Portada » Dónde alojarse en Milos: las 10 mejores zonas

Dónde alojarse en Milos: las 10 mejores zonas

Dónde alojarse en Milos

Decidirse por la mejor zona donde alojarse en Milos es bastante más fácil que en otras islas griegas de mayor tamaño. Más aún si dispones de coche o moto que te permita moverte a tu aire por sus 23 km de largo y sus 12 km de anchura máxima.

Como ves la isla no es muy grande y con cortos desplazamientos podrás disfrutar de lo que cada localidad puede ofrecerte, independientemente de donde te alojes. Aún así para acertar más con el tiro, en esta guía repasaremos 10 de las mejores zonas donde hospedarse en Milos. 

Lo primero que debes tener en cuenta es que Milos se llena en verano. Es una isla con menos oferta alojativa que otras islas vecinas tipo Santorini o Mikonos, y la demanda es alta. Asegúrate de reservar con antelación y planificar en consecuencia. Las excursiones y el alojamiento se reservan rápidamente. 

Por suerte, hay opciones de alojamiento para todos los gustos y presupuestos, incluyendo hoteles de lujo, apartamentos y villas en alquiler vacacional e incluso un par de albergues. 

Sigue leyendo y descubre cuál es el mejor lugar para dormir en Milos durante tus vacaciones.

Las mejores zonas donde alojarse en Milos

1. Adamas, uno de los sitios más populares donde alojarse en Milos

Adamas, o Adamantas como lo conocen los griegos, es un bonito y tradicional pueblo griego situado junto al mar. Es el centro y el pueblo más grande de Milos, con más de 1.300 habitantes. 

Como ves, a pesar de ser la localidad con más habitantes de la isla no deja de ser un mini pueblo. Milos es también el principal puerto de la isla.

Fundado en 1835 por refugiados sfakianos que escapaban de Creta tras el fracaso de su rebelión contra los turcos, Adamas tiene una historia rica por la posición estratégica de su puerto natural en el Mediterráneo oriental. 

Ahora, este pequeño pueblo es un centro turístico y cultural. Al explorar las encantadoras calles y callejones, te darás cuenta de por qué muchos turistas deciden quedarse aquí incluso después de terminar sus vacaciones.

A nivel de visitas puedes empezar por alguno de sus museos. El Museo de la Minería de Milos, cuya entrada cuesta sólo 4 euros y que abre la mayoría de los días entre las 10 y las 14 horas, descubre la interesante historia arqueológica de Milos. 

El Museo Eclesiástico, más pequeño, muestra cómo era Milos bajo el dominio veneciano, con piezas de arte eclécticas y joyas en exposición. 

Después puedes visitar sus iglesias entre las que destacan Agia Triada, del siglo XVII, la segunda iglesia ortodoxa más antigua de Milos, y la de Agios Haralambos, construida en 1870 por refugiados cretenses. 

Eche un vistazo al patio interior con brillantes mosaicos de guijarros procedentes directamente de las playas de Milos.

Adamas también es un destino donde podrás disfrutar de la playa sin necesidad de moverte. Tiene dos playas: La pequeña playa de Lagada, directamente junto al puerto, y la playa de Adamas, una larga y estrecha franja que se une a la playa de Papikinou. 

Lagаda cuenta con un chiringuito que ofrece tumbonas, flotadores de alquiler para los niños y cócteles para los adultos. Adаmas Bеach también es ideal para los niños, con frondosos árboles que te proporcionan una agradable sombra y un fondo marino poco profundo con olas tranquilas. 

Cuando tengas hambre, dirígete al paseo marítimo que rodea el puerto donde encontrarás estupendos restaurantes, algunos de ellos pasan por ser de los mejores de la isla para comer pescado y marisco.

En este mismo paseo también hay tiendas y pequeños comercios, y podrás alquilar un barco o una excursión organizada que te lleve a conocer la costa de la isla, o te lleve a conocer la cercana Kleftiko, una famosa cala que fue en su día un antiguo escondite de piratas. 

Esta última es una de las excursiones más populares que se hacen en Milos.

En cuanto a la vida nocturna, la mayoría de las discotecas se encuentran en la capital, Plaka. Aún así,  Adamas cuenta con algunos bares, en algunos de los cuales suelen tocar música en vivo, y algún club nocturno que abren hasta altas horas de la noche,. 

Como uno de los pueblos más populares donde alojarse en Milos, tiene una buena selección de alojamiento con variedad para diferentes gustos y presupuestos. 

Una buena noticia, para los que tienen un presupuesto limitado Adamas es bastante económica, aún teniendo en cuenta que en los meses de julio y agosto los precios se disparan.  Asegúrate de reservar con antelación o evitar estos dos meses si puedes para ahorrar algo de dinero.

2. Pollonia, un pequeño pueblo pesquero con gran encanto

A diferencia del bullicio de Adamas, Pollonia es un pueblo bastante tranquilo, pintoresco y familiar en el extremo noreste de Milos. 

Durante los meses de verano, Pollonia se transforma en un punto de atracción turístico. Sin embargo, el pueblo sigue conservando un cierto encanto rústico, lo que lo convierte en una gran escapada para aquellos que esperan evitar las grandes multitudes. 

La gran atracción aquí es la playa de Pollonia. Es un lugar ideal para tumbarse bajo la sombra de un tamarisco con una copa de vino y ver a los niños jugar en la arena blanca y en las aguas cálidas y poco profundas durante todo el día. 

Como Pollonia es tan pequeña, puede ver gran parte del pueblo simplemente caminando por la orilla del mar y su muelle, desde donde se tienen vistas estupendas de la bahía. 

A ambos lados de la bahía hay dos iglesias majestuosas, la de San Nicolás y la de Agia Paraskevi, que dan la bienvenida a los visitantes que quieren echar un vistazo a su interior. 

Si quieres conocer la vecina isla de Kimolos, donde podrás ver algunas formaciones geológicas muy curiosas y disfrutar de playas increíbles. Los ferrys salen a diario desde Pollonia.

Por otra parte, si lo que buscas son tesoros bajo las aguas azules y cristalinas de Milos, el Centro de Buceo de Milos ofrece cursos de iniciación y certificación de buceo. 

Cuando estés listo para cenar y tomar algo, visita la bodega Kostantakis Cave Winery, un viñedo que también funciona como hotel y que sirve algunos de los mejores vinos de la isla.

Pollonia es un lugar ideal para alojarse en Milos para familias con niños pequeños y quizás menos ideal para aquellos que buscan pasar la noche en vela copa en mano. 

Además de las condiciones de seguridad de la playa y las aguas, hay un parque infantil en el centro de la ciudad y varios hoteles estupendos que ofrecen alojamiento especial para familias con niños. 

En cuanto a la vida nocturna, Pollonia ofrece algunas estupendas tabernas junto al mar para que los adultos tomen un cóctel y disfruten de las increíbles vistas al mar.

Pollonia cuenta con una gran variedad de pequeños hoteles boutique cerca del agua que ofrecen regularmente grandes ofertas, así como las típicas villas y apartamentos que puedes reservar en Airbnb. 

3. Plaka Milou, dónde dormir en Milos si buscas un poco de vida nocturna

Plaka Milou, la capital de Milos, es una encantadora ciudad, más bien un pueblecito, situada en lo alto de una colina. Su ubicación, te obsequia con una vista de todo el Golfo de Milos, y unas impresionantes puestas de sol.

En Plaka hay que pasearse tranquilamente por sus callejones retorcidos capaces de confundir a cualquier. Se dice que las calles se hicieron intencionadamente laberínticas para confundir a los piratas invasores. 

Sea como fuere, disfruta perdiéndote por su callejero y disfruta descubriendo sus tiendas de recuerdos, sus bares y restaurantes, y su arquitectura típica de las islas Cícladas con sus casas encaladas de blanco con ventanas y puertas azules. 

A nivel de visitas culturales pasa por Kastro, el castillo veneciano de Milos. En su día fue el hogar de la nobleza veneciana. Fue abandonado tras la revolución griega de 1821, pero revivió durante la Segunda Guerra Mundial, cuando las potencias del Eje utilizaron el Kastro como base en el Mediterráneo.

En Plaka se encuentra también la renombrada Panagia Korfiatissa, la iglesia metropolitana de la isla dedicada a la Virgen María. 

Fundada en el siglo XIX, la Panagia Korfiatissa, encalada por fuera, en su interior alberga murales bizantinos, un cofre de reliquias e incluso un epitafio tallado en madera en honor a los iconos sagrados de su interior. 

La cercana Panagia Thalassitra, dedicada como patrona de los marineros, también está unida a la capilla más pequeña de Panagia Eleousa, y ambas ofrecen unas vistas impresionantes del mar.

También hay que visitar el Museo Arqueológico, una visita imprescindible en Milos, y el Museo del Folclore.

Si no te interesa la historia o la religión, puedes pasar el día en la cercana playa de Plathiena. Esta playa organizada tiene una cantina/bar de cócteles abierta durante los meses de verano, un servicio de alquiler de barcos y aguas arenosas y poco profundas.

Por último, si lo que buscas es algo de vida nocturna, es el mejor lugar donde alojarse en Milos. No es ni de lejos Mykonos, pero algo de oferta nocturna tiene.

Hay varios bares y tabernas en la calle principal y restaurantes más tranquilos si buscas una noche discreta.

También destaca por la cantidad y variedad del alojamiento. El ser la capital se nota también en este aspecto.

4. Tripiti, un pueblo en lo alto de una colina con increíbles vistas al golfo

El pueblo de Tripiti es prácticamente una extensión de Plaka. En el pasado, Tripiti fue un pueblo especialmente próspero en los periodos clásico y helenístico. 

Tripiti significa literalmente «agujeros» en griego, lo que puede provenir del número de «agujeros» o lugares de enterramiento que salpican las laderas de Tripiti. 

Para hacer un poco de turismo, echa un vistazo a las ruinas del Antiguo Teatro Romano del siglo I, que domina Tripiti desde una colina inclinada. Y también en una colina, Tripiti alberga varios molinos de viento blancos situados en su punto más alto. 

Si quieres vivir una pequeña aventura bajo tierra, visita las famosas catacumbas de Milos, que están a un paso de Plaka y son una visita obligada durante una visita a la isla.

Por un módico precio, podrás descender a algunas de las cámaras, donde verás antiguas tumbas e inscripciones crípticas. 

Considerado como una de las muestras más importantes (y quizá la primera) del cristianismo primitivo en Grecia, este complejo subterráneo tenía una doble función. Fue tanto un lugar de enterramiento como un refugio para los cristianos que escapaban de la persecución del dominio romano en el siglo I. 

Se dice que la estatua de la Venus de Milo fue descubierta aquí.

Otro lugar famoso de Tripiti es la iglesia de Agios Nikolaos. Visible desde la mayoría de los ángulos de Milos, se encuentra en la pequeña platia, o plaza, de Tripiti, a la que se llega por estrechos callejones. 

Tripiti cuenta con una buena gama de increíbles restaurantes para probar. Por el contrario, la oferta de alojamientos es más bien escasa. Hay que mirar en la vecina Plaka.

También te puede interesar: Dónde alojarse en Santorini, dónde alojarse en Mykonos, dónde alojarse en Naxos, dónde alojarse en Creta, dónde alojarse en Paros

5. Klima, mucho encanto y bonitas puestas de sol

Klima es un pequeño y mágico rincón que enamora al instante a cualquiera. Tu mirada se verá atraída al instante por las coloridas casas encaladas que bordean el paseo marítimo, con sus puertas y ventanas de color amarillo, rosa, rojo y azul. 

Asegúrate de llevar tu cámara de fotos o tu teléfono completamente cargado ya que sin lugar a dudas harás montones de fotos de las vistas panorámicas. 

El mejor momento, al atardecer. Además de que es el momento en el que la luz es ideal para fotografiar, las puestas de sol de este lugar son mágicas.

Sólo unos pocos residentes viven aquí a tiempo completo, por lo que no esperes encontrar la cantidad de restaurantes, alojamiento y tiendas de otros lugares de la isla. 

Además de las casitas del pueblo también hay que visitar la pequeña iglesia de Profitis Ilias. Situada en la cima de la colina domina el pueblo de Klima y ofrece unas fantásticas vistas panorámicas. 

Dado que Klima no es un pueblo turístico, el alojamiento aquí es escaso, por lo que el pueblo puede en sí no es el mejor lugar donde alojarse en Milos, aunque definitivamente vale la pena verlo. 

Ahora bien, si decides pasar la noche aquí, hay un par de casas tradicionales que se han convertido en rústicos alojamientos vacacionales, y el Hotel Panorama es el único hotel público de la zona, que se encuentra un poco más arriba y a una pequeña distancia de la franja principal. 

6. Triovasalos, donde alojarse en Milos para una auténtica experiencia local

Triovasalos también está situado en lo alto de una colina. Es un pueblo con perfil comercial y una zona amable y acogedora con quienes lo visitan. Sus habitantes son conocidos por ser muy afables y disfrutan mostrando su cultura. 

En este pueblo lo tendrás fácil para encontrar un rincón tranquilo donde relajarte con unas vistas panorámicas increíbles.

No hay grandes atracciones turísticas o actividades especialmente reseñables, más allá de la iglesia de Agios Spyridon.

Hay algunas pocas tiendas de recuerdos, restaurantes, y tabernas. Lo justo para tener lo básico. Ten en cuenta que Trivasalos no es para nada turístico. 

Los hoteles y el alojamiento en general en Triovasalos son bastante escasos, por lo que quizá no sea el mejor lugar para alojarse en Milos. 

Pero si realmente quieres sumergirte en la vida griega y vivir como un lugareño durante unos días, Triovasalos puede ofrecerte una experiencia de lo más auténtica.

7. Firopotamos, una excelente playa de aguas turquesas

Firopatamos tiene una rica historia. Antiguamente, Firopotamos tenía una gran importancia industrial para todo Milos, ya que los trabajadores procesaban y transportaban el caolín, un mineral de arcilla, para enviarlo al continente. 

En un interesante contraste, Firopotamos también solía servir de lugar de veraneo para los trabajadores de la vecina Plaka. 

El pueblo de Firopotamos es extremadamente pequeño, realmente no es más que un conjunto de varias casas, y al igual que otras opciones de esta lista, es quizás más conocido por su playa y su tranquila bahía.

La bahía de Firopotamos tiene la apariencia de una laguna tropical, con imponentes acantilados arriba y aguas cristalinas abajo. Es un sitio fantástico para bañarse y disfrutar de la playa. 

Durante el verano, esta playa cuenta con una cantina con música que suele ser frecuentada por jóvenes, así que puedes esperarte un poco de ruido y animación durante el día.

En cuanto a otras cosas que hacer, Firopotamos no ofrece mucho más allá de una pintoresca iglesia que se alza orgullosa cerca del muelle.

A nivel de alojamiento hay algunas opciones de alquiler vacacional y poca cosa más.

8. Mandrakia, otro encantador pueblo pesquero

Mandrakia es una pequeña aldea pesquera. Lo primero que captará tu atención son las casitas construidas en la orilla del mar construidas en la roca natural. En ellas se guardaban, y todavía se guardan las barcas de pesca. 

Este pequeño pueblo pesquero es menos visitado en comparación a los otros pueblos pesqueros más populares de la isla. Pero Mandrakia también merece la pena visitarla si lo que buscas es un poco de descanso y relax.

Mandrakia no tiene propiamente una playa (aparte de una pequeña franja de piedra y guijarros cerca del puerto principal), pero se puede llegar a la cercana playa de Tourkothalassa.

Esta playa con sus aguas verde-azuladas y su costa escarpada y rocosa está situada a pocos minutos del centro del pueblo. Hay que caminar un poco para llegar a esta playa, pero las impresionantes vistas merecen la pena además de que está muy poco frecuentada. 

También encontrarás otras dos playas a menos de 4 km en cada dirección: La playa de Firopotamos y la de Sarakiniko. La playa de Sarakiniko es muy famosa por su aspecto casi «lunar» con sus rocas blancas. No te pierdas bajo ningún concepto visitarla!!!

En Mandrakia no hay casi nada para el turista. El único restaurante de Mandrakia, Medusa, suele estar siempre reservado. Aun así, intenta conseguir una mesa y pide el pulpo, que es muy fresco y se seca justo delante de su mesa en un tendedero.

A lo lejos, se puede admirar la iglesia de Zoodohos Pigi, que se alza majestuosa en una colina sobre Mandrakia.

Mandrakia no ofrece muchas actividades, restaurantes o infraestructuras turísticas. Es más un destino para explorar que un lugar para alojarse en Milos. 

En la misma Mandrakia el alojamiento es mínimo. Hay algunos apartamentos y villas en alquiler. 

9. Paliochori, una de las playas más singulares de Grecia

Paliochori (o «ciudad vieja») es conocido por tener una de las playas más famosas de toda Grecia. La playa de Paliochori está formada por tres secciones separadas que rodean una extensa bahía. 

La palabra «colorido» se quedaría corta al describir la playa de Paliochori. Los acantilados volcánicos rojos, amarillos, negros, blancos y marrones se elevan sobre la arena gruesa, los guijarros y las rocas, mientras los relajados bañistas descansan en tumbonas.

En todas las playas de Paliochori se recuerda especialmente el volcanismo activo de la isla de Milos. Los manantiales de agua caliente surgen aquí y allá y burbujean sobre todo en las partes poco profundas de la orilla.

Se puede nadar en el oleaje poco profundo y sentir que el agua se calienta especialmente en ciertas secciones. 

Una taberna de la playa ha aprovechado este calor colocando una gran piedra sobre la arena caliente y utilizándola como para cocinar platos especiales, ganándose así el nombre de «comida volcánica».

Si te entra hambre, hay varias tabernas locales y una cafetería en un extremo de la playa. Por otra parte, no hay que perderse la puesta de sol. 

Paliochori aparte de estos restaurantes y algunos alojamientos no tiene nada más. Si quieres tiendas, servicios o vida nocturna tendrás que coger el coche para ir a otras partes más urbanizadas de Milos.

10. Pachaina, donde alojarse en Milos si buscas tranquilidad

Pachaina es una tranquila zona de playa de la costa norte de Milos. Tiene una impresionante playa de arena blanca con una línea de tamariscos que dan algo de sombra, algún restaurante y un amplio aparcamiento para los visitantes. 

Esta playa está cerca de Phylakopi, uno de los asentamientos prehistóricos más importantes del Egeo y el más significativo de la isla de Milos. 

La mayor parte de este yacimiento prehistórico fue excavado entre 1896-1899 por la Escuela Británica de Atenas, y muchas de las reliquias recuperadas se exponen actualmente en el Museo Arqueológico de Milos.

Aunque Pachaina no es tan «movida» como otras opciones de esta lista, de hecho no hay más que hacer que disfrutar de su playa, es ideal para parejas que buscan un poco de paz y tranquilidad o familias jóvenes que necesitan un descanso.

A nivel de alojamiento este es mínimo. Hay algún pequeño hotel y alquileres vacacionales.

No importa dónde decidas dormir en Milos, no puedes equivocarte con una opción de esta lista. Cada pueblo aporta un encanto y un estilo únicos, y seguro que encontrarás una zona que te guste. 

Además teniendo en cuenta lo pequeña que es la isla, si dispones de coche no tendrás problemas para disfrutar de todo lo que tiene para ofrecerte sin necesidad de grandes desplazamientos.

Deja un comentario