discoteca, pero la acepción “nocturna” se refiere a un lugar en el que pasárselo bien, hasta altas horas de la noche, de ahí lo de bolichear: irse de boliches a bailar, socializar y divertirse. Muchos permanecen abiertos hasta las 7 AM.

La música house, el tecno y la electrónica son estilos muy populares en toda la ciudad, por lo que la oferta de sitios para ir a bailar es enorme y abarca casi todos los barrios de Buenos Aires, los hay en San Telmo, en Monserrat y, sobre todo, en Palermo (que es el barrio más grande y polifacético de la ciudad).

9. Ir de compras al Mercado de San Telmo

Ir de compras al Mercado de San Telmo de Buenos Aires

Esta colorida y abarrotada feria callejera funciona solamente los domingos, a partir de las 8 de la mañana y atrae a más de 12.000 personas cada fin de semana. Allí es posible encontrar miles de antigüedades, obras de arte y artesanías, ofrecidos por vendedores que colocan sus tenderetes a lo largo de la calle Defensa.

Además, en el mercado de San Telmo confluyen artistas callejeros, cantantes y bailarines de tango, estatuas vivientes, mimos. Hay una inmensa variedad de puestos de comidas y los bares y restaurantes de la zona, en general ofrecen menús especiales.

Es importante tener en cuenta que, como en todo sitio donde se acumula mucha gente es aconsejable estar alerta y vigilar las pertenencias, para evitar a los “descuidistas”.

Un imperdible en la feria de San Telmo, además de conseguir un recuerdo original que date de la edad de oro de Buenos Aires, es comer un “choripán”, que consiste en un chorizo cocinado en parrillas o planchas, dentro de un panecillo y aderezado con diferentes salsas y condimentos (cebollas, pimientos, lechuga, tomates, huevos duros, encurtidos y un largo etc.).

10. Ir a conocer el Delta del Tigre

Si a un visitante le apetece salir de la ciudad por un poco de aire fresco, puede tomarse el tren a Tigre (con un costo de unos 6€ por persona y un trayecto de casi 1 hora) y aprovechar el día, para hacer una excursión por el delta, la desembocadura del Río Paraná en el Río de la Plata.

Si es un domingo tendrá el plus de conocer el Puerto de Frutos, un gran mercado de artesanías, alimentos, muebles hechos a mano y muchísimo más.

También hay multitud de artistas en el muelle principal, un parque aéreo llamado Euca Tigre, uno acuático el Parque de la Costa, un Museo de Arte, el Museo del Mate (una infusión típica que se bebe en Argentina, Uruguay y Paraguay), el Museo Naval y el Museo de la Reconquista.

Para quienes prefieren navegar entre las islas es posible hacerlo en barco, ferry o alquilando un kayak.

Ésta es una de las excursiones que se pueden hacer en Buenos Aires más populares. ¿Te interesa ésta y otras sugerencias? Echa un vistazo a la siguiente página:

Excursiones desde Buenos Aires

11. Adentrarse en el Zanjón de Granados

La historia del Zanjón es por demás singular. En la década de los 80 fue adquirido un inmueble con la intención de convertirlo en restaurante, pero en el transcurso de la remodelación del local se descubrió en sus entrañas una verdadera “cápsula del tiempo”: un sitio que se remonta 4 siglos en la historia porteña y que ha sido restaurado de forma exquisita.

El complejo de El Zanjón, ubicado en el barrio de San Telmo y que algunos historiadores suponen es el sitio fundacional del primer asentamiento de Buenos Aires en 1536, tiene tres partes: los Patios, la Casa Mínima y el Puente. Se pueden realizar visitas guiadas de domingo a lunes, los sábados permanece cerrado y también es posible contratar alguno de sus espacios, para eventos y celebraciones.

12. Deleitarse con los Alfajores y el Dulce De Leche

Alfajores y el Dulce De Leche tipicos de Buenos Aires

Probar los alfajores rellenos de dulce de leche es algo, que nadie que visite Buenos Aires pude dejar de hacer. El dulce de leche es un ícono nacional: un manjar fabricado exclusivamente con leche y azúcar, con un sabor tan particular como delicioso.

Los alfajores son dos obleas de bizcocho rellenas, a veces de dulce de leche (y bañados con chocolate o merengue) y otras, de diferentes tipos de confituras.

El dulce de leche se emplea y se consume en Buenos Aires de mil formas diferentes, desde el relleno de una tarta (y su decoración externa), untado sobre tostadas, pan o galletitas, dentro de crepes (se les llama panqueques) o simplemente con una cuchara y sirviéndoselo directamente del frasco. Advertencia: puede resultar adictivo.

13. Pasarse por el Museo Nacional De Bellas Artes

Visitar el Museo Nacional de Bellas Artes en Buenos Aires

El Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires se encuentra entre los mejores del país, cuenta con una colección muy numerosa de artistas nacionales y de grandes virtuosos de la pintura internacional, como Van Gogh, Picasso, Degas o Monet. Además de infinidad de cuadros, en el Museo se exponen tapices, esculturas, repujados, etc. y suele exhibir exposiciones temporales.

Lo más sorprendente del Museo de Bellas Artes es que la entrada es gratuita. En cuanto a sus horarios, los lunes está cerrado, de martes a jueves abre a las 10 y cierra a las 20 y los fines de semana abre una hora antes, a las 10. El museo está ubicado en Recoleta, por lo que su visita es la excusa perfecta, para conocer este emblemático barrio de Buenos Aires.

14. Pasear entre palacios y tumbas

Pasear por el Cementerio de la Recoleta

El Cementerio de la Recoleta que además da nombre al barrio que lo circunda, es el lugar de descanso eterno para muchos de los ricos, famosos y poderosos de Argentina. En él, el visitante encontrará impresionantes mausoleos ornamentados, en medio de un laberinto de tumbas familiares.

La entrada es gratuita, pero se aconseja comprar un mapa para orientarse y encontrar el sitio más popular: la tumba de la ex primera dama Eva Perón, donde la gente todavía deja flores y tributos.

Después de presentar sus respetos a Evita, tomar fotos inolvidables y acariciar a algunos gatos callejeros es imprescindible conocer la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, que se encuentra justamente al lado del Cementerio y por último, será un deleite recorrer este lujoso barrio, lleno de palacetes y casas aristocráticas, donde reina un ambiente de riqueza y tranquilidad.

Los fines de semana se celebra la Feria de Recoleta o de Plaza Francia, un sitio muy bohemio donde se venden artesanías de la más alta calidad. También se pueden ver espectáculos callejeros, malabaristas, músicos ambulantes, payasos, etc.

Muy cerca, en la Plaza de las Naciones Unidas se halla el Monumento a la Flor, una escultura cuyo título es Floralis Genérica y que, desde su inauguración en 2002 ha llegado a convertirse en un símbolo de la ciudad.

¿Te has informado ya del medio de transporte que más te conviene para desplazarte del aeropuerto Eziza al centro de Buenos Aires? Te explicamos todas las opciones aquí:

Cómo ir del aeropuerto de Buenos Aires Ezeiza al centro

15. Descubrir el encanto de los caballos

El turf y los deportes ecuestres gustan mucho a los porteños, por lo que en la capital hay varios centros, donde es posible disfrutar de este tipo de espectáculos. El Hipódromo Argentino de Palermo es uno de ellos.

Hay carreras todos los días y además de poder apostar por el caballo preferido y presenciar finales de infarto, hay salas de slots, restaurantes, espacios de compras y visitas a los paddocks, para ver a los animales.

Otra de las opciones es el Campo Argentino de Polo, más conocido por su apodo: la Catedral del Polo de Palermo, donde, durante el transcurso del célebre Campeonato Argentino Abierto de Polo, que se celebra cada año entre noviembre y diciembre se dan cita en Buenos Aires, los mejores equipos del mundo.

En marzo y abril la Catedral acoge al torneo nacional por excelencia: la Copa República Argentina y en esa misma época se disputa la serie internacional, para acceder a la Copa de las Naciones. El resto del año, la AAP (Asociación Argentina de Polo) organiza eventos y torneos puntuales.

16. Comer Empanadas

Empanadas tipicas Argentinas

Las empanadas son unos de los platos más típicos de los argentinos y se comen a todas horas y en cualquier sitio. Pueden comprarse en un puesto callejero, una panadería, un supermercado, una estación de buses, tren o metro y hasta en restaurantes y casas especializadas en prepararlas.

Como no podía ser de otra manera probar una buena empanada argentina es otras de las cosas más típicas y deliciosas que hay que hacer en Buenos Aires.

Consisten en una oblea de masa, que se rellena con los más diversos ingredientes, se cierra y se fríe u hornea. Existen cientos de variedades de empanadas, pero los sabores salados más famosos son: carne con aceitunas (olivas), jamón y queso, verduras, humita (rellenas de crema de maíz) y palmitos con salsa golf (salsa rosa) y entre las dulces destacan las de dulce de leche y las de dulce de membrillo.

17. Recorrer Avenida Corrientes

Que hacer en Buenos Aires

Cuando alguien se aproxima a la enorme y bulliciosa Avenida Corrientes se da cuenta porque, tanto los porteños como los visitantes se refieren a ella como la “calle que nunca duerme”; también es conocida como la arteria principal de la ciudad, dado que pasa por el Microcentro, que es el distrito financiero bonaerense, cruza la peatonal Florida, una de las calles más conocidas de Buenos Aires en el mundo entero y circunvala el Obelisco.

Avenida Corrientes tiene algo más de 8 kilómetros de largo y nace en el Luna Park (estadio deportivo y centro de eventos y conciertos) y termina en el Cementerio de la Chacharita, donde reposan eternamente multitud de artistas nacionales y extranjeros, entre ellos Carlos Gardel (Uruguay) y Osvaldo Pugliese célebres figuras del tango o actores como Luis Sandrini y Osvaldo Soriano.

A lo largo de su recorrido hay innumerables negocios, que hacen las delicias de propios y ajenos durante el día y las noches: librerías, cafés, pubs, teatros, restaurantes y tiendas.

Pararse frente al Obelisco de Buenos Aires, uno de los sitios más icónicos de la ciudad, en Av. Corrientes y 9 de Julio, permite apreciar este monumento que data de 1936, tiene 67,5 metros de altura y si bien hay una escalera para subir a la cima, en la actualidad está prohibido el acceso a la misma.

18. Relajarse en el Jardín Botánico

Relajarse en el Jardín Botánico de Buenos Aires

El Jardín Botánico de Buenos Aires que desde 1937 lleva el nombre de su diseñador, el paisajista Carlos Thays está situado en pleno barrio Palermo y es el lugar ideal para dar una caminata tranquila (y gratuita) en medio de la naturaleza, gracias a sus casi 80.000 m², con mas de 1500 especies diferentes de vegetales, cinco invernáculos, multitud de esculturas, una biblioteca botánica y otra infantil y cientos de senderos.

El Jardín Botánico está dividido en seis zonas: una por cada continente y otra dedicada exclusivamente a la flora autóctona argentina. En el edificio central, que es la sede Administrativa del Jardín Botánico, también se puede visitar el Museo Botánico.

Dentro del predio destacan el jardín romano y el francés, obras de Thays. Es posible realizar visitas guiadas, que deben solicitarse en la puerta de entrada principal.

19. Pasarse por la Feria de Mataderos

Este animado mercado popular dominical y la feria del gaucho se encuentran en el barrio de Mataderos. La Feria es un lugar estupendo para probar comidas regionales, como el locro (carne y guiso de maíz) o empanadas salteñas o riojanas. Hay bailarines, cantantes folklóricos y gauchos que montan “en pelo” (sin silla) a sus caballos y dan todo un espectáculo.

Gracias que el ambiente resulta tan cálido como divertido, es un sitio muy concurrido por los porteños y por aquellos visitantes que gustan de lo realmente autóctono. En la feria del gaucho se venden artículos de cuero, joyería de plata, mates y bombillas, aperos de montar, carteras, botas y cinturones, espuelas y cientos de productos más.

20. Disfrutar a tope

Disfrutar a tope tango en Buenos Aires

Estas son algunas de las cosas más interesantes que hay que hacer en Buenos Aires. Pero es importante aclarar que la ciudad ofrece muchísimo más, como visitar el Museo Evita, conocer la cercana ciudad de La Plata (capital de la provincia de Buenos Aires), pasear por el Parque Lezama, el Zoológico o el Jardín Japonés o descubrir algunos de los 18 estadios de fútbol, que se distribuyen por los barrios bonaerenses.

No importa si acabas siendo simpatizante de Boca o de su eterno rival River Plate, si te gusta el asado muy hecho o poco cocido, si prefieres las empanadas de carne con pasas o con aceitunas, si aprendes o no algún paso de tango, si te empalagas con dulce de leche o si te van más los boliches que los museos. Lo importante es que, en Buenos Aires podrás darte todos los gustos y más.

En esta metrópolis no solo se come bien y se vive “al mango” (un argentinismo por a tope) sino que, cada día brinda al visitante una sorpresa. Un rincón ecléctico en Recoleta, un momento de paz y serenidad en el Botánico, el recuerdo perfecto comprado en alguna de sus ferias o contemplar la iluminación nocturna del Obelisco, son algunas de las cosas, que harán que cada vez que recuerdes tu viaje a Buenos Aires, suspires por volver y cuanto antes, mejor.

Fotos:  Pixabay, (1) Cucombrelibre,(4)K.B.L.Luccia, (6)Mertxe iturrioz,(10)Kim love,(11)Ministerio de la Cultura Argentina,(9) Geoff livingston,(14) Micah MacAllen,(15) Miguel Vieira.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here