Qué ver y hacer en Sicilia: 30 cosas imprescindibles

Qué hacer en Sicilia
Foto:leoks/Shutterstock

¿Estás pensando en visitar Sicilia? Deja decirte que esta isla no te va a defraudar. Hay tanto para ver y para hacer en Sicilia que difícilmente podrás abarcar una mínima parte de lo que puede ofrecerte. Es un destino que exige y merece varios viajes.

Sicilia es la isla más grande del Mediterráneo, con una superficie de casi 26.000 kilómetros cuadrados que han conocido, a lo largo de los siglos, la estancia de más de diez culturas diferentes. Todas ellas han dejado una huella muy marcada en la isla, que ofrece por ello un patrimonio cultural y monumental único.

Además, la naturaleza también ha sido generosa, con unas costas agrestes muy vistosas que albergan enormes playas paradisiacas en todo el litoral siciliano. Por eso, resulta muy complicado limitar todos los lugares que hay que ver en Sicilia y las actividades que se pueden realizar en un simple listado.

Índice

Los 30 mejores planes que hacer en Sicilia

Los mejores planes que hacer en Sicilia
Foto: Vadym Lavra/Shutterstock

Para que no te pierdas nada en tu viaje toma buena nota de las siguientes cosas que hacer en Sicilia:

1. Ascender y admirar el mítico Etna

Si reducimos a una sola cosa lo que hay que ver en Sicilia, indudablemente el mítico monte Etna con su famoso volcán sería el elegido. La historia de este volcán aún activo está tan ligada a Sicilia que no se explica una visita a la isla sin pisar las faldas de la montaña y subir lo más cerca posible de alguno de sus impresionantes cráteres humeantes.

Por encima de los 3.300 metros de altitud, el Etna es el volcán activo más grande de toda Europa. A su alrededor se extiende un paisaje peculiar y todo un ecosistema muy condicionado a la periódica actividad del volcán.

>>>>Reserva tu excursión al Monte Etna aquí<<<<

2. Conocer y vivir el ambiente de Palermo

Conocer y vivir el ambiente de Palermo en Sicilia
Foto: Vlada Zhi/Shutterstock

La capital de Sicilia es una ciudad bulliciosa, grande y moderna que conserva vivo todo el sabor de tiempos pasados. Su casco antiguo es todo un espectáculo en el que confluyen estilos arquitectónicos muy diversos.

Como muestra, su imponente Catedral, un edificio que se erigió en 1184 con un marcado estilo normando para ser remodelada y ampliada durante siglos con estilo diferentes. O el Palacio de los Normandos, que fue utilizado como sede política de su reino y nos asombra con joyas como su Capilla Palatina, con sus artesonados y mosaicos dorados.

>>>Reserva un tour al Palacio de los Normandos, la capilla Palatina y la Catedral<<<

Pero, no basta con conocer toda esa enorme riqueza monumental que atesora esta ciudad. Hay que vivir Palermo, recorrer sin prisa sus calles estrechas, tomando parte activa en su peculiar e irrepetible ambiente.

La mejor manera de empezar a conocerla es uniéndote a un free tour por Palermo. Conoce la historia de la ciudad, sus anécdotas y llévate buenas recomendaciones para tu visita.

3. Emocionarse con la catedral de Monreale, para muchos “el templo más bonito del mundo”

Muchos hay que lo piensan y no les faltan razones, porque esta imponente representación del arte normando impresiona a cualquier viajero. Construida por el monarca normando Guillermo II, su fusión con el arte árabe ha dado como resultado una construcción maravillosa.

El interior es un espectáculo grandioso, con kilos de oro repartidos por paredes y techo en una sobrecogedora colección de mosaicos que cubren toda la superficie, relatando escenas del Antiguo y Nuevo Testamento. Es imposible no emocionarse ante el enorme Pantocrátor del ábside, auténtico símbolo del arte siciliano.

4. Disfrutar de la comida en las calles de Palermo

Probar la comida callejera de Palermo
Foto:Pfeiffer/Shutterstock

La capital siciliana tiene una gran tradición de comida callejera. Por todas partes proliferan bares y puestos que ofrecen sus viandas, elaborada en estilos tan variados como culturas han anidado en su territorio.

Es imprescindible probar los típicos arancini, bolas de arroz con relleno que se empanan y fríen delante del cliente, o la stigghiola, posiblemente el plato callejero más consumido por los palermitanos, con su característico olor a barbacoa.

5. Endulzarse la vida con el típico brioche con gelato

El postre siciliano por excelencia. Es un panecillo relleno con helado artesanal, tan delicioso como solo pueden hacerlo los italianos. No se puede dejar Sicilia sin haber probado antes un brioche con gelato.

Se puede encontrar en todas partes y resulta lo más indicado para refrescarse de forma nutritiva y placentera mientras visitamos las maravillas arquitectónicas y naturales que nos ofrece la isla.

6. Maravillarse con la arquitectura medieval y las playas de Cefalú

Qué hacer en Sicilia
Foto:leoks/Shutterstock

Cefalú está catalogada como uno de los “burgos más bellos de Italia”. Abierta al mar por una costa con excelentes playas de arena dorada y un encantador puerto pesquero, se sitúa tierra adentro al abrigo de un risco llamado la Rocca, cuya cima acoge el templo de Diana.

Cuenta con un centro histórico de marcado aire medieval, con callejuelas estrechas y enrevesadas y una imponente catedral de estilo normando, que es su principal monumento.

Su fachada le confiere un aspecto de fortaleza, con dos enormes torreones de forma cuadrada a los lados. En el interior, su ábside está adornado con un Pantocrátor compuesto por uno de los mosaicos más espectaculares de toda Sicilia.

Visita Monreale y Cefalún con un tour organizado.

7. Recorrer más de 2.500 años de historia a través del Valle de los Templos

Muy cerca de Agrigento, sobre un promontorio de roca, se extiende lo que se ha dado en llamar valle de los templos. Se trata de un impresionante recinto arqueológico que reúne una buena cantidad de templos de estilo dórico, en un estado de conservación que no se da en ninguna otra parte del mundo, Grecia incluida.

El mejor conservado de todos es el llamado templo de la Concordia, una imponente edificación de casi 40 metros de longitud sostenida por columnas. Este recorrido entre un conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad es un verdadero viaje en el tiempo.

Puedes visitar el Valle de los Templos a tu aire comprando solo la entrada o la entrada con audioguía, o hacer con un tour organizado.

8. Extasiarse con las salinas de Trapani al atardecer

Visitar las salinas de Trapani en Sicilia
Foto: Roman Babakin/Shutterstock

Las llamadas salinas de Trapani, ubicadas entre esta ciudad y Marsala, explotadas desde tiempos remotos, constituyen un espectáculo visual único.

Esta gran extensión de terreno, salpicada de molinos de viento, ofrece la singular contemplación de enormes túmulos de sal blanca y a veces rosada en los que el sol extrae reflejos y colores impactantes, sobre todo cuando empieza a atardecer.

En la actualidad, este territorio está catalogado como Reserva Natural y se sigue produciendo sal respetando las seculares técnicas tradicionales.

9. Probar un delicioso plato de pasta alla Norma

Entre la lista de cosas que hacer en Sicilia no puede faltar, de ningún modo sucumbir al deleite que supone probar diferentes platos de su rica y variada cocina. Una de las comidas típicas de la isla, cuya fama trasciende a todo el mundo, es la pasta alla Norma.

Originaria de la zona de Catania, se dice que su nombre es un homenaje al hijo predilecto de la ciudad, el músico Vicenzo Bellini y a su famosa ópera “Norma”. Ingrediente clave en su preparación es la ricota, queso de oveja típico en la región.

10. Asombrarse con la belleza del acantilado de la scala dei turchi

Esta “escalera de los turcos” es un hermosísimo acantilado de piedra calcárea de un blanco luminoso y nacarado, que se extiende en la costa de la localidad de Realmonte. Sin duda es uno de los lugares que ineludiblemente hay que ver en Sicilia, ya que es todo un símbolo de la isla, catalogado como Patrimonio de la Humanidad.

A lo largo de los siglos, esta piedra denominada marga ha sido erosionada hasta el punto de formar una especie de escalones naturales por los que se puede descender hasta unas preciosas playas de arena fina y mar cristalino.

Antes de reservar tu alojamiento infórmate de las mejores zonas donde alojarse en Sicilia:

Dónde alojarse en Sicilia

11. Practicar senderismo por el paraíso botánico del Parque de las Madonie

Pasear por el Parque de Madonies en Sicilia
Foto:Davide D’Amico/Shutterstock

Dentro de las posibles cosas que hacer en Sicilia se puede aprovechar la amplia red de senderos disponibles para aquellos que disfrutan de esta actividad.

Uno de los lugares más hermosos para practicar el senderismo es el Parque de las Madonie, un conjunto de montes que nacen prácticamente en el mar y van ascendiendo hacia el interior, llegando a alturas cercanas a los 2.000 metros.

El parque cuenta con una buena red de senderos y ofrece extraordinarias panorámicas en sus recorridos, que permiten contemplar los vecinos montes Nebrodi, la majestuosidad del monte Etna y hasta las islas Eolias.

12. Hacer una excursión a las Islas Egadas

Una de las cosas más populares que hacer en Sicilia es llevar a cabo una excursión a este pequeño archipiélago de la costa occidental de la isla, en la zona en la que se juntan los mares Mediterráneo y Tirreno.

Las posibilidades son enormes para tan pequeño espacio de terreno, que se distribuye en islas como Favignana, Marettimo o Levanzo.

Por supuesto, playas espléndidas y calas tan apreciadas como la Cala Rossa, la Cala Bianca, la del Faraglione o la Tramontana. Pero también mucha historia y una increíble riqueza cultural compuesta por pinturas rupestres, fortalezas, castillos e iglesias de diferentes estilos.

13. Callejear por un casco antiguo que es una isla

Callejear por la isla de Ortigia en Sicilia
Foto: Michele Ponzio/Shutterstock

Esa isla pequeña dentro de la gran isla de Sicilia es Ortigia, casco antiguo de la ciudad de Siracusa. Ortigia está unida al resto de la ciudad mediante tres puentes y es su auténtico núcleo, con una antigüedad superior a los 3.000 años.

En menos de un kilómetro cuadrado, la ciudad cuna de Arquímedes nos ofrece un fascinante conjunto de edificios de origen griego y romano, de estilos normando o barroco.

Toda una mezcla de estilos de la que es muestra la grandiosa Catedral, una edificación barroca que integra en su estructura milenarias columnas griegas de estilo dórico.

Te recomendamos que eches un vistazo a esta excursión a Ortigia y Noto de 1 día. Ideal para aprovechar tu tiempo

14. Degustar unas “anchoas a la duquesa” a orillas del mar en Cefalú

A lo largo de toda la costa siciliana se distribuyen muchos puertos pesqueros que proporcionan a la isla una variedad de pescado fresco más que notable. Constituyen la base de muchos platos típicos sicilianos.

Algunos de ellos han llegado a obtener un reconocimiento internacional, como las “anchoas a la duquesa” típicas de Cefalú.

Por eso, bien merece destacar como una de las cosas que hacer en Sicilia comer esta deliciosa mezcla de anchoas, cebolla, ajo, perejil aceite y vinagre, servida sobre una tosta de pan. Una delicia única para disfrutar a orillas del mar.

15. Bañarse en increíbles y paradisíacas playas y calas

Bañarse en increíbles y paradisíacas playas y calas en Sicilia
Foto: logaen/Shutterstock

Por toda la costa siciliana se distribuyen multitud de playas y calas que han alcanzado un merecido prestigio. Si a esto unimos las que se concentran en las islas que rodean a Sicilia tendremos un panorama ideal para los enamorados del sol y la playa, con un ambiente casi tropical.

Playas hay muchas y es difícil referirse a algunas, por la injusticia de mantener en el olvido las demás. Entre las más reconocidas se pueden señalar las playas de San Vito lo Capo, la playa de Mondello, la de Isola Bella, una de las más hermosas de toda Europa, o la playa de Cefalú.

16. Descubrir la “momia más bella del mundo”

Así ha sido calificado unánimemente el cuerpo momificado de Rosalía Lombardo. Se trata de una niña de dos años que murió en 1920 y por deseo de sus padres fue momificada y colocada en las catacumbas de los Capuchinos de Palermo.

El proceso de momificación al que fue sometida fue tan preciso que aún hoy se encuentra en un magnífico estado de conservación y parece una niña viva que permanece dormida.

La leyenda de Rosalía se ha acrecentado con el tiempo por un curioso factor natural que hace que en algunas ocasiones sus párpados se abran y vuelvan a cerrarse.

17. Vislumbrar espectaculares panorámicas desde el teatro griego de Taormina

Visitar el teatro griego de Taormina. Sicilia
Foto:K. Roy Zerloch/Shutterstock

En la ciudad siciliana de Taormina se encuentra uno de los teatros griegos más famosos de todo el mundo. Si no es el más grande, sin duda se puede decir que es el mejor ubicado, en las alturas del monte Tauro, ya que desde allí hay una espléndida panorámica del mar y de las cumbres del Etna.

El teatro se construyó excavando directamente en la roca y fue ampliado en la época de colonización romana. Sus gradas tienen un diámetro cercano a los 110 metros y en la actualidad acoge actuaciones y espectáculos.

18. Bucear en las aguas cristalinas de Ústica

La línea costera de Sicilia tiene como peculiaridad la gran variedad de especies marinas y una importante cantidad de yacimientos arqueológicos sumergidos.

Hacer submarinismo y bucear entre praderas de posidonia, junto a barracudas o pulpos o admirar diversos objetos, como ánforas o anclas, mientras se atraviesan cuevas y túneles formados por las erupciones volcánicas es un placer indescriptible.

El lugar preferido de los submarinistas es la isla de Ústica, a menos de 60 kilómetros hacia el norte de Palermo. Esta isla cuenta con gran cantidad de centros de buceo y sus aguas son muy claras y con una temperatura casi tropical.

19. Pasear por las calles de una joya del barroco italiano

Pasear por la ciudad de Noto, Sicilia
Foto:javarman/Shutterstock

La ciudad de Noto, en el extremo sur de la isla es todo un museo al aire libre repleto de edificios barrocos que siguen una unidad estilística, construidos con la característica piedra amarilla de la zona. Incluye esta ciudad en tu lista de cosas que ver en Sicilia. Vale la pena.

El nacimiento de esta joya del barroco tuvo su origen en un acontecimiento fatídico. En enero de 1693, el terremoto que sacudió la zona oriental de Sicilia arrasó la antigua ciudad, reconstruyéndose a partir de entonces en la forma que hoy conocemos.

Son infinidad los edificios que adornan la ciudad, como la catedral de San Nicolò, la iglesia del Santissimo Crocifisso, el palacio Ducezio y muchos otros templos, palacios e inmensas plazas.

20. Observar los excelentes mosaicos de la villa romana del Casale

En el interior, junto a la localidad de Piazza Armerina, se encuentra la villa romana del Casale, que presenta la colección más importante de pavimentos de mosaico, en un inmejorable estado de conservación. La villa es una enorme mansión romana que fue residencia de Maximiano.

Sin duda es una de las cosas que hay que ver en Sicilia, por la cantidad de salas pavimentadas y por la calidad de los mosaicos. Desde escenas de caza, hasta actividades deportivas y escenas eróticas, los mosaicos de esta villa han permitido conocer aspectos muy variados de la vida diaria de los romanos.

21. Admirar una fuente milenaria en Siracusa

Visitar la fuente Milenaria de Siracussa
Foto:David Ionut/Shutterstock

Sobre una terraza que se asoma al puerto de Siracusa, muy cerca del agua misma del mar, se encuentra una fuente de la que se dice que mana agua dulce desde hace más de 2.000 años. Es la fontana Aretusa, un manantial que surge desde el suelo, apenas a diez metros del mar Jónico.

La fuente tiene detrás una leyenda mitológica relacionada con los amores de la ninfa Aretusa con Alfeo, hijo de un dios. Además de eso, la fontana Aretusa se distingue por regar las únicas plantas de papiro que existen en todo el continente europeo.

22. Dejarse seducir por la belleza de Taormina

Ubicada en la costa oriental de Sicilia, Taormina es una ciudad milenaria situada en las alturas del monte Tauros. Objeto de deseo de los turistas ya desde el siglo XVIII es una de las ciudades más visitadas y frecuentadas de toda Sicilia.

La originaria Naxos griega pasó a manos de los romanos y llegó a convertirse en la capital de la Sicilia bizantina.

En el interior de lo que fuera su recinto amurallado se pueden encontrar verdaderas joyas arquitectónicas como la catedral de San Nicola, con un peculiar aspecto de fortín, los refrescantes jardines de la Villa Comunale o el normando palacio de los duques de San Stefano.

Hacia arriba, en la cima del monte Tauros, a casi 400 metros, reposa el Castello Saraceno, en una plataforma con impresionantes vistas hacia la inmensidad del mar Jónico; hacia abajo, a las faldas del monte, espléndidas playas como la de Mazzaró o Isla Bella.

>>>>Reserva un tour a Taormina y Castelmola<<<<

23. Acercarse al recinto arqueológico del Parque Neápolis

Visitar el recinto arqueológico del Parque Neápolis de Sicilia
Foto:Martin M303/Shutterstock

Este es uno de los grandes atractivos que esperan a los visitantes de Siracusa. Alberga uno de los mayores teatros griegos de todo el mundo, así como un anfiteatro romano.

Una parte importante de este parque es la denominada latomía, una serie de cuevas excavadas en la montaña de la que se extraían rocas para utilizar en labores de construcción.

La más conocida de estas cuevas, todo un icono de Siracusa, es la llamada “oreja de Dionisos”, una inmensa gruta artificial cuya forma exterior asemeja un pabellón auditivo.

La cueva es enorme, alcanza los 23 metros de altura y casi 65 metros de profundidad y tiene una sonoridad especial que ha dado lugar a diversos mitos sobre su origen y utilización ancestral.

24. Asistir a una representación del teatro de marionetas

Entre las cosas que hacer en Sicilia para tener un experiencia única de aquellas tierras no puede faltar la asistencia a una representación de la famosa Opera dei Pupi. Este teatro de marionetas comenzó en la isla hacia el siglo XIX, alcanzando un interés muy grande, sobre todo en las clases populares.

Las historias que cuentan estas marionetas hacen referencia casi siempre a narraciones caballerescas y a diferencia de las marionetas que tradicionalmente conocemos, movidas con hilos, éstas figuras se manipulan a través de una varilla metálica que las atraviesa partiendo desde la cabeza.

25. Escalar en las escarpadas paredes de San Vito lo Capo

Escalar en las escarpadas paredes de San Vito lo Capo
Foto:Wead/Shutterstock

La escalada está muy arraigada en Sicilia, como lugar óptimo para su ejercicio, por clima y orografía. Sin duda, el centro de mayor atracción de profesionales y aficionados a la escalada es la localidad de San Vito lo Capo, en el extremo noroeste de la isla, cerca de Palermo.

Allí se celebra todos los años el San Vito Climbing Festival, que se ha consolidado como uno de los principales encuentros de todo el Mediterráneo.

26. Viajar en el tiempo a través de una ciudad absolutamente medieval

En Erice, localidad ubicada en el noroeste de la isla, el tiempo parece haberse detenido en la Edad Media. Sus callejuelas empedradas, laberínticas y siempre en cuesta, se extienden en la ladera del monte San Giuliano, un risco de casi 800 metros de altura.

En la cima se sitúa el normando Castillo de Venere. Desde allí se observa una panorámica difícil de mejorar, con las salinas de Trapani y las islas Egadas al alcance de la mano.

>>>>Reserva tu excursión a Segesta, Erice y las Salinas<<<<

27. Navegar por el archipiélago de las “siete hermanas”

Navegar por el archipiélago de las “siete hermanas”, las Islas Eolias de Sicilia
Foto:Alfiya Safuanova/Shutterstock

Esa denominación corresponde a las siete islas de origen volcánico del archipiélago de las Eolias, situado al norte, frente a las costas de Milazzo. Sin duda, conocerlas es una de las mejores cosas que hacer en Sicilia.

Desde los humeantes cráteres de Strómboli o Vulcano, las verdes viñas y olivos de Salina, la sofisticación de Panarea, las encantadores playas y dilatada historia de Lípari o el paisaje más salvaje de Filicudi y Alicudi, cada una de estas islas tiene mucho que ofrecer.

Las Eolias son sinónimo de descanso y otorgan la sensación de estar en otro mundo.

>>>>Reserva tu tour a Panarea y Estrómboli en barco<<<<

28. Contemplar un antiguo lavadero excavado en la roca

Uno de los principales atractivos turísticos de Cefalú, ciudad muy hermosa de la costa norte de Sicilia, es su lavadero medieval.

Utilizado hasta no hace muchos años, este lavadero que aprovecha las aguas de un manantial para dar servicio a varias pilas de lavado está en gran parte excavado en la roca. En su interior se respira paz y calma y es un lugar fresco, incluso en los días más soleados del verano.

29. Mezclarse con la algarabía del mercado del pescado de Catania

Conoce en Sicilia, el Mercado del Pescado de Catania
Foto:rosarioscalia/Shutterstock

Aparte de los muchos monumentos que se distribuyen por las calles de las ciudades, no podemos dejar de visitar lugares muy emblemáticos en los que discurre la vida diaria de los propios sicilianos.Entre esos lugares que hay que ver en Sicilia se encuentra el Mercato della Pescheria de Catania.

Los puestos de este mercado enormemente concurrido, bullicioso y colorido se montan a diario en una esquina de la plaza de la catedral, junto a la fontana dell’Amenano. No solo se exhiben pescados, sino que se pueden encontrar frutas y hortalizas en algunos de sus puestos.

30. Deslizarse entre las impresionantes paredes de la Garganta de Alcántara

Una erupción volcánica fue el origen de este fenómeno natural, un cañón de paredes negras de basalto entre cuyas paredes discurre el río.

Esas paredes, que reflejan la luz de un modo casi mágico, tienen la forma caprichosa de columnas que adoptaron los ríos de lava al solidificarse. El cañón no alcanza más de 25 metros de ancho en su parte más amplia, llegando en algunos tramos a menos de tres metros.

Al menos en verano, cuando el río baja con menos caudal, sus aguas cristalinas son transitables y desde ella se puede contemplar desde muy cerca esta maravill

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here