Cosas que hacer en Malta

Cosas que hacer en Malta

Malta es un pequeño archipiélago situado en mitad del Mediterráneo que en los últimos años ha conseguido atraer la mirada de todos los viajeros del mundo que buscan una escapada diferente en un rincón que destaca por muchos motivos. La gran cantidad de cosas que ver y que hacer en Malta hacen de este pequeño país un destino muy interesante.

Cosas que hacer en Malta

Playas de aguas cristalinas, una oferta de ocio difícil de encontrar en otro lugar, ciudades amuralladas, antiguas iglesias, yacimientos prehistóricos y otros muchos rincones de interés te están esperando en Malta. Para que no te cueste demasiado elegir y planificar tu viaje, aquí vamos a darte una serie de consejos que te permitirán descubrir hasta el último rincón de un archipiélago fascinante.

Pasea tranquilamente por La Valeta

La Valeta

Es un plan fundamental lo mires por donde lo mires. La Valeta es la capital de la isla de Malta y una de las localidades con más historia de todas las que encontrarás en el archipiélago. Su centro histórico está declarado Patrimonio de la Humanidad y tiene un encanto muy especial.

Pasear por sus calles estrechas de trazado irregular que siempre guardan una sorpresa y descubrir sus rincones plagados de historia es una de las principales cosas que hay que hacer en Malta en todo viaje.

Fascínate con la belleza de la Blue Grotto

La Cueva Azul es uno de los iconos de Malta. Se encuentra cerca del pequeño pueblo Zurrieq y siempre hay disponibles excursiones para descubrir sus encantos. La cueva es en realidad una serie de grutas excavadas de forma natural en el que el azul del agua se refleja de una forma fascinante.

Su belleza le ha servido para convertirse en una de las atracciones turísticas más populares del archipiélago y para ser escenario de películas como la famosa Troya, por lo que deberías aprovechar la estancia para descubrir este lugar.

Toma el sol en Golden Bay

Malta siempre ha sido un destino muy solicitado por sus playas, y es que el litoral maltés puede presumir de guardar alguna pequeña joya como Golden Bay. Ésta es una de las playas maltesas más populares y de las que ofrecen un acceso más sencillo. Es una amplia playa de arena fina muy concurrida por familias, grupos de amigos y todo tipo de personas que quieren disfrutar del sol y el mar en un ambiente único y muy acogedor.

Disfruta del plato más típico de Malta

El conejo maltés es algo que tienes que probar antes de abandonar el archipiélago. No lo dudes, se trata de la carne más usada en los muchos platos de la cocina local y es fácil encontrarla en cualquier restaurante. Existen muchas preparaciones diferentes, ya que Malta tiene un gran legado culinario procedente del paso de culturas como la española o la italiana. Intenta probar algunas de ellas.

No te pierdas el palacio de la Inquisición de Birgu

El Santo Oficio tuvo una gran importancia en la historia de Malta. Prueba de ello es la presencia de varios palacios de este tipo en el que vivía el inquisidor de turno. El de la ciudad de Birgu es uno de los mejor conservados y, además, ha sido adaptado a museo contando con una gran colección de piezas relacionadas con la Inquisición.

Descubre el Hipogeo de Hal Saflieni

Malta ha estado habitada desde tiempos prehistóricos. Una buena prueba de ello se encuentra en la gran cantidad de sitios arqueológicos que tiene la isla, algunos de ellos de inmenso valor. Por ejemplo, el Hipogeo de Hal Saflieni es uno de los lugares más fascinantes, y cuya visita es una de las cosas más recomendables que hay que hacer en Malta.

Se trata de un templo subterráneo, único en todo el mundo, que fue construido en torno al 2500 a.C. que guarda un encanto único. Se compone de tres niveles, aunque es el segundo el que ofrece una mayor cantidad de espacios como la Sala del Oráculo o la Sala Decorada.

Date un baño Ghajn Tuffieha Bay

Ghajn Tuffieha Bay

Esta playa que te recomendamos es un rincón natural de una gran belleza salvaje. Aguas cristalinas de un intenso turquesa y una serie de acantilados en sus alrededores crean un espacio único en el que cualquier podrá relajarse disfrutando de una playa de postal.

Descubre la historia más reciente en el Museo Nacional de la Guerra

Malta tuvo un papel protagonista en las dos guerras mundiales que se produjeron en el siglo XX. La razón no es otra que su privilegiada situación en el centro del Mediterráneo, algo que hizo que el archipiélago fuese escenario de muchos momentos históricos.

Buena parte de todo ello se conserva en este museo, un espacio en el que la historia más reciente de la isla es protagonista a través de una colección de objetos militares que fueron usados en distintos momentos. Así, se trata de una visita de lo más interesante si estás interesado en la historia o si te gustan las colecciones militares.

Detente en lo que era la famosa Ventana Azul

La Ventana Azul era el icono más importante de Malta y una imagen que se utilizaba para promocionar la isla. Por desgracia, este arco natural de 29 metros de altura se derrumbó el pasado 2017 terminando con una de las postales más reconocibles de toda Malta.

No obstante, el acantilado sigue estando presente, por lo que es una buena idea acercarse a rendir homenaje a la popular Ventana Azul, un lugar en el que se han filmado gran variedad de películas e incluso series tan recientes como Juego de Tronos, por lo que es un escenario de gran interés turístico.

Dedica un momento a la Concatedral de San Juan

Sin duda alguna, el templo más importante de Malta es todo un regalo para el visitante. La catedral, dedicada a San Juan, tiene a sus espaldas más de 500 años de historia y constituye uno de los mejores templos de estilo barroco que podrás encontrar en toda Europa.

Su majestuosidad, sus altares, las capillas laterales o el mismo exterior del templo hacen de ella una de las cosas más interesantes que ver en Malta, y es que no hay muchos rincones con la solemnidad y la belleza de esta imponente catedral.

Recorre las catacumbas de San Pablo y Santa Ágata

Sin ninguna duda, uno de los lugares más extraños, fascinantes y mágicos de toda Malta. En la pequeña ciudad de Rabat se encuentran dos antiguas iglesias que esconden un secreto bajo sus suelos. Se trata de una serie de pasadizos construidos durante la época romana que se usaron como lugar de enterramiento.

Actualmente pueden visitarse de forma guiada para descubrir túneles, tumbas y rincones en los que el pasado de la ciudad se da a conocer de una forma muy diferente a lo que se vive en su superficie. Por ello, es un plan al que no hay que renunciar de forma alguna.

Sal de fiesta una noche por Paceville

Paceville es la zona más emocionante y vibrante de Malta. Más si cabe cuando se pone el sol, y es que las noches en este barrio son siempre tan desenfrenadas como divertidas. Lo mejor es acercarse después de cenar para disfrutar del ambiente o para tomar algo en sus innumerables locales de ocio. Con todo, el simple hecho de pasear por Paceville es suficiente para descubrir lo que ha hecho que Malta sea un destino de ocio tan valorado.

Prueba un típico Kannoli

Donde comer en Malta

La cultura siciliana ha sido una de las más importantes en toda la historia de Malta. Esto puede notarse tanto en nombres de ciudades, rasgos culturales y, por supuesto, en una gastronomía que tiene mucho que ver con la de Sicilia.

Así, los tradicionales Kannoli, unos dulces que atraparán tu paladar de una forma a la que no podrás resistirte, están disponibles casi en cualquier zona de Malta. Párate un momento en cualquiera de las pastelerías o cafeterías que encontrarás y disfruta de un bocado lleno de sabor y de historia.

No te quedes sin visitar el templo Hagar Quim

Hagar Quim es otro de los rincones que hablan de la importancia de este archipiélago desde épocas muy remotas. Este complejo de templos y estructuras fue levantado en torno al 3600 a. C., lo que lo convierte en uno de los espacios más antiguos del mundo de este tipo.

Visitarlo es otra de las cosas que hay que hacer en Malta, ya que se trata de otro de los espacios declarados como Patrimonio de la Humanidad en el archipiélago, por lo que su valor es incuestionable.

Descubre la magia de Mdina

Calles de Mdina

Mdina fue capital de Malta antes que La Valeta. Esta pequeña ciudad es uno de los rincones históricos más bellos de los que podrás encontrar en este viaje, por lo que no puedes perderte ninguno de sus lugares de interés. Esta visita es una de las cosas que tienen que figurar en tu lista de cosas que hacer en Malta sí o sí.

Está situada en el centro de la isla y es una localidad plagada de iglesias con varios siglos de antigüedad y de otros muchos rincones, por lo que el simple hecho de pasear por sus calles es algo que no debes dejar de hacer si estás disfrutando de un viaje a Malta.

Relájate en Bugibba Bay

Otra de las playas que hacen que la costa maltesa sea un regalo para cualquier viajero que anda buscando un lugar en el que relajarse sin preocuparse de nada más. Esta se encuentra cerca de la popular ciudad de Bugibba, otro rincón al que hay que acercarse si tienes ocasión. La playa es un lugar muy accesible y lleno de servicios, por lo que puede optarse por ella cuando se quiera disfrutar sin más de una experiencia relajante al máximo.

Disfruta del sabor del Bragioli

Imposible visitar Malta sin parar en algún restaurante y degustar los tradicionales brabiolis. Se trata de un plato que reúne muchas de las tradiciones gastronómicas del archipiélago y que es completamente autóctono de la zona.

El bragioli es una masa de huevo duro, pan rallado y perejil que se envuelve en un filete de ternera cortado muy fino y que se cocina en un caldo de carne elaborado anteriormente. El resultado es un sabor único y una experiencia gastronómica a la que no debes renunciar. En muchos lugares se acompañan de salsa de tomate, una variación que también es muy interesante.

Descansa un momento en los jardines Upper Barrakka

Después de ir a la playa, de recorrer los templos megalíticos de la isla o de saborear los platos tradicionales de la isla puede que te apetezca descansar un momento. Para ello nada mejor que acercarte a los jardines Barrakka, un bonito lugar que ofrece unas vistas fantásticas del puerto natural y de las “3 ciudades” (Birgu, también conocida como Vittoriosa, Senglea y Cospicua.

Nosotros te aconsejamos que vayas especialmente a la caída de la tarde, ya que la puesta de sol llenará de colores un paisaje que no podrás borrar de tu mente. También es un buen momento para sacar una foto de recuerdo, así que no olvides tu cámara durante la visita.

La visita a los jardines Upper Barraka es una de las cosas que hay que hacer en Malta que no te puedes perder bajo ningún concepto. Las vistas son realmente espectaculares.

Olvídate del mundo en Comino

Blue Lagoon Comino

Si Malta te ha parecido paradisiaca hasta el momento, cuando descubras la isla Comino comprobarás que hay rincones que son especialmente indicados para descansar como te mereces. Este pequeño islote rodeado completamente por el mar se encuentra deshabitado. Eso sí, cuenta con uno de los lugares de interés de Malta más importantes, la Blue Lagoon. Este rincón paradisíaco de aguas turquesas cristalinas es ideal para disfrutar del encanto del sol y el mar sin tener que ver nada que no sea naturaleza.

Emociónate con el Museo de Arqueología

El paso de muchas culturas por las islas que componen el archipiélago de Malta es algo que te dará la oportunidad de realizar muchas excursiones por templos y yacimientos. Sin embargo, si lo que buscas es disfrutar de la colección de objetos rescatados del pasado, el Museo de Arqueología situado en La Valeta es el lugar al que debes ir.

Ocupa el antiguo albergue de la Orden de San Juan y permite disfrutar de piezas que se remontan al 5200 a. C., por lo que cuenta con una colección capaz de atrapar tu imaginación.

Ve a un casino y disfruta del ambiente

En Malta hay tal cantidad de casinos que te sorprenderá si no estabas informado de ello. Además, la inmensa mayoría abren las 24 horas del día, por lo que puedes acceder a sus salas en cualquier momento para tentar un poco a la fortuna. Es interesante también que tengas en cuenta sus actividades, ya que muchos casinos ofrecen espectáculos exclusivos convirtiéndose en una atracción más para disfrutar de tu viaje.

Sorpréndete con el templo Tarxien

Los de Tarxien forman parte también de los restos de templos megalíticos que se encuentran repartidos por todos los rincones de la isla de Malta. Detente en ellos para descubrir un lugar que se ha conservado de forma excepcional si se tiene en cuenta que data del 2800 a. C. Si puedes contrata una visita guiada que te mostrará todos los secretos y encantos del lugar para aprovechar al máximo tu estancia en Malta.

Marsaxlokk: descubre un genuino rincón de Malta

Visitar Marsalokk en Malta

No hace demasiado, Malta era un lugar dominado por pequeñas comunidades de pescadores que poco tenían que ver con el actual ritmo del turismo que llena las playas locales. Una vida tranquila, una arquitectura sencilla pero con mucho encanto y el colorido de un pequeño puerto es lo que te espera en Marsaxlokk.

Este pueblo pesquero es uno de los rincones más pintorescos que encontrarás, y es que su pequeña población de 3000 habitantes se ha mantenido al margen de las aglomeraciones de otras zonas. El momento más popular para visitarlo es el domingo cuando se monta su popular mercadillo de pescado y de suvenires.

De compras en Malta

Si eres de los viajeros que siempre quiere dedicar un momento a las compras en cualquiera de tus escapadas, en Malta no te faltarán las oportunidades para ello. El mejor sitio para comprar es la ciudad de La Veleta, ya que es la que concentra un mayor número de centros comerciales de gran tamaño con todo tipo de marcas. Por ejemplo, The Point es uno de los mejores.

Visita Rocca Piccola

Otra de las cosas que hay que ver en Malta que valen la pena es la visita a Rocca Piccola. Si sientes curiosidad y quieres descubrir cómo era la lujosa vida de los habitantes de Malta durante épocas como el siglo XVI, nada mejor que acercarte a este palacio.

Actualmente abre para que los turistas puedan descubrir un legado arquitectónico que se ha mantenido intacto. Salones repletos de elegancia, obras de arte imponentes y, en definitiva, una serie de detalles que hacen que este palacio no tenga nada que envidiar a otros.

Descubre la torre de Santa Ágata

Cuadrada, imponente y rojo. Estas tres palabras definen a la perfección una de las construcciones defensivas más singulares de toda la isla, por lo que la visita es más que aconsejable. La torre de Santa Ágata se levantó en el siglo XVII por parte de los Caballeros de Malta para controlar tanto la costa de la isla como su interior.

Su situación es estratégica y, además, ofrece unas vistas espectaculares de todo lo que hay alrededor, por lo que también es un buen lugar para sacar esas fotografías que te permitirán recordar tu viaje en cualquier momento.

Visita el Teatro Manoel

Basta con decir que este teatro lleva en activo desde 1732 para comprender que se trata de un lugar muy especial. Es sin ninguna duda uno de los teatros más antiguos de toda Europa que siguen en funcionamiento, por lo que es un monumento de primer orden.

Así, lo mejor que puede hacerse para visitarlo es sacar una entrada para algún concierto de la filarmónica nacional de Malta, agrupación que tiene como sede este antiguo y emblemático teatro.

Haz una excursión a Gozo

Ciudadela Rabat Gozo

Una excursión a Gozo aunque solo sea de un día es una de las cosas que tienes que hacer en Malta. Ninguna visita a este archipiélago estará completa si no lo haces. Esta pequeña isla tiene un buen número de cosas interesantes que visitar.

No te pierdas Victoria, su capital con su imponente castillo, la Basílica Ta´Pinu, lo que queda de la Ventana Azul y los paisajes de Dwejra, los templos Ggantija, o disfruta de Ramla Bay, una de las playas más bonitas del Mediterráneo, entre otras muchas cosas.

Pasa un rato con toda la familia en el Mediterraneo Marine Park

El Mediterraneo Marine Park es uno de los centros de atracciones más visitados de Malta. Se trata de un complejo acuático en el que se puede disfrutar de espectáculos con animales como delfines y de otras atracciones para disfrutar de una visita de lo más divertida.

Es una actividad ideal que hacer en Malta con niños, o simplemente para disfrutarlo si eres un enamorado de los parques de atracciones de cualquier temática, y es que el Mediterraneo Marine Park no suele decepcionar.

Visita un viñedo tradicional

Como en muchas otras zonas del Mediterráneo, el vino forma parte de la cultura de Malta de una forma difícil de comprender en otros lugares. En la actualidad se conservan algunos viñedos completamente tradicionales que siguen funcionando como hace siglos. Lo mejor de todo es que pueden ser visitados e incluso se puede reservar una cata para probar el vino, toda una experiencia que te encantará tanto si eres un apasionado de esta bebida como si no.

Visita el Fuerte Rinella

Este fuerte es uno de los dos que controlaban el acceso al Gran Puerto y, además, fue la sede de la flota británica en el Mediterráneo, por lo que su historia es muy rica. Actualmente puede recorrerse para disfrutar de un ejemplo perfecto de arquitectura militar y para conseguir una buena instantánea de los alrededores, ya que mantiene una situación privilegiada para ello.

Imagenes: (1)(2)(4)(7) Pixabay, Michael Brys, Sebastiann Ter Burg, Javier Losa, Davide Seddio

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here