Qué hacer en Acapulco: 20 planes imprescindibles

Que hacer en Acapulco
Foto:emperorcosar/Shutterstock

Cada año, durante las vacaciones de primavera y de verano, y, en menor medida, durante las de invierno, miles de visitantes nacionales e internacionales visitan la turística ciudad de Acapulco. ¿Vas a ser tú uno de ellos? Si es así este post sobre las cosas imprescindibles que hacer en Acapulco te será de mucha utilidad.

La ciudad es mundialmente conocida por sus playas y vida nocturna, que no tienen nada que envidiar a otros sitios turísticos. Pero eso no es todo lo que el destino te ofrece: hay otras cosas que ver y hacer en Acapulco. Así que no te aburrirás ni un solo instante.

Entre ellas: riquísimas comidas y bebidas al estilo de la costa de Guerrero en sus muchos restaurantes, puestos y locales; magníficos parajes para contemplar y tomar fotos de la ciudad, la costa, o el océano; un popular espectáculo ofrecido por acróbatas locales; y una animada vida nocturna con discotecas, bares y clubes nocturnos para todos los gustos y presupuestos.

Algo más que puedes hacer en Acapulco es aprender sobre su legado cultural. Para ello, te ofrece un interesante museo, un yacimiento arqueológico y un mural creado por uno de los artistas más prolíficos de la historia de México.

El mar y sus muchas lagunas brindan a chicos y grandes la oportunidad de practicar diversas actividades y deportes acuáticos. También podrás subirte a una embarcación para visitar una bella isla, apreciar la Bahía de Acapulco en todo su esplendor e ir de compras a los mercados del puerto.

Por si fuera poco, tendrás la oportunidad de visitar entornos selváticos sin necesidad de salir de la ciudad y de vivir una experiencia ecológica única.

Los mejores 20 planes que hacer en Acapulco

1. Diviértete en las distintas playas de la ciudad

Los mejores 20 planes que hacer en Acapulco
Foto:Anton Ivanov/Shutterstock

Acapulco no sería lo mismo sin sus playas. Tal vez ni siquiera sería un destino turístico. Existen decenas de arenales aptos para los bañistas, cada uno con características distintas. Por ejemplo, varían en cuanto a la profundidad de sus aguas, la fuerza del viento y la intensidad del oleaje.

Por otro lado, hay playas que disponen de hoteles y restaurantes de mariscos a la orilla del mar u ofrecen paseos en moto acuática, kayak o en la divertidísima banana.

Las playas más populares de Acapulco son Manzanillo, Tlacopanocha, Condesa, Hornos, Marqués, El Revolcadero, Playa Diamante, Barra Vieja, Icacos, Pie de la Cuesta, La Angosta, La Honda, Tres Vidas, Bonfil, Tamarindos, Pichilengue, Majahua, Larga y, por supuesto, Caleta y Caletilla.

2. Navega hasta Isla la Roqueta

No puedes irte de Acapulco sin conocer la Isla la Roqueta, ubicada frente a las playas de Caleta y Caletilla. En sus ocho kilómetros cuadrados, hallarás mucho qué ver y hacer. Su zoológico, aunque pequeño, cuenta con una interesante variedad de animales. Cocodrilos, leones, jirafas, monos y tortugas son algunos de ellos.

Tienes que subir al faro para obtener una vista panorámica del paisaje selvático de la isla y de la bahía. Y si estás iniciándote en la práctica del esnórquel, el buceo o el kayak, sus aguas tranquilas y de escasa profundidad son ideales para tal fin.

Para llegar a este destino, deberás abordar una de las lanchas que salen del muelle de Caleta cada cuarenta y cinco minutos. Te sugerimos subirte a una embarcación con fondo de cristal. Así podrás contemplar distintas especies de peces, así como la Capilla Submarina, cuya estatua sumergida de la Virgen de Guadalupe es su principal atracción.

3. Disfruta de diversos deportes acuáticos

Disfruta de diversos deportes acuáticos en Acapulco
Foto:Patryk Kosmider/Shutterstock

La condiciones geográficas y climáticas de Acapulco son idóneas para la práctica de distintas actividades acuáticas que ponen a prueba tu equilibrio, fuerza y resistencia, a la vez que recompensan tu paciencia.

Si te gusta la velocidad, el esquí acuático es para ti.. Asimismo, te sugerimos probar con el kitesurf. ¿Buscas un deporte más tranquilo? Entonces recorre una laguna o el litoral de una tranquila playa a bordo de un kayak.

El esnórquel es otra actividad que puedes realizar a tu propio ritmo. Te permite explorar la flora y la fauna debajo de las aguas sin necesidad de sumergirte más allá de unos cuantos centímetros.

Por último, los amantes de la pesca encontrarán, literalmente, un mar de opciones. Dependiendo de la época del año, puedes atrapar el magnífico pez vela del Pacífico, así como barracudas, guachinangos, macarelas españolas, pámpanos, tiburones y guajus.

4. Trae a tu familia al Parque Papagayo

Sobre La Costera, justo en donde termina el Acapulco Tradicional y comienza el Acapulco Dorado, se encuentra el acceso al parque Ignacio Manuel Altamirano, popularmente llamado Parque Papagayo.

Es una reserva ecológica con una extensión mayor a los doscientos mil metros cuadrados. Posee tres lagos artificiales y abundante vegetación, lo que lo hace merecedor del sobrenombre El Pulmón Verde de Acapulco.

A lo largo del parque podrás apreciar a diversas especies exóticas en cautiverio. Sus instalaciones recreativas comprenden canchas deportivas, pista de patinaje, una tirolesa y una feria. Sin duda, el Parque Papagayo es un magnífico sitio para divertirse en familia.

¿Tienes ya reservado alojamiento en Acapulco? Si no es así infórmate de las mejores zonas donde reservar tu alojamiento.

Dónde alojarse en Acapulco

5. Observa el espectáculo de La Quebrada

Qué ver en Acapulco, La Quebrada
Foto:Nick Doronin/Shutterstock

Uno de los sitios más emblemáticos que tienes que ver en Acapulco es el espectáculo de La Quebrada. Se trata de un acantilado de cuarenta y cinco metros de altura desde el que se lleva a cabo una exhibición que requiere de arrojo y de una técnica impecable.

Temerarios jóvenes se dejan caer al mar haciendo maniobra mientras descienden. Los clavadistas necesitan calcular el momento exacto en que la marea es lo suficientemente alta como para impedir que impacten con las olas.

Dicha hazaña atraen a muchos turistas, quienes se congregan en los miradores, restaurantes y hoteles que les permiten obtener una vista privilegiada de esta demostración.

El primer clavado del día se realiza a la una de la tarde. Al caer la noche, se repite cada hora entre las siete y media y las diez y media. Para iluminar su hazaña, los clavadistas se lanzan con una antorcha encendida en la mano.

6. Contempla la flora y la fauna de la Laguna de Tres Palos

Al sur de la ciudad, contiguo a Acapulco Diamante y al Aeropuerto, se encuentra la Laguna de Tres Palos. Está rodeada de manglares y flora propia de la selva baja. Mide alrededor de quince kilómetros de largo y cinco de ancho. Dependiendo de la zona, las aguas alcanzan entre dos y tres metros de profundidad.

En la playa de Barra Vieja, hay un canal que comunica el océano con la laguna. Desde aquí, puedes alquilar una lancha para recorrer este gran cuerpo de agua. El recorrido dura un par de horas o más.

Además de la vegetación mencionada, podrás ver a los cormoranes, iguanas, espátulas rosas, fragatas, patos y pelícanos blancos. A la orilla, encontrarás restaurantes en los que se preparan exquisitos platillos con la pesca del día.

7. Únete a la liberación de Tortugas

Qué hacer en Acapulco: Liberar Tortugas
Foto:Ricky Lopez Bruri/Shutterstock

En la playa Bonfil, se encuentra el Campamento Playa Hermosa, una asociación conformada por voluntarios que se dedican a la preservación de las tortugas marinas.

Entre los meses de agosto y diciembre, decenas de tortugas golfinas, prietas y laúd anidan en la costa. Las crías nacen después de un período de incubación de entre siete y ocho semanas. Su instinto las lleva a buscar el océano inmediatamente después de salir del cascarón.

Puedes ver en Acapulco este increíble evento y formar parte de una actividad ecoturística conocida como liberación de tortugas. Personal del campamento te indicará cómo tomar a la tortuguita y dónde dejarla para que pueda encontrar el camino a casa.

Es una experiencia digna de ser disfrutada en familia. ¿Te gustaría participar? Entonces, agenda tu visita a través de las redes sociales del campamento mencionado y acude a la playa Bonfil a las diez de la mañana o a las cinco de la tarde.

Si bien no se cobra una tarifa de admisión, seguro que te encantará apoyar la causa realizando una aportación monetaria.

8. Pasea en yate por la Bahía de Acapulco

Qué hacer en Acapulco
Foto:Rafal Kubiak/Shutterstock

Ver en Acapulco la bahía desde una embarcación es una experiencia que se disfruta al máximo. En diferentes puntos de las playas se ofrecen paseos en yate. El personal hará todo lo necesario para que tú y tu familia o amigos se diviertan, animando el recorrido con música y concursos.

Al mismo tiempo, un guía te indicará cuáles son las mansiones de las celebridades y te dará información interesante y curiosa sobre el puerto. En ciertos casos, tendrás acceso a barra libre.

Pero, sin lugar a dudas, el mejor espectáculo te lo regala la naturaleza. Si realizas el paseo al caer la tarde, podrás deleitar tus ojos con la belleza y el colorido del agua y del cielo. El recorrido nocturno te ofrece un paisaje muy distinto, una oportunidad para contemplar las luces del firmamento y la iluminación del litoral acapulqueño.

9. Tómate un respiro en la Plaza Juan Álvarez

Sobre La Costera, se sitúa la Plaza Juan Álvarez, denominada popularmente Zócalo. Es un buen lugar para relajarse por un rato, mientras disfrutas de un café, helado o algún otro poste o antojo que puedes comprar en los puestos que rodean la plaza.

Uno de los principales atractivos del lugar es el quisco central y el jardín que lo rodea. También lo es la catedral, con su arquitectura neocolonial estilo morisco y su cúpula y torres de inspiración bizantina.

10. Adéntrate al Fuerte de San Diego

Visitar El Fuerte San Diego de Acapulco
Foto:Juneisy Q. Hawkins/Shutterstock

Acapulco es más que playas, comida y fiestas. También es un lugar con historia y cultura, como podrás comprobar al visitar su monumento más importante. Nos referimos al Fuerte San Diego, una edificación construida en el siglo XVII, en la época en que México era una colonia de España. Su función era brindar protección de los piratas que asaltaban el puerto.

Actualmente, el Fuerte de San Diego está convertido en un museo, cuyas doce salas te llevan en un viaje por el pasado de la ciudad. El recorrido histórico incluye vestigios culturales de los primeros pobladores de la región, antes de la conquista española.

También exhibiciones sobre la conquista de los Mares del Sur, el intercambio comercial con el Oriente y las prácticas de piratería en el océano Pacífico durante el Virreinato de la Nueva España; y una exposición sobre la toma de la fortaleza por parte de José María Morelos y Pavón durante la guerra de Independencia.

11. Maravíllate con el Mural de Diego Rivera

¿Qué más puedes hacer en Acapulco? Muy fácil: venir a la calle Inalámbrica, en la colonia Las Playas. Aquí se ubica la que fuera la casa de la coleccionista Dolores Olmedo, musa de muchos pintores renombrados.

En 1956, Diego Rivera creó un magnífico mural en esta propiedad, actualmente conocida como Centro Cultural La Casa de los Vientos o, simplemente, Mural de Diego Rivera.

Es evidente que Rivera se inspiró en la cultura azteca para crear este relieve de Tláloc y Quetzalcóatl hecho de azulejos, cantera, conchas marinas y piedras volcánicas. Al interior del inmueble encontrarás una sala donde se exhibe parte de la colección de Dolores Olmedo.

12. Conoce la exquisita gastronomía local en sus restaurantes

Gastronomia en Acapulco
Foto:Juan Salvado/Shutterstock

Al ser un destino portuario, con la pesca como una de sus actividades económicas más importantes, es lógico que los pescados y mariscos sean parte importante de la gastronomía acapulqueña.

Algunos de los más populares platillos de los restaurantes elaborados con productos del mar son las almejas con chorizo, el caldo de cabeza de pescado, los calamares rellenos, el ceviche, el cóctel de mariscos, los pulpos en vinagre y los tamales de pescado con hierba santa.

Otros platillos tradicionales de la costa de Guerrero son el pozole verde y el blanco. Las bebidas típicas más célebres del lugar son el chilate, la petaquilla, el tepache y la tuba. De postre, no puede faltar el dulce de coco y el de tamarindo.

  1. Asiste a una velada de Lucha Libre

Asistir a una velada de lucha libre es una propuesta divertida que hacer en Acapulco en alguna de las noches de tu estancia. Este tipo de espectáculo tan propio de México es también muy popular en Acapulco.

Disfruta de este evento de lucha con hombres enmascarados con una cerveza bien fría acompañada de tacos.

14. Vive la vida nocturna

Vida Nocturna en Acapulco
Foto:Mac Beth_GP/Shutterstock

Acapulco es famoso a nivel mundial por su vibrante vida nocturna. Cuanto más avanza la noche, más se anima la fiesta. Son tres las zonas de la ciudad que concentran a los mejores y más concurridos clubes de la ciudad. En primer lugar, tenemos Las Brisas, donde las discotecas son particularmente grandes y elegantes.

El área de La Quebrada es otro lugar estratégico para bailar hasta el amanecer y disfrutar de un buen trago. El ambiente festivo se respira dentro de los antros, bares y cantinas, pero también fuera de ellos. Los acapulqueños acostumbran estacionar sus vehículos donde puedan, le suben el volumen a la música y disfrutan de su propia fiesta al aire libre.

Por último, la Avenida Costera Miguel Alemán, constituye la tercera zona relevante de la ciudad en la que disfrutar de la vida nocturna.

15. Recorre la Zona de Palma Sola

Otra de las cosas que hacer en Acapulco es un tour cultural a la Zona Arqueológica de Palma Sola. Se localiza en una ladera del Cerro La Cuesta, a casi cuatrocientos metros sobre el nivel del mar. Tan solo llegar al lugar, querrás aprovechar tu ventajosa posición para capturar una postal de la Bahía de Acapulco.

Ya adentrados en el recorrido, verás dieciocho grandes piedras con grabados hechos por quienes habitaron esta zona entre 450 a. C. y 650 d. C. Los petrograbados, como también se les conoce, representan linajes, cultos, mediciones del tiempo y otras temáticas.

16. Ven a los mercados del puerto

Visitar los mercados de Acapulco
Foto:Nadya Ra/Shutterstock

Como en cualquier ciudad de nuestro país, los mercados son el sitio predilecto para hacer compras y disfrutar de una sabrosa comida local a un precio asequible. Los más famosos son el Central, Dalia, de la Progreso y El Parazal.

Encuentra toda clase de artesanías y prendas elaboradas de forma artesanal y elige los recuerdos que te llevarás a casa. A la hora de comer, date un paseo por los diferentes puestos de comida del mercado.

Hallarás un extenso menú de comida mexicana, pescados y mariscos, que incluye barbacoa de chivo y de res, bolillos con relleno, camarones al mojo de ajo, campechanas, enchiladas de pollo, pancita de res, pescado frito, sopa de mariscos y tacos dorados de pollo.

17. Asiste a un espectáculo en el Fórum de Mundo Imperial

Los conciertos, eventos culturales y obras teatrales se disfrutan más en uno de los mejores foros de espectáculos de México. Se ubica en la zona de Acapulco Diamante y cuenta con capacidad para cuatro mil asistentes.

Desde su inauguración, el 13 de noviembre de 2008, el Fórum Mundo Imperial ha sido el escenario elegido por artistas de talla internacional. Por lo tanto, asistir a un concierto es otra de las cosas que puedes hacer en Acapulco.

18. Escucha y siente la Sinfonía del Mar

Ver y escuchar en Acapulco la Sinfonia del Mar
Foto: Alessandra Silva/Shutterstock

Construido originalmente para servir de sede para conciertos y eventos culturales, este teatro al aire libre goza de popularidad por una razón inesperada. En su parte alta, puedes obtener una magnífica vista de la costa suroeste de Acapulco.

Por eso mismo, es un buen lugar para ver en Acapulco los clavados de La Quebrada, lejos del bullicio se agolpa en los miradores aledaños.

19. Observa Acapulco desde la capilla ecuménica La Paz

En la cima del cerro El Guitarrón, en el sistema montañoso que recorre el contorno de la bahía de Acapulco, se encuentra la capilla ecuménica La Paz. Su enorme cruz de cuarenta y dos metros de altura se puede ver en Acapulco desde diferentes puntos.

Para llegar a este sitio, debes desplazarte por la carretera Escénica y tomar la desviación rumbo al Club Residencial Las Brisas. A 402 metros sobre el nivel del mar, este sitio también funciona como un mirador desde el cual contemplar buena parte de este bello puerto.

20. Déjate sorprender por la belleza del Jardín Botánico de Acapulco

Si buscas un escenario distinto al ofrecido por la arena, el mar y las palmeras, visitar el jardín botánico de la ciudad es otra actividad que debes hacer en Acapulco. Está bellamente acondicionado con caminos y escalones con barandales, puentes, grandes rocas de granito, estanques y un riachuelo.

En sus seis hectáreas de terreno encontrarás plantas autóctonas y otras traídas desde lejos. La variedad incluye árboles maderables, frutales y de flor, aráceas, cactáceas, heliconias, helechos, entre muchas otras plantas herbáceas, arbustivas y arbóreas.

También podrás apreciar una variedad de animales silvestres, algunos en peligro de extinción. Destacan los ejemplares de aves cantoras, águilas pescadoras, cojolites, chachalacas negras, iguanas verdes, garrobos, boas y escorpiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here