26 cosas que hacer en Salvador de Bahía que te van a gustar

Cosas que hacer en Salvador de Bahia

En Salvador de Bahía siempre hay algo que hacer. Es tanta la cantidad de actividades y los lugares por conocer, que es usual que los viajeros extiendan sus estadías por más días para conocer sus rincones y atractivos turísticos, siempre disponibles en cualquier temporada del año. Compartimos contigo algunos de los mejores planes que hacer en Salvador de Bahía.

Los 26 mejores planes que hacer en Salvador de Bahía

Las mejores cosas que hacer en Salvador de Bahia

Cada cosa que hacer en Salvador es sinónimo de vivir buenas experiencias, de conocer una de las ciudades más atractivas en Brasil. Esta ciudad te enganchará y de buen seguro vivirás una estancia inolvidable sin aburrirte ni un solo día.

1. Pelourinho: Un Patrimonio Histórico de la Humanidad digno de conocer

Es un lugar que no puede faltar en tu lista de cosas que hacer en Salvador. El Pelourinho es el centro histórico y cultural de la ciudad. Declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad por la Unesco (1985), allí se encuentra el mejor conglomerado de edificios coloniales de los siglos XVII y XVIII de toda América Latina.

Caminar por sus calles empedradas o adentrarse por sus edificios pintorescos es sentir cómo se vivía en la antigua capital de la Brasil colonial. En esa época fue bautizada con un nombre que aún hoy se mantiene: la Ciudad Alta.

Así fue nombrada porque está elevada a unos 85 metros de altura sobre el nivel del mar, y además porque era la sede de los poderes gubernamentales y de las residencias de alta sociedad. El esplendor de sus estructuras coloniales se conserva como una joya arquitectónica digna de apreciar.

2. ¿Dónde prefieres bañarte: en Ciudad Alta o Ciudad Baja?

Playas de Salvador de Bahia

Estar en Brasil y no ir a sus playas es imperdonable. Y más si estás en Salvador de Bahía. Sus aguas oceánicas, y de diferentes tonalidades, atraen a miles de turistas cada año. En total son 50 kilómetros de costas paradisíacas, divididas en las playas de la Ciudad Alta, con aguas del Océano Atlántico; y las playas de la Ciudad Baja, bañadas por la Bahía de Todos los Santos.

Generalmente, el oleaje de estas playas se mueve entre moderado y fuerte. Casi todas cuentan con amplias franjas de arenas, apropiadas para practicar deporte, caminar por sus orillas o relajarse viendo los atardeceres entre cielos anaranjados y azules.

La mayoría de las playas de Salvador de Bahía cuentan con kioskos, que ofrecen servicios de comida, bebida y sombrilla para protegerse del sol.

3. Degusta la moqueca y conoce la herencia culinaria de Bahía

Degustar la cocina bahiana es otra de las cosas que hay que hacer en Salvador de Bahía sí o sí. Empieza por la moqueca. Es el plato típico de Salvador de Bahía por excelencia. Se trata de un guiso preparado con mariscos, pescados y un poco de leche de coco.

Este plato lo cocinan en cazuelas de de barro, y además lleva pimientos, aceite de palma, tomates y cilantro. Lo sirven en casi todos restaurantes y locales comerciales de Bahía.

El viajero cuando prueba este plato debe sentirse único en el mundo. En ninguna otra parte del planeta lo preparan, ni siquiera en los otros estados de Brasil, aunque en Río de Janeiro sirven una versión casi parecida, pero carece de la sazón culinaria africana de Bahía. Solamente en Salvador se prueba este plato en su sabor original.

4. ¿Buscas algo nuevo para tu paladar?, prueba el Acarajé

Acarajé, comida típica de Salvador de Bahia

Es una especialidad que los viajeros pueden encontrar fácilmente entre vendedores informales en las calles y playas de Bahía. Es un bollo hecho con masa de arvejas o judías, mezcladas con camarones y trocitos de cebollas. Luego se fríe en aceite dandé, un líquido de la cocina africana extraído de una palmera típica en Bahía.

Este plato es popularmente servido en la calle por mujeres ataviadas de atuendos típicos bahianos: vestidos anchos de color blanco, adornadas con collares de colores y, por supuesto, una sonrisa carismática.

Salvador de Bahía es una ciudad relativamente grande con varias zonas muy diferenciadas entre sí. Si todavía no tienes tu alojamiento reservado lee este post en el que te recomendamos las mejores zonas donde quedarte:

Dónde dormir en Salvador de Bahía

5. La fe bahiana se venera en iglesias impresionantes

Salvador de Bahía es considerada en Brasil la ciudad de las iglesias. En la zona del casco histórico hay literalmente una iglesia por cada calle o esquina que se camina. En total se cuentan más de 350 iglesias, la mayoría talladas con el estilo arquitectónico barroco portugués. Visitar las más impresionantes es una de las cosas que debes hacer en Salvador de Bahía.

De todas las iglesias, hay dos de visita obligada para los turistas: la Iglesia de Nosso Senhor do Bonfim y el Convento de San Francisco. La primera es la más popular, y la de mayor tradición del pueblo bahiano. El templo de Nosso Senhor de Bonfim, de estilo neoclásico, es símbolo del sincretismo entre la religión católica y la africana.

La de San Francisco, en pie desde 1755, fue tallada en su interior con madera y recubrimiento de oro, para lo cual usaron entre 100 y 300 kilos de material aurífero. Es tan impresionante el oro en el interior de su estructura que fue nominada para convertirse en una de las siete maravillas del mundo.

6. Un Lago de los Dioses te espera

Cualquiera que pase frente al estadio Fonte Nova en Salvador, notará un gran lago artificial llamado dique de Tororó o Lago de los dioses. En medio de la laguna flotan ocho estatuas de siete metros cada una. Son figuras orixás, dioses yoruba que representan las raíces religiosas africanas del pueblo bahiano. Las figuras-realizadas por el laureado escultor Tatti Moreno- simulan una danza muy tradicional en Salvador de Bahía.

Una sola figura porta un vestido ancho color blanco; las otras siete también se muestran con ropajes holgados, pero se distinguen con otras tonalidades: rosado, dorado, verde y algunos tonos grises. Es una obra de arte que rinde culto a la religión afrobrasileña del candomblé, herencia africana en esta ciudad.

7. Sube tu adrenalina en el elevador Lacerda

Sube en el elevador Lacerda de Salvador de Bahia

También considerado uno de los símbolos arquitectónicos de la ciudad, el elevador Lacerda es una de las atracciones turísticas más populares. Construido en el siglo XIX por el ingeniero Augusto de Lacerda, esta estructura mide 72 metros de altura. Se hizo para conectar la ciudad alta con la baja de Salvador de Bahía.

Las bases de esta imponente obra, ubicada de forma estratégica en la playa Cayru del barrio de Comercio, están formadas por dos torres, una que sobresale de la montaña de Ciudad Alta, y la otra que se eleva desde la Ciudad Baja. Desde la cima se obtiene una vista envidiable de la bahía, y también del Mercado Modelo.

8. No dejes de visitar el Mercado Modelo: la reserva artística y colonial de Bahía

Si subiste al Elevador Lacerda, cuando bajes dirígete a la plaza Cayru y verás el Mercado Modelo, el sitio oficial para conocer las creaciones artísticas y culturales de Bahía. Inaugurado en 1912 como aduana de Salvador, esta casona patrimonial es donde los turistas pueden comprar artesanías, ropa, calzado y, sobre todo, collares, zarcillos y amuletos religiosos de buena suerte.

En la parte alta del mercado los turistas encontrarán sitios para degustar platos y bebidas. Desde allí se puede contemplar la bahía con reflejos de aguas doradas en horas vespertinas.

En la parte baja del Mercado yacen unas catacumbas, usadas en la época colonial por los esclavos. Los lugareños aseguran que durante las noches se escuchan gritos y el arrastre por el piso de cadenas. Muchos turistas van al Mercado a averiguar si esto es cierto. ¿Te atreves?

9. Codeate con jet set bahiana en Lotus

Es un bar lujoso, y por tanto, caro. Es la réplica del famoso centro nocturno Lotus de Nueva York. El Lotus de Bahía cuenta con tres ambientes por separado, en un edificio neoclásico, situado en la callle Marques de Leão, número 46.

Es uno de los sitios nocturnos más visitados por el jet set bahiana. La vestimenta para acudir es casual o hispter. La música es envolvente y contagiosa desde que entras. Con un Dj en vivo cada noche, los visitantes pueden disfrutar de electrohouse, hip hop, black music, dance y pop.

Si te gustan estos ambientes disfrutar de una noche de copas en este establecimiento es una de las cosas que puedes hacer en Salvador de Bahía de noche que más te recomendamos.

10. Reta tu paladar etílico en O Cravinho

En el casco histórico de Bahía, en una casona antigua con más de 300 años, pintada de amarillo y blanco, se encuentra O Cravinho. Es mucho más informal, tanto en la vestimenta como en el ambiente, muy apropiado para las parejas y grupos de amigos. El bar debe a su nombre a un trago llamado O Cravinho, hecho con cachaza, clavo de olor, miel y limón.

Además de la buena música para pasar un momento divertido, lo singular de este sitio es que ofrece al público 30 tipos distintos del trago O Cravinho. Lo mejor es que las cachazas se conservan en barracas de roble que adornan los espacios y el decorado del lugar. Puedes elegir de cuál beber. ¡Salud!

11. Deja que tu mirada vuele hasta el infinito en el faro de Barra

Visitar el Faro de Barra en Salvador de Bahia

Este monumento de 22 metros, distinguido por rayas blancas y negras, es uno de los patrimonios históricos de Salvador. El faro de Barra fue construido en el siglo XIX y para la época colonial guiaba a los barcos hasta Bahía. Hoy sigue siendo una estructura imponente que atrae a muchos turistas europeos, por su parecido al faro de barra en Portugal.

Los turistas pueden visitar el faro de Barra en Salvador, de martes a domingo. En su interior hay unas escaleras ascendentes, en forma de caracol, que llegan hasta su gran linterna de bronce, cuyas luces se encienden por las noches y se apagan al amanecer. Desde ahí Salvador de Bahía se ve como una postal para el recuerdo y los suspiros.

12. Casquina de Sirí: otra forma distinta de comer cangrejo

Otra delicia de la cocina bahiana. El casquina de Sirí es la carne de cangrejo servida en su propio caparazón con verduras asadas. Por lo general, lo sirven gratinado con queso parmesado y un toque de aceite de oliva al gusto. Si lo acompañas con una bebida fría tu paladar lo agradecerá.

13. Con seguridad probarás el Vatapá bahiano

En la ciudad de Salvador hay un adagio popular que dice “el que no coma vatapá no estuvo en Bahía”. Muchos turistas al comer acarajé de una vez prueban el vatapá, pues este es el acompañante de aquel. Es una crema hecha con harina o pan rallado, mezclada con pimienta, maní o cacahuate, leche de coco y aceite de dendé.

En Bahía muchas mujeres instaladas en puestos informales lo sirven a gusto del comensal: puede ser con camarón fresco, pescado, bacalao o carne de ternera. Lo acompañan además con arroz; y algunas cocineras bahianas sustituyen el maní por plátanos maduros. Los turistas coinciden en decir que el sabor es exquisito.

14. El Fuerte de San Marcelo: otra de las visitas que hay que hacer en Salvador de Bahía

También conocido como el Fuerte de San Onofre, esta estructura circular se levanta sobre un banco de arrecifes situados a más de 200 metros de la costa bahiana. Fue antes utilizado como fortaleza militar para repeler a los barcos enemigos.

En la actualidad, sus salones fueron convertidos en modernas salas para exhibir tres muestras memoriales: Memorias del Fuerte, Memorias del Mar y Memorias de la Ciudad. Adentro también se pueden observar fotografías inéditas de cómo era Salvador de Bahía en los siglos XVI, XVII y XVIII. Para llegar al fuerte hay que tomar un embarcación desde la terminal ubicada cerca del Mercado Modelo.

15. Despéjate en el Zoobotánico

El Zoobotánico es un buen lugar para despejarse en la mañanas, sobre todo si viajas con niños y personas de la tercera edad. Es ideal para caminar y disfrutar de un zoológico y parque botánico al mismo tiempo. Es inevitable no disfrutar el verdor que arropa la mirada de todos, y también ver pequeños monos juguetones que saltan por doquier.

Sin duda, es un buen sitio para oxigenarse del bullicio de la ciudad. Aquellos que la visitan , por un instante, se sienten en medio de una verdadera selva. En los últimos años atrae muchos turistas interesados en ver al jaguar y a la famosa pantera negra. Es una de las cosas que hacer en Salvador de Bahía con niños más recomendable.

16. Sal bendito del bar de Pimentinha

Antes de entrar a este local, el dueño-con una gran sonrisa guarachera- bendice a los visitantes con una rama de ruda. El propietario es un señor jovial y dicharachero llamado Anízio Pimienta Silva, un emblema de la cultura popular de Boca de Rio, la zona de Salvador donde está ubicado este sitio bohemio, que al principio solo abría los lunes porque es el día de Omolu, un dios orixás del cual el dueño es devoto.

Pero por su alta popularidad entre turistas y extranjeros, en la actualidad el sitio abre todos los días, pero el lunes suele ser el día más animado. En el lugar se respira una aire único, donde confluyen artistas, poetas e intelectuales de todo el mundo.

En su momento fue frecuentado por artistas famosos, cuyos retratos se exhiben en las paredes. Es un sitio bahiano especial que hay que visitar, al menos para disfrutar de sus ricas bebidas y la decoración del lugar, hecha de discos de vinil, muñecos colgantes y botellas plásticas.

17. Refréscate con una Cocada de Bahía

En Bahía es común tomarse una cocada fría y deliciosa. La sirven en las calles y restaurantes, y se degusta como un elixir sobre todo cuando el calor, por momentos, sofoca los ánimos de aquellos que quieren conocer Salvador a través de paseos y recorridos diarios.

18. Alucina con el Quindim

Todo turista que observa por primera vez el Quindim se le hace agua a la boca. Es un postre bahiano típico. Tiene forma de círculo gelatinoso, color amarillo intenso provocativo. Está hecho con coco rallado, yema de huevo y azúcar. Su aspecto es tentadoramente delicioso. Prácticamente es una receta heredada de los esclavos africanos que llegaron a Bahía en el siglo XVII.

19. Deléitate con el Balé Folclórico de Bahía del que todos hablan

Bailes folklóricos en Salvador de Bahia

Reconocido en el mundo como una de las manifestaciones más auténticas, el balé folclórico de Bahía mezcla rituales africanos y movimientos artísticos de capoeira que reivindica la riqueza cultural de su pueblo.

Con un amplio performance de samba, reggae y capoeira, este grupo de danza se presenta a casa llena desde 1995, a las 8:00 pm, de lunes a sábado, en el Teatro Miguel Santana en el barrio de Pelourihno. Los turistas quedan maravillados por la técnica profesional, combinada con la excéntrica puesta en escena del grupo dancístico.

Asistir a una de sus representaciones es una de las cosas que hay que hacer en Salvador de Bahía que te recomendamos no perderte. La experiencia te gustará con total seguridad.

20. Algo sin igual: los carnavales de Salvador de Bahía

Si piensas que los carnavales de Río de Janeiro son los más famosos de Brasil, entonces no has ido a los de Salvador de Bahía. Allí se realizan las fiestas más divertidas según admiten los propios brasileños. Y la verdad, no exageran.

A falta de sambódromo, la fiesta se hace en la propia calle de Bahía que se colma, en febrero de cada año, con un promedio de dos millones de asistentes, entre turistas y locales. Los de Bahía son unos carnavales que comienza temprano y culmina hasta al día siguiente al ritmo del axé, la fusión bahiana de samba y reggae.

El turista puede disfrutar de estos carnavales participando en los blocos ( con acceso a bailar y cantar con los grupos musicales), o en los tríos eléctricos, así llamados los camiones con garotas y garotos bailando samba, y animados por artistas mientras recorre las principales calles de Bahía.

Si los viajeros buscan algo más exclusivo pueden disfrutar de las fiestas en los famosos camarotes, que funcionan con servicios de bar, restaurante, peluquerías y hasta masajes.

21. Cocada de horno

Un postre muy buscado en Salvador es la cocada de horno. Incluso, en los últimos años ha ganado fama internacional, y no son pocos los chef extranjeros que van a Bahía a conocer a fondo la receta de este postre bahiano para luego servirlo en restaurantes europeos.

La cocada de horno no es más que un postre elaborado con leche de coco, cocos secos rallados, azúcar, harina de trigo, huevos, mantequilla, leche condensada y crema de leche. Los bahianos mezclan todo eso en una recipiente y lo llevan al horno. El resultado es una especie de pastel, que se come por rebanada acompañado de dos bolas de helado de crema con canela.

22. Escápate a Morro de Sao Paulo

Conoce Morro de Sao Paulo en Salvador de Bahia

Si vas a Salvador tienes que conocer Morro de Sao Paulo. Para llegar hay que tomar un avioneta o una embarcación. Es una de las islas del archipiélago Tinharé, al sur del Salvador. Afamada en el mundo, esta isla cuenta con una peculiar selva atlántica y cinco playas con mares color azul turquesa.

Específicamente desde la tercera playa, los turistas pueden tomar un paseo en lancha hacia tres tipos de piscinas naturales distintas: Garapúa, Boipera y Moreré; todas con aguas calmas, aptas para bucear, contemplar los arrecifes de corales y peces con más diversidad de colores que un arcoíris.

Si estás en el Morro entre los meses de julio y septiembre, no desaproveches el avistamiento de ballenas en alta mar. De hecho, el mejor mes es septiembre, pues es cuando nacen los ballenatos. Hay paseos para ver esta maravilla de la naturaleza, con embarcaciones dirigidas por dos biólogos.

23. Todos los platos en un solo sitio

Si los viajeros desean probar en un solo sitio un poco de todos los platos típicos de Salvador, deberá visitar el Restaurante-Escuela Do Senac, un lugar tipo buffet donde el comensal puede identificar los ingredientes de los platos mediante carteles informativos, y la atención esmerada de las camareras de este espacio gastronómico, situado en el primer piso de una casa neoclásica en Pelourihno.

La planta baja del lugar cuenta con una biblioteca donde el viajero puede comprar la receta de los platos y postres que recién degustó en el restaurante. Los precios de las recetas, al igual que las comidas, son económicos.

24. Baila hasta donde el cuerpo aguante en Borracharia

En la calle Conselheiro Pedro Luiz, local 101, del pretencioso barrio Rio Vermelho, queda un sitio que en el día es una local de venta de cauchos. Pero en las noches se convierte es uno de los lugares alternativos más preferidos por los turistas.

Tal vez sea así por su decoración de esculturas y pinturas de artistas locales, por la cerveza fría, el público ecléctico, o porque se puede bailar hasta las 5:30 am los discos pinchados por renombrados DJs de la escena electrónica brasileña. Lo cierto es que los viajeros no se pueden dar el lujo de no visitar este local bahiano.

25. Regálate una noche especial en el Club Ego

El club Ego es relativamente nuevo. Ha causado furor en la clase media-alta de Bahía, y entre puñados de turistas que vuelven para visitarlo por segunda vez. Es un sitio con un estilo musical marcado por el jazz, la music lounge y el house.

Tiene una aire londinense y ofrece al público unas zonas VIP, en la parte alta del bar. Se va vestido semiformal y queda dentro de un lujoso hotel del barrio Rio Vermelho.

26. Escuela de Olodum: Un patrimonio cultural para entender Bahía

Los martes en la plaza pública de Pelourinho se realizan los ensayos de la escuela bahiana musical Olodum, creada en 1979 para el entretenimiento de la comunidad afroamericana de antaño.

Cuando salen la calle de Pelourinho, el lugar se convierte en una verdadera fiesta pública de tambores y percusión, a cargo de jóvenes que mueven la fibra musical de locales y turistas con su estilo particular de samba-reggae.

Este agrupación, orgullosa de defender con su música la raíces africanas de Brasil, ha tocado en 35 países. A la fecha, más de 20 millones de personas han disfrutado de esta agrupación en vivo, sin contar los artistas que han tocado o grabado con ellos como Michael Jackson, Caetano Veloso y Ziggy Marley. Cuando bailes su música entenderás porqué Salvador de Bahía es llamada la Ciudad de la Alegría.

Imagenes:(1)Turismo Bahia, (2) Ben Taverne, (3)(4) pixabay, (5) Debora Araujo, (6)pixabay, (7)Jean Delard de Rigoulières, (8) Nicolas Vollmer.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here