36 Cosas que hacer en Río de Janeiro

Qué hacer en Rio de Janeiro

Si algo caracteriza a Río de Janeiro es la variedad de cosas que hacer, sentir y disfrutar de esta ciudad maravillosa. Es difícil aburrirse en Río ante tantos lugares cautivadores y nuevos por conocer. Lo mejor es que hay opciones para todos los gustos y para cada miembro de la familia. Descubre con nosotros los mejores planes que hacer en Río de Janeiro.

Los 36 mejores planes que hacer en Río de Janeiro

Qué hacer en Río

Sin importar si son pocos días o si es tu primera o tercera visita, Río siempre guarda una buena experiencia para ti. Para que vayas preparando tu viaje a continuación te proponemos una lista de cosas que hacer en Río de Janeiro.

1. Disfruta de sus playas

Ir a Río y no visitar sus playas paradisíacas no tiene perdón de Dios. Ipanema y Copacabana son dos playas consideradas íconos del turismo mundial. Su fina arena blanca, la zona deportiva, su cercanía con los mejores restaurantes, centros comerciales y restaurantes; y la diversidad de sus visitantes hacen de estas playas un lugar mágico e imperdible para conocer.

Si te gusta practicar bodysurf visita la playa de Leme, te encantará. Si buscas algo más íntimo, tranquilo y situado a los pies del cerro Pan de Azúcar, la playa Vemelha es tu opción. De todas formas, cualquier playa que elijas en Río será buena para disfrutar de las aguas del Oceáno Atlántico.

2. Asiste a un partido en el estadio de Maracaná

Si te gusta el fútbol una de las cosas que tienes que hacer en Río de Janeiro es visitar el estadio de Maracaná. Este estadio es uno de los má emblemáticos del mundo. Si puedes asistir a un partido experimentarás la intensidad y el ambiente festivo con el que la afición brasileña vive este deporte.

3. No te vayas sin probar la feijoada

Una de las cosas que tienes que hacer en Río de Janeiro es degustar su gastronomía. Para empezar nada mejor que una feijoada. Es el plato típico, el de mayor tradición en Río de Janeiro. La mayoría de los restaurantes, bares y locales de comida lo sirven, con variaciones en la presentación, pero todos con los mismos ingredientes y forma de preparación.

Se trata de un guiso de cerdo, con frijoles o judias negras, acompañado con arroz blanco, mandioca frita (harina maiz tostada), lechugas y trozos de mandarina. Después de degustar este delicioso plato, en algunos lugares se diferencian por obsequiar a los comensales un digestivo de guaraná, la semilla típica de brasil, con la cual preparan bebidas y brebajes naturales.

4. Tú ánimo cambiará cuando tomes la sopa leão veloso

Esta sopa definitivamente tienes que probarla. Es un típico plato de Brasil hecho con cabezas de pescados y langostas, que van acompañadas de azafrán y tomate. Lo sirven en bares y restaurantes. Una vez que lo pruebes, tu cuerpo se sentirá revitalizado y con energía.

¿Tienes ya alojamiento en Río de Janeiro? ¿Sabes cuáles son las mejores zonas de la ciudad para hospedarse? Te lo explicamos con detalle en este artículo:

Dónde dormir en Río de Janeiro

5. Maravíllate con las escaleras de Selarón

Son más de 200 peldaños cubiertos con más de dos mil azulejos de colores, mucho de ellos traídos de diversos países. Las escaleras de Selarón representan lo colorido y bohemio de Río. En el lugar abundan artistas y pintores locales que realizan obras de arte inéditas, cada día. Puedes hacerte un foto con familiares y amigos, y retratar el momento en un pedazo de cerámica. No es costoso y lo hacen rápido.

Las escaleras, en su conjunto, son una viva obra de arte del paisaje de esta ciudad. Sin lugar a dudas una de las cosas que hay que ver en Río de Janeiro.

6. Visita el cerro Pan de Azúcar

El Teleferico del Rio de Janeiro

Cuando vayas a Río, sin duda tus ojos se sorprenderán por la imponente estatua del Cristo Redentor, pero también por un cerro monolítico, que se levanta puntiagudo sobre sus casi 400 metros de altura. Se trata del Pan de Azúcar, un emblemático morro al que puedes subir en teleférico y deleitarte observando toda la costa playera de Río, en especial la de Copacabana.

Para subir al Pan de Azúcar debes hacerlo por el teleférico formado por dos estaciones. La segunda y última es Pan de Azúcar. En la primera estación verás el morro de Urca, más pequeño, pero con un mirador amplio en el que puedes apreciar la zona de Urca, el barrio donde vive el cantante Roberto Carlos, un ícono de la música popular brasileña reconocido en todo el planeta.

7. Diviértete en el Lago Rodrigo de Freitas

El lago Rodrigo de Freitas es un espectáculo natural que atrae a brasileños y turistas por igual. Con una extensión de 7,5 kilómetros, en sus riberas coexisten caminerías, zonas de juego, canchas, teatro para presentaciones en vivo, y tres parques con diversas opciones de entretenimiento.

En el primer parque puedes jugar fútbol, skate y tenis. El segundo parque es un museo ambiental al aire libre, con exhibiciones de obras integradas al ecosistema del lugar.
En el tercer parque del lago hay una amplia zona de patinaje y la base de un helipuerto.

En toda la zona que rodea la laguna hay bares, restaurantes y kioskos que sirven platos de la gastronomía nacional e internacional. La laguna es muy visitada por sus tranquilas aguas, que a la vista se vuelven espejos dorados cuando cae la tarde.

8. Un trago de caipiriña no hace daño, ¡Salud!

Al igual que la feijoada, esta bebida es parte de la cultura brasileña. La caipiriña es hecha a base de limón, azúcar, hielo y la cachaça, una bebida alcohólica obtenida del jugo de caña de azúcar fermentado.

El resultado es un bebida refrescante, vibrante al paladar, de sabor fuerte y dulce al mismo tiempo. Es mucho más relajante cuando la consumes frente a la playa, sentado en el paseo marítimo, o en un bar o restaurante.

Tomarte unas caipiriñas es una de las cosas que hay que hacer en Río. No hacerlo es como si viajases a Cuba y no te tomases un mojito.

9. Una playa especial para niños

La playa de Leblon en Rio de Janeiro

Si buscas una playa familiar, sin mucho bullicio, debes visitar la playa de Leblon, el barrio vecino de Ipanema. Esta playa es visitada mayoritariamente por los residentes del barrio Leblon, una zona de clase alta rodeada de lujosos edificios, bares y restaurantes de gama exclusiva.

Si vas con niños, esta playa tiene algo especial para ti: un área dedicada principalmente para ellos llamada Baixo Bebê, situada en el posto 12 que da hacia la avenida Niemeyer. Esta zona de recreación incluye juguetes para los más pequeños de la casa. Los niños lo disfrutarán. Sin lugar a dudas un plan perfecto qué hacer en Río de Janeiro con niños.

10. Piérdete en el Parque Tijuca, el bosque urbano más grande del mundo

Si deseas internarte en las interioridades del bosque urbano más grande del mundo, en Río lo puedes hacer. Solo tienes que visitar el Parque Tijuca, un área recreacional con casi cuatro mil hectáreas donde convergen variadas especies de flora y fauna, muchas de ellas en peligro de extinción.

El parque es ideal para hacer escaladas, senderismo, y entrar en contacto con la naturaleza por medio de grutas, pequeñas cascadas y espacios abiertos. Un plan excelente para hacer en Río de Janeiro y pasar un día distinto en contacto con la naturaleza.

11. Una noche especial en 00

Lo sencillo de su nombre no le hace justicia a este local sofisticado ubicado en la exclusiva zona de Gávea. Sinceramente es un local que tienes que visitar, si te quieres regalar una buena noche, o si quieres vivir un momento de ensueño con alguien especial.

Es un local con sillones de cuero, con luz tenue al calor de velas decorativas. En el lugar puedes degustar deliciosos platos, mientras escuchas algo de house, hip hop o drum and bass. En OO se acude con trajes elegantes y vestidos de glamur.

12. Los arcos de Lapa

Esta obra- construida en 1774 como un acueducto colonial para abastecer de agua a la ciudad- es un monumento antiguo que atrae a propios y extraños. Para visitarlo puedes dirigirte a la entrada del barrio de Lapa.

Al frente del acueducto hay una amplia plaza pública, desde donde puedes ver las antiguas mansiones que cuelgan en las alturas del morro de Santa Teresa: selva y ciudad; pasado y presente en una sola mirada.

13. Tapioca dulce o salda, ¿cómo la prefieres?

También es valorada como una comida autóctona de Brasil que debes probar. Este plato es un tortilla hecha con harina de mandioca. Lo interesante de este plato es que puedes comerlo salado o dulce. El primero está relleno de pollo, carne, jamón o queso. Para aquellos que lo prefieren dulce, pueden pedirlo con relleno de coco rallado, chocolate o dulce de leche.

Este plato, tradicional en la cultura culinaria de Río, no lo encuentras en bares y restaurantes. Lo venden en puestos callejeros situados al caer la tarde en el paseo marítimo de Copacabana e Ipanema, o en el centro histórico de Río.

14. Conoce lo auténtico del Jardín Botánico

El Jardín Botánico es un sitio que sorprende por sus altas palmeras de más de 25 metros, sus caminerías y áreas de esparcimiento para toda la familia. Se trata de 83 hectáreas de bosques y más de 50 zonas cultivadas. Se calcula que hay más de 30 mil plantas, con más de seis mil especies distintas, una de las colecciones más numerosas en todo el mundo.

Abierto todos los días del año, salvo Navidad y Año Nuevo, el jardín botánico ofrece un recorrido que abarca el orquidario, el bromelario, lagunas, fuentes, espacios gastronómicos y un par de construcciones coloniales.

15. Viaja al pasado en el Convento Santa Teresa

Situado en las alturas del barrio Santa Teresa, esta obra arquitectónica es visitada por turistas para conocer el primer convento femenino de Brasil, hoy un lugar abierto al público para apreciar sus interiores, y desde allí tener otra mirada de Río, una vista distinta que se remonta a calles empedradas del siglo XVII, enclavadas en medio de una verdadera selva urbana.

16. Si tomas Guaraná descubrirás a qué sabe Brasil

Probar un autentico Guaraná en Rio de Janeiro

El Guaraná originario es una bebida natural, elaborada a base de extractos de la semilla de guaraná, la cual contiene efectos favorables para la salud y el cuerpo en general. La bebida es de color marrón, lleva azúcar y está refrigerada. La venden por doquier en Río en kioskos y locales comerciales.

También encontrarás una bebida industrializada llamada Guaraná Antártida. Es una gaseosa comercializada desde 1921 en Brasil. Es una bebida típica en Río, que abunda con igual o mayor proporción que las dos clásicas gaseosas del mundo. Pruébala.

17. Descubre el legado colonial y arquitectónico de Río

Una visita al centro histórico es otra de las cosas que hay que hacer en Río de Janeiro. Esta zona guarda varios sitios históricos, algunos patrimoniales y de corte colonial de la época cuando reinaban emperadores de Portugal; otros son obras arquitectónicas ubicados en medio de torres modernas llenas oficinas públicas y privadas.

En el centro histórico puedes ver el Teatro Municipal de Río, la Biblioteca Nacional de Brasil (la más grande de Latinoamérica), el Monasterio de San Bento, la iglesia Nuestra Señora de La Candelaria, el centro cultural de Brasil y el Museo Histórico Nacional. Para apreciar todos los sitios emblemáticos del centro, hay tour históricos disponibles a alcance de todos los presupuestos.

18. El Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro (MAM)

Uno de los Museos de Río de Janeiro que no te puedes perder es el MAM. Este museo, con sus más de 6400 obras de arte es un referente del país en cuanto a arte brasileño moderno y contemporáneo se refiere.

19. Visita una favela

Visitar una Favela en Rio de Janeiro

Si quieres conocer otra cara de Río y una parte importante de su alma tienes que visitar una favela. Algunas son seguras y están acostumbradas a recibir visitas de turistas. Algunas de las más recomendables son Santa Marta, Vidigal, o Tavares Bastos. La mejor manera de visitarlas es mediante una visita organizada. Sin duda una de las cosas más interesantes que hacer en Río de Janeiro.

20. Los bolihnos de balacao te van a encantar

¡Debes probarlos! Este plato es conocido en Río como bolihnos de bacalhaun, y es parte del influjo cultural de Portugal en la ciudad. Básicamente son croquetas hechas con carne de bacalao, que generalmente se acompañan con cerveza fría en las tardes calurosas. Este plato se sirve principalmente en bares tradicionales, y lo sirven en cantidades grandes.

21. ¿Un paseo increíble en Río?: Maneja bici por el paseo marítimo

Es uno de los paseos más deliciosos en Río: manejar en bicicleta al caer la tarde por la ciclovía situada a un costado del paseo marítimo, que atraviesa casi todos los barrios de Río, incluyendo las famosas playas de Copacabana, Ipanema, Leblon , Flamengo y Botafogo.

En Río son múltiples los servicios de alquiler de bicicletas. Definitivamente la bici es el medio de transporte con el que puedes conocer Río, a través de sus 250 kilómetros de ciclovía. Este plan no puede quedar fuera de las cosas que hacer en Río.

22. Mira el sambódromo en reposo

Es una gran estructura que abarca 700 metros de la calle Marquês de Sapucaí, donde las escuelas de samba hacen su recorrido en los carnavales de Río. Fuera de la temporada carnestolenda, puedes visitarlo para conocer los detalles de esta faraónica obra, diseñada en 1984 por el mundialmente afamado arquitecto brasileño Oscar Niemeyer.

23. ¿Quieres conocer el sentir carioca?: visita una escuela de samba

Conocer un escuela de Samba en Rio de Janeiro

No es lo más común, pero bien vale la pena. Si deseas conocer el sentir carioca tienes que ir a una escuela de samba en Río, donde se ubican las más populares escuelas de samba de Brasil. Asistir a una sesión de ensayo o a una jornada de reclutamiento de garotas y garotos es algo que no olvidarás. En algunas escuelas las entradas son libres; en otras debes anotarte para un día específico y dar una ínfima contribución monetaria.

24. Museo Nacional de Bellas Artes

En Río hay un buen número de museos. Uno de los más interesantes es el Museo Nacional de Bellas Artes. Con sus más de 20.000 piezas reúne la mayor colección de arte brasileño. Expone obras de muy diferentes estilos desde el arte clásico hasta el arte más vanguardista. Sin dudas una de las referencias culturales de esta ciudad.

25. Si tienes la oportunidad, disfruta de los carnavales de Río

Sin duda, visitar la ciudad durante los carnavales es una experiencia sin igual. Si tienes la oportunidad de ir por esas fechas, no lo pienses dos veces. Ver desfilar las majestuosas y rítmicas escuelas de samba de Río es un show único, que atrae multitudes de todos los rincones del mundo. Las escuelas se preparan todo el año para deslumbrar con sus trajes, bailes, plumas, lentejuelas y carrozas a los más 700 000 turistas en promedio que visitan Río en carnavales.

Pero allí no termina la diversión. Durante esos días el país está de fiesta. En los barrios de Río es usual la celebración del carnaval con mucha samba y desfiles tradicionales locales llamados blocos. Además, los bares, restaurantes y kioskos organizan jornadas de celebración, en el que los turistas y brasileños pueden participar en premios, bailes y jolgorios en las calles, llenos de ritmo y alegría.

26. Sube al Cristo Redentor

Cristo Redentor Río de Janeiro

Visitar el monumento del Cristo de Corcovado es una de las cosas que debe figurar en tu lista de cosas que hacer en Río de Janeiro sí o sí. Su visita es una experiencia única que empieza internándose en el Parque Tijuca, y luego subir hasta la cima para encontrarse con una estatua de 38 metros de altura de Jesús de Nazareth que te recibe con los brazos abiertos.

Arriba, si no está nublado, verás toda la inmensidad de Río y entenderás porqué esta ciudad es una joya turísica. Prohíbido no tomarte tu respectiva foto en plano contrapicado (de abajo hacia arriba) con los brazos abiertos, y el Cristo Redentor como telón de fondo.

27. Escápate a Petrópolis

Si deseas ver algo excepcional, muy distinto a lo que todo el mundo ve en Río, escápate a Petrópolis. Situada a las afueras de la ciudad, en la cima de una montaña, donde el frío te arropa, el lugar fue en otrora la capital del Imperio de Brasil donde vivía Don Pedro II, el emperador de Brasil.

La ciudad resalta por sus amplios y verdes jardines imperiales y una arquitectura digna de apreciar, lo notarás sobre todo cuando visites el Museo Imperial, el Palacio de Cristal, la catedral de San Pedro de Alcántara, la Casa Santos Dummont y el Palacio Quitandihna.

28. Moqueca

Es un cocido de pescados y mariscos, pero con los ingredientes sorpresas del langostino y el pulpo. Elaborado con cebollas, pimientos, cilantro y pimienta, este plato es rico, nutritivo y se acompaña con arroz blanco o pan. ¡Imperdible para conocer parte de la cocina brasileña!

29. Después de probar el pan de queiso de Río, lo extrañarás

En otros países se le conoce como pan de queso. En Río, y en todo Brasil, este platillo es una herencia culinaria de Portugal. Es un panecillo horneado, que en su interior esconde trozos derretidos de un queso local llamado canastra.

En Copacabana e Ipanema, puedes encontrar panaderías donde venden esta delicia, consumida preferiblemente como como merienda a media tarde. Cuando lo pruebes, al día siguiente querrás desayunar con un par de ellos. Es inevitable.

30. Museo de Arte Contemporáneo de Niterói

Visitar el Museo de Arte Niterói en Rio de Janeiro

Este museo dedicado al arte contemporáneo ocupa un edificio futurista obra del famoso arquitecto Oscar Niemeyer. Es una parada obligatoria para todo amante del arte, y aunque no entres vale la pena admirar el edificio desde fuera.

31. La Caipiroska: Una variante más sofisticada de la caipiriña

En los bares exclusivos, y en algunos restaurantes, sirven una variante de la caipiriña: la caipiroska. Esta bebida lleva los mismos ingredientes (limón, azúcar y hielo) que la popular caipiriña, solo que la cachaza la sustituyen por vodka. La combinación es una bebida que se sirve en pequeños vasos de vidrios. Es una bebida muy en boga en los sitios aledaños a Ipanema y Leblon.

32. ¿Quieres un recuerdo de Río?: En Ipanema y Copacabana lo puedes encontrar

Son dos ferias turísticas que abren principalmente los domingos en la noche. Están ubicadas cerca de los grandes hoteles en la avenida Atlántida. En ambas ferias conseguirás artesanías, collares, manteles, ropa, gorras, sandalias playeras y piedras preciosas. Algunos productos tienen precios muy accesibles.

En esos dos sitios también puedes hallar llaveros, pulseras, souvenirs, además de camisas con postales de las mejores imágenes de Brasil.

33. ¿Te provoca una cerveza?: Tienes que ir al Bar O Plebeu

En el barrio de Botafogo, cuando circulas por la avenida Rua Capitão Salomão, en toda una esquina queda una casa colonial pintada toda de amarillo, de dos pisos, con terraza al aire libre en los laterales.

Si la viste, llegaste a O Plebeu, una bar bastante pintoresco donde puedes beber unas frías cervezas brasileñas y conocer gente alegre y entusiasta. En el local sirven de aperitivo trozos de pescados rebozados, que causan sensación en el público.

34. Si vas una vez a la Quadra do San Marta, volverás pronto

Es un local para conocer algo de la esencia carioca. Si lo tuyo es bailar con ropa informal, en un ambiente con grafitis en las paredes, y en el fondo sonando algo de funk brasileño y samba, debes visitar este local situado en Botafogo, específicamente en Santa Marta, unas de las favelas turísticas más seguras y coloridas de Río. Quienes van la primera vez, siempre regresan.

35. Carioca de Gema

Carioca de Gema queda en la segunda planta de una casa en Lapa, una de las zonas de la vida nocturna por excelencia en Río. Con paredes de ladrillo, y orquestas en vivo tocando samba o choro (música instrumental brasileña), en este local acogedor se pasan buenos momentos, sobre todo en la pista de baile.

Si necesitas aire fresco, puedes baja al bar ubicado en planta baja. Y si tienes hambre, allí puedes degustar una buena pizza.

36. En La Paz vivirás noches inolvidables

La Paz es un local conocido por fiestas salvajes hasta al amanecer. Tiene tres plantas con dos pistas de baile, siempre abarrotadas por un público con edades comprendidas entre 28 y 37 años. En este local conseguirás literalmente tu paz al ritmo de electrónica, el hip hop, el pop y el rock.

Los domingos en La Paz son distintos al resto de la semana. Sus dueños organizan una noche temática de forro, un baile brasileño caracterizado por su sensualidad, en el que participan parejas y adultos contemporáneos con ganas de conocer gente divertida.

Imágenes: (1)(2)(3)(7)(8)(9) Pixabay, (4) L.C. Nøttaasen, (5) Gustavo Facci, (6) Daytours4u,

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here