Portada » Dónde alojarse en Salónica: las 5 mejores zonas

Dónde alojarse en Salónica: las 5 mejores zonas

Dónde alojarse en Salónica

¿Todavía no sabes cuál es la mejor zona dónde alojarse en Salónica? No te preocupes. La elección no es tan difícil como en otras grandes ciudades europeas. Para que aciertes de pleno, además de la zona centro que es la más popular, te recomiendo otros barrios de interés para que dispongas de buenas alternativas.

Salónica es la segunda ciudad más grande de Grecia. Es una ciudad de historia antigua y contrastes arquitectónicos que te ofrece barrios diversos que se extienden a lo largo de la costa del Golfo Termaico,

Es una ciudad de lo antiguo y lo nuevo, de edificios y monumentos que se remontan al siglo IV, y de grandes centros comerciales y hoteles modernos que no tienen nada que envidiar a ninguna otra gran ciudad moderna del mundo.

La ciudad acoge el Festival de Cine de Tesalónica, numerosas ferias comerciales y diversos eventos culturales. Cuenta con playas, fabulosos restaurantes y una buena oferta de cosas para ver y hacer.

Se trata de una ciudad rica y vibrante, con una población joven, con un estilo de vida agradable y bullicioso, pero a la vez relajado. 

Si en tu plan de viaje a Grecia figura una visita a esta ciudad, sigue leyendo para conocer esta selección de los cinco mejores barrios para dormir en Tesalónica.

Las mejores zonas donde alojarse en Salónica

1. El centro de la ciudad, la mejor zona donde alojarse en Salónica

Tanto si tu viaje se trata de una breve escapada de fin de semana como de unas vacaciones más largas, el centro de la ciudad es un lugar ideal para comenzar tu aventura.

La zona se articula en torno a sus dos plazas principales, Aristotelous y Eleftherias, y a sus cuatro avenidas principales, Nikis, Tsimiski, Egnatia y Agiou Dimitriou, todas ellas paralelas a la costa y cercanas al concurrido paseo marítimo y al puerto deportivo.

La impresionante plaza Aristotelous es el verdadero corazón de la ciudad. Doce impresionantes edificios se erigen como centinelas alrededor de la plaza, mientras que numerosas terrazas de cafés, restaurantes, bares y tiendas pueblan la misma plaza y sus alrededores. 

También alberga el cine del Teatro Olímpico, sede del Festival de Cine de Tesalónica.

Para ir de compras nada mejor que la avenida Tsimiski, repleta de boutiques de moda, grandes almacenes, librerías, comercios independientes, bares, cafeterías y tiendas de delicatessen. 

Por su parte, la avenida Mitropoleos es el lugar ideal para quienes buscan tiendas de diseño.

Si lo que te gusta es la arquitectura histórica, a poca distancia se encuentra la Torre Blanca. La torre, principal monumento de Tesalónica, se construyó en 1535 y durante la ocupación otomana se utilizó como prisión.

Se la conoció como la Torre Roja, o Torre de la Sangre, debido al número de muertes por tortura y ejecución que tuvieron lugar entre sus muros. 

Una historia local cuenta que, en 1890, un prisionero se ofreció a encalar la torre a cambio de su libertad, y pasó a ser conocida como La Torre Blanca. 

En la actualidad, la torre es un popular museo que describe la historia de la ciudad, y cuenta con un mirador en la cima desde el que se pueden contemplar vistas panorámicas de los tejados de la ciudad y del mar.

Desde la Torre Blanca, dirígete al paseo marítimo, de 5 km de longitud. No te dejes intimidar por su longitud. De buen seguro que disfrutarás paseándote por él aunque no cubras toda su extensión.

El paseo está siempre muy animado, tanto de día como de noche. Está lleno de restaurantes internacionales, cafés-bar, marisquerías, tiendas, museos y otras atracciones para los visitantes. 

Si caminas lo suficiente, te encontrarás con el Museo de la Fotografía y el Thessaloniki Concert Hall.

También pasarás por las entradas de más de una docena de jardines temáticos, como el Jardín de Alejandro Magno, el Jardín del Sol de la Tarde y el Jardín del Mediterráneo. Todos ellos con cosas para mantener a los niños ocupados, mientras disfrutas de una bebida refrescante.

Alrededor del centro de la ciudad hay una gran cantidad de museos para todos los intereses, como el Museo Arqueológico, el Museo Judío, el Museo Olímpico, el Museo de la Guerra y el Centro de Arte Contemporáneo de Tesalónica.

También podrás visitar lugares de culto y algún yacimiento arqueológico. Las iglesias de la ciudad se remontan al siglo V y los yacimientos arqueológicos se remontan al año 305 d.C.

Y si buscas restaurantes y tabernas para salir a comer o cenar, y bares nocturnos, no tienes más que dirigirte al paseo marítimo.

El alojamiento en el centro de la ciudad es abundante, con una excelente selección de hostales y apartamentos económicos hasta suntuosos hoteles de 4 y 5 estrellas. 

En definitiva, el centro es sin lugar a dudas la mejor zona donde hospedarse en Salónica.

2. Ano Poli, donde dormir en Salónica para los aficionados a la historia

Situada en lo alto de las colinas al norte del centro de la ciudad, Ano Poli es también conocida como la zona del casco antiguo de Tesalónica.

En 1917, el setenta por ciento de la ciudad fue devastada por el fuego, y Ano Poli fue uno de los dos únicos barrios que se salvaron del infierno.

La mejor manera de recorrerlo es a pie, ya que se trata de una zona de sinuosas y estrechas calles pavimentadas y misteriosas callejuelas, rodeadas de gruesas murallas construidas en tiempos de Bizancio y ahora protegidas por la UNESCO.

Los callejones son tan estrechos que los residentes de sus casas multicolores y pintadas de colores pastel pueden conversar entre sí desde las ventanas de sus pisos. 

También encontrarás cafés tradicionales que sirven auténtico café griego, y tabernas que ofrecen cocina griega local con sus diversas influencias asiáticas.

Ano Poli también tiene mucho que ofrecer a los aficionados a la historia. Entre lo que no te puedes perder:

  • Sus casas de la época otomana 
  • la Torre Trgoniou, construida en la época veneciana. 
  • La Puerta de Portara, una de las puertas originales de la muralla defensiva. 
  • Las siete torres de la Fortaleza de Eptapirgion, 
  • y el Monasterio de Vlatadon, de la década de 1350, y ahora Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Lo creas o no, teniendo en cuenta que lo mejor que se puede decir de la relación turco-griega es que se toleran mutuamente, el fundador de la Turquía moderna, Mustafa Kemal Atatürk, nació en Ano Poli, y la casa donde nació es ahora un museo de su vida y sus aspiraciones.

Hay varias iglesias que visitar, entre ellas la de Agios Nikolaos (patrona de los huérfanos y las viudas), la de Santa Catalina y la de Ossios David, (patrimonio de la UNESCO). 

Para descansar un poco de las visitas, tómate un tiempo de relax en los bonitos Jardines del Pasha, con sus relajantes fuentes y sus bonitas vistas. También puedes pasear por los senderos del bosque de Sheikh Sou, que bordea Ano Poli.

Si lo que quieres es probar la cocina local por la noche, Ano Poli es el lugar ideal. 

Escondidos en las estrechas calles y callejones, encontrarás pequeños restaurantes y tabernas familiares que llevan décadas sirviendo lo mejor de los platos locales y mediterráneos.

Además de los excelentes menús, disfrutarás del agradable ambiente de la tradicional hospitalidad griega, a menudo con bailes y música griega para entretenerte mientras cenas. 

Algunos de los restaurantes que te recomiendo que lleves bien anotados son Igglis, donde se puede cenar al aire libre bajo una pérgola cubierta de enredaderas, Nea Folia, en la calle Aristomenous, en el casco antiguo, que sirve platos griegos y mediterráneos en un ambiente tradicional, o el Toixo Toixo, una bulliciosa taberna que ofrece comidas al aire libre en el jardín, muy popular entre las familias.

En Ano Poli , el alojamiento se compone principalmente de apartamentos en alquiler vacacional. En las afueras del barrio encontrarás más oferta de buenos hoteles, lo suficientemente cerca del casco antiguo como para poder ir andando en pocos minutos.

También te puede interesar: Dónde dormir en Atenas, dónde dormir en Santorini, dónde dormir en Míconos, dónde dormir en Naxos, dónde dormir en Rodas

3. Ladadika, donde alojarse en Salónica para salir de marcha

Incluso si tu visita se trata de una escapada rápida a la ciudad, asegúrate de que una visita a Ladadika figure en tu lista de cosas por hacer.

Ladadika, uno de los barrios más históricos de Tesalónica y cercano al puerto, era originalmente una zona de mercado. 

Se cree que se remonta a la época preotomana, cuando los mercaderes descargaban sus mercancías en el puerto y se instalaban para vender productos relacionados con el aceite de oliva. Traducido al español, Ladadika significa «con aceite».

La zona sufrió grandes daños durante el incendio de 1917 y, en los años siguientes, entró en franca decadencia. En la década de 1970 estaba prácticamente abandonada, con tiendas vacías y casas abandonadas.

En 1985, el Ministerio de Cultura griego declaró el distrito de interés histórico. Con la protección de la zona, empezaron a llegar de nuevo las inversiones. Los edificios se restauraron en su estilo original. Las tiendas y almacenes empezaron a reabrir y las casas se volvieron a ocupar.

A mediados de la década de 1990, con sus calles estrechas y empedradas y sus callejones pavimentados totalmente peatonales, Ladadika había resurgido de sus cenizas para convertirse en uno de los distritos más visitados de Tesalónica de día y en una zona llena de ambiente por las noches.

Al pasear por este pintoresco barrio de casas y comercios multicolores, tómate tu tiempo para tomar algo en alguna de sus muchas terrazas. Todos los cafés y bares, restaurantes y tabernas, tendrán mesas y sillas colocadas en la acera.

Locales y visitantes, jóvenes y mayores, estarán sentados al sol, disfrutando de un café o una cerveza, un bocadillo o un almuerzo. Sin tráfico, y con el silencio de las conversaciones de fondo, casi se puede saborear el ambiente relajado y distendido que domina en este barrio.

Las noches, sin embargo, son otra historia. Al anochecer empiezan a llegar jóvenes y no tan jóvenes para disfrutar de su vida nocturna. Con algunos de los mejores restaurantes de la ciudad y acogedoras tabernas en cada esquina, es el lugar preferido de Tesalónica para ver y ser visto por la noche.

Aunque Ladadika se ha ganado su reputación por sus tabernas y bares, también hay algunas atracciones interesantes para los visitantes de la zona.

Antes de 1940, la zona era un enclave predominantemente judío. Al acercarse a Ladadika, hay que fijarse en una serie de impresionantes mansiones neoclásicas, que fueron propiedad de ricos comerciantes judíos, y también son de especial interés la Sinagoga Monasteriotes y el Museo Judío de Tesalónica.

Este barrio también está cerca de las principales zonas comerciales de la ciudad, donde podrás comprar recuerdos, antes de tomar una mesa para comer y ver el mundo pasar.

Ladadika cuenta con una buena selección de alojamientos a precios razonables, desde apartamentos con cocina, Airbnb y hoteles de 3 a 5 estrellas.

4. Upper Toumba, donde alojarse en Tesalónica a buen precio y sin muchos turistas

A veces, cuando uno se pasa el día haciendo cola para acceder a las diferentes atracciones, o buscando una mesa para ese café o almuerzo tan necesario, y se codea con cientos de visitantes con la misma idea, es bueno poder alejarse de todo ese barullo por la noche.

La zona de Toumba se encuentra en la parte oriental de Tesalónica, y está dividida en la parte alta y baja de Toumba, separadas por un curso de agua artificial. 

Aunque hoy en día es una zona muy urbanizada, antes de mediados de la década de 1920, cuando los emigrantes griegos huyeron de Anatolia para evitar la persecución y comenzaron a asentarse en Toumba, la zona era principalmente campos abiertos. 

A finales de los años 70 y 80, la zona se fue urbanizando hasta convertirse en lo que es hoy.

A excepción del estadio de fútbol del PAOK, que abrió sus puertas en 1959 y que fue renovado en 2015, Toumba tiene pocas atracciones para los visitantes y, por lo tanto, menos visitantes. Tampoco es una zona especialmente popular donde alojarse en Tesalónica.

Sin embargo, no dejes que eso te desanime. La parte alta de Toumba cuenta con magníficos restaurantes y bares acogedores, donde podrás pasar las tardes relajándote lejos de las zonas turísticas más concurridas.

El alojamiento también es variado y con precios atractivos, con Airbnbs y hoteles de calidad para todos los bolsillos. 

Dondequiera que te alojes en Upper Toumba, nunca estarás a más de dos o tres kilómetros, cinco minutos en coche o 15 minutos en autobús, del centro de la ciudad.

5. Kalamaria, una buena zona donde dormir en Salónica para familias

Situado al sureste del centro de la ciudad, Kalamaria es otro suburbio de Salónica que se remonta a tiempos prehistóricos. Aunque el primer uso del nombre aparece en 1083, durante los períodos bizantino y otomano la zona permaneció prácticamente desierta.

Fue a principios de la década de 1920 cuando Kalamaria, al igual que la cercana Toumba, comenzó a crecer, con hasta 100.000 refugiados griegos de la guerra greco-turca que se instalaron en la zona. 

En los últimos años, la población comenzó a reducirse, y el censo de 1947 mostraba sólo 14.000 residentes, que residían en lo que ahora era una zona administrativa separada de la ciudad.

A partir de la década de 1980, el barrio no ha dejado de crecer y se ha convertido en un barrio vibrante para residentes y empresas locales, con una población cada vez mayor de algo menos de 95.000 habitantes.

El distrito de Kalamaria está bordeado por la costa y cuenta con varias playas en las que los padres pueden broncearse y los niños liberar la energía acumulada.

Sin embargo, no se recomienda bañarse o nadar, ya que las aguas del Golfo Termal están cada vez más contaminadas desde la década de 1980. No obstante, hay una serie de lugares excelentes para visitar.

La mansión neoclásica llamada Palataki  fue en su día la residencia de la familia real griega y de varios primeros ministros. En la actualidad está abandonada y necesita ser reformada.

Se puede visitar la muralla defensiva, con diez metros de altura y cinco de grosor, que se extiende a lo largo de ocho kilómetros alrededor de la ciudad.

Si lo que te interesa es la ciencia moderna, no puedes dejar de visitar el Museo Tecnológico del Centro de Ciencias de Tesalónica, en las afueras de Kalamaria. 

El complejo cuenta con un auditorio de 300 plazas con la pantalla plana más grande de Grecia, un planetario con cúpula de 25 metros y un teatro de simuladores de movimiento.

Ya mencioné el paseo marítimo de 5 km que se puede recorrer desde la Torre Blanca. Pues bien, si te alojas en Kalamaria, puedes recorrerlo desde el otro extremo.

Lo mejor de todo es que no notarás la distancia, con tanto que ver y hacer. Entre las cosas que puedes hacer, puedes visitar jardines temáticos, como el Jardín del Agua, el Jardín de la Música, el Jardín de Ross, el Jardín de la Sombra y el Jardín de la Arena.

Tómate un descanso para visitar Hagios Demetrios, la iglesia de San Demetrio, donde fue martirizado el patrón de la ciudad. En la década de 1940 se descubrieron siete salas subterráneas y antiguos baños romanos, que se han convertido en un museo.

Visite la Rotonda y el Arco de Galerio, que datan del año 303 d.C. 

En cuanto a la arquitectura más moderna, destacar el Thessaloniki Concert Hall, situado en el paseo marítimo. Se terminó de construir hace veinte años y cuenta con un auditorio de 1.400 plazas.

Durante el paseo también se puede visitar el Museo Folclórico y Etnológico de Macedonia y Tracia, situado junto al Jardín de Esculturas, y el Museo de Fotografía.

Para descansar de todas las visitas, justo al este de Kalamaria se encuentra la presa de Thermis, construida en 1993, y que alberga una gran variedad de fauna y aves acuáticas locales. 

El parque cuenta con una zona de juegos para niños y un bar/cafetería que vende bebidas y aperitivos.

Y si aún no has encontrado esos recuerdos para llevar a casa, el centro comercial Mediterranean Cosmos está en las afueras de la ciudad. Construido en 2005, tiene fama de ser el mayor centro comercial del sur de Europa. 

Kalamaria cuenta con un montón de bares, restaurantes y locales de comida rápida para mantener a toda la familia contenta durante las noches, y el alojamiento es abundante en toda la gama de presupuestos.

Así que ahí lo tienes, una selección con los cinco mejores lugares para alojarse en Tesalónica, que espero te haya sido de utilidad. 

Deja un comentario