Portada » Dónde alojarse en Paros: las 8 mejores zonas

Dónde alojarse en Paros: las 8 mejores zonas

Dónde alojarse en Paros

¿Quieres saber cuáles son las mejores zonas dónde alojarse en Paros? En este artículo te cuento acerca de las diferentes zonas de Paros, la tercera isla más grande de las Cícladas, para que puedas escoger en función del tipo de sitios que más te gusten. 

Enclavada en el centro del archipiélago, en el resplandeciente mar Egeo, Paros es una isla montañosa y volcánica, cubierta de matorrales, cipreses y pinos. La isla está atravesada por brillantes y coloridos pueblos cicládicos. 

Es una isla pequeña con unas dimensiones muy manejables. Mide unos 21 km de largo, y tiene una anchura máxima de 16 km. Dimensiones reducidas que te permitirán, te alojes donde te alojes, moverte de un lado a otro para disfrutar todos sus rincones sin grandes desplazamientos.

Para ayudarte a elegir dónde dormir en Paros, en esta lista encontrarás las 8 mejores zonas donde reservar tu alojamiento.

Las 8 mejores zonas donde alojarse en Paros

1. Naoussa, la mejor zona donde alojarse en Paros

A unos 10 km al este de Parikia, la capital de la isla, se encuentra el hermoso pueblo costero de Naoussa. Es, con permiso de la capital, el destino más completo de Paros.

Antes de empezar a describirte cómo es esta localidad, decirte que la mayoría de turistas se alojan en Naoussa o en Parikia. 

Enclavado en la gran bahía de Plastira, en el norte de la isla, Naoussa es un tradicional pueblo de pescadores de las Cícladas, que de alguna manera ha abrazado la lucrativa industria del turismo, pero conservando todo su encanto tradicional.

Construido en forma de medialuna alrededor de su minúsculo puerto pesquero, el pueblo se caracteriza por sus pintorescas casitas encaladas, con marcos de ventanas y puertas de color azul brillante, y coloridas cestas colgantes, jardineras y plantas en maceta. 

Casitas que se alinean en sus estrechas calles y callejones que serpentean a través del pueblo y que por las que siempre es un placer pasear. Todo muy al estilo de las Islas Cícladas.

Aunque Naoussa sigue aferrándose a sus raíces tradicionales, este pequeño pueblo ha sabido adaptarse a las necesidades de sus visitantes. 

Así, encontrarás muchos negocios orientados al sector turístico, con tiendas de recuerdos, pequeñas boutiques, bares y restaurantes, agencias de viajes, y todos los servicios básicos que puedas necesitar.

A nivel de visitas, en el pueblo se pueden ver las ruinas de un antiguo y orgulloso castillo veneciano, que ofrece una visión de cómo eran las cosas en épocas pasadas. 

La Iglesia de la Asunción de la Virgen domina el pueblo, mientras que la cercana Iglesia de Agios Nikolaos (San Nicolás), bien merece también una visita. Más aún teniendo en cuenta que alberga un Museo Bizantino que muestra una serie de valiosos iconos del siglo XIII.

El pequeño y romántico puerto, con sus comercios, restaurantes de marisco y coloridos barcos de pesca que se balancean en el agua, es un gran atractivo tanto de día como de noche. 

Además, alrededor de la bahía hay varias hermosas playas de arena a las que se puede llegar a pie, en bicicleta, en coche o en barco. 

A nivel gastronómico, decirte que el pulpo es uno de los platos favoritos tanto de los lugareños como de los visitantes. Para probarlo no tienes más que acercarte al puerto donde hay numerosas marisquerías, con pulpos colgados fuera secándose al sol. 

Una mesa alrededor del puerto, con pulpo a la parrilla, regado con un par de vasos de ouzo local, es una forma estupenda de terminar el día.

Para el entretenimiento nocturno, los bares locales satisfacen todos los gustos. Desde los más tranquilos, con la amable hospitalidad griega, hasta los más concurridos y animados. 

Una vez más el puerto es la zona donde debes dirigirte para disfrutar de la vida nocturna de Noussa, una de las mejores de la isla.  

Como ves, Naoussa tiene de todo para pasar unas vacaciones perfectas. Es un pueblo pequeño y agradable con la típica arquitectura cíclada, tiene algunas cosillas para visitar, tiene playas, buenos restaurantes, y es uno de los pocos puntos de la isla donde se puede salir de copas.

Además Nauossa también es uno de los puntos donde más oferta alojativa hay.

2. Parikia, dónde alojarse en Paros para hacer turismo

A medio camino de la costa oeste de Paros, Parikia es la capital y el mayor puerto de la isla. 

Cualquiera que sea el lugar que elijas para dormir en Paros, lo más probable es que llegues desde el continente y aterrices en el aeropuerto nacional de Paros, o en ferry desde una de las otras islas, y desembarques en el puerto de Parikia.

Como cabe esperar de una capital, Parikia es el centro comercial y cultural de la isla, y ofrece todas las instalaciones y servicios que puedas necesitar durante tu estancia.

Está construida en torno a su puerto natural, y al igual que Naoussa las pequeñas casitas adosadas de color blanco, con su carpintería pintada de azul, están separadas por estrechas callejuelas, grandes villas y sinuosos callejones a medida que la ciudad se extiende hacia atrás desde el paseo marítimo. 

Hay plantas de colores por todas partes, colgando de los balcones y en los portales, en todo tipo de macetas y tinas.

La zona del casco antiguo sigue siendo en gran medida muy tradicional, siendo la calle del Mercado (calle Lohagou Fokianou) la principal zona comercial. 

A lo largo de la carretera costera bordeada de palmeras (calle Giannis Paris), desde el molino Bountaraki hasta Livadia, es donde se encuentra la mayor parte de la actividad nocturna, los hoteles y apartamentos, además de un buen número de restaurantes y tiendas.

Parikia es la ciudad con más interés a nivel de visitas turísticas. Para empezar, en el punto más alto del pueblo se encuentran los restos de un castillo veneciano del siglo XIII

En los alrededores se encuentran la iglesia de la Virgen de Septiembre (Septemvriani), la iglesia de Santa Elena (Agia Eleni) y uno de los monumentos bizantinos más preciados de Grecia, la iglesia de Nuestra Señora de las Cien Puertas (Panagia Ekatontapiliani), y su museo.

Justo detrás de la iglesia se encuentra otro museo, que exhibe artefactos de los periodos neolítico y romano, mientras que en las afueras de la ciudad se encuentran las ruinas de varios templos griegos. 

Para los que prefieren la naturaleza a la arqueología, el Valle de las Mariposas, una de las visitas imprescindibles de Paros, se encuentra a 4 km al sur de la ciudad.

Y si lo que quieres es pasar un buen día de playa solo tienes que acercarte a alguna de las playas o calas de la bahía, siendo Livadia Beach la playa principal de Parikia.

La zona del puerto es un hervidero de día y de noche. Los transbordadores de las islas van y vienen durante todo el día, y los yates privados y las lanchas motoras compiten por los amarres con los coloridos barcos de pesca. 

Los autobuses y los taxis dejan y recogen a sus pasajeros, y los cafés y bares se mantienen ocupados con un flujo constante de visitantes que buscan desayunar, comer o almorzar. 

Por la noche, los bares y restaurantes del puerto cobran vida y ofrecen cocina local e internacional, así como entretenimiento para todos los gustos. Al igual que Noussa, es la zona principal a la que debes dirigirte para salir de copas.

Parikia cuenta con una buena selección de alojamientos para todos los presupuestos, desde apartamentos privados hasta hoteles y suntuosas villas.

3. Piso Livadi, dónde hospedarse en Paros para familias con niños pequeños

Piso Livadi es uno de los mejores lugares donde alojarse en Paros para familias.

Hasta no hace muchos años, el pequeño y bonito pueblo de pescadores de Piso Livadi era simplemente eso. Luego llegaron los hoteles, los apartamentos y villas, algunas tiendas, bares y restaurantes. También se amplió su puerto. 

A pesar de estos añadidos sigue siendo una pequeña localidad de playa muy tranquila que ha conservado su encanto griego esencial.

Alrededor del puerto y del pueblo, el esquema estándar de colores blanco y azul de sus casas brilla bajo el sol, compensado por el azul del mar Egeo y las coloridas plantas en maceta y las buganvillas que todos los pueblos de la isla parecen compartir.

Su pequeña playa de arena es poco profunda, segura para los más pequeños, y está equipada con las habituales tumbonas y sombrillas. 

Además, hay un parque infantil en la orilla del puerto que asegura que los niños no se aburran. Y para mantener contentos a los padres hay muchos bares, tiendas y restaurantes para mantener contentos a los padres. 

Cabe destacar que el pueblo se ha ganado la reputación de tener algunos de los mejores restaurantes de la isla.

Para cambiar de aires, dírigete a la playa de Logaras, más grande, y que está a tan solo cinco minutos a pie. En esta playa los servicios son menores y la sombra se consigue gracias a los altos cedros que crecen hasta el borde de la playa.

Otras opciones son los pueblos tradicionales de Marpissa, Marmara y Prodromas que están a un agradable paseo. La popular playa de Chrissi Akti está a 4 km al sur.

Lo ideal es disponer de vehículo propio para explorar la isla, pero si no dispones de uno podrás contratar excursiones a las otras islas o a las atracciones turísticas del interior. 

Piso Livadi es un gran destino para todas las edades si se busca un lugar apacible, y tiene una buena y variada selección de alojamiento para satisfacer todas las necesidades.

4. Lefkes, el mejor lugar para alojarse en Paros para los amantes de la naturaleza

Si buscas un lugar de interior donde dormir en Paros en vez de las zonas de playas, Lefkes puede ser un buen campo base para explorar la isla.

Este pueblo se encuentra a 10 km al sureste de Parikia, y a una altitud de 300 metros, en el interior de la isla. Rodeado de bosques de pinos y olivares cultivados, este encantador pueblo fue la capital de la isla en la Edad Media, y desde entonces parece que ha cambiado poco.

El pueblo es peatonal, con dos zonas de aparcamiento en las afueras para los que llegan en coche. La calle principal (Ramnos) es el centro del pueblo, donde se encuentran la mayoría de las tiendas, bares y restaurantes. 

Un paseo hasta las afueras del pueblo te regalará una vista impresionante que llega hasta la isla de Naxos. Escondidos entre las casitas encaladas del pueblo, puedes encontrar un par de lavaderos comunales tradicionales, que todavía utilizan algunos de los residentes.

Para los amantes de la naturaleza, hay numerosos caminos y senderos que se pueden recorrer en busca de la avifauna local. 

Si te gusta caminar, también hay un camino que sale del pueblo, que se dice que se originó en la época bizantina, y que le lleva al cercano pueblo de Prodromos, y a la orilla del mar.

Durante el día, las cigarras chirrían mientras paseas por el pueblo en el que te puedes detener a hacer una visita al Museo de Arte Popular y al Museo de Cultura Popular del Egeo. 

En la colina situada frente al pueblo, encontrarás la hermosa iglesia bizantina de mármol blanco de la Santísima Trinidad (Agia Triada) con sus valiosos iconos.

Al anochecer, mientras disfrutas de tu cena bajo las estrellas en la terraza de un restaurante local, oirás el chasquido de los saltamontes y el ocasional chillido de un búho chillón, mientras busca comida.

Para los niños pequeños Lefkes puede ser un poco aburrido, pero para las parejas y los solteros, jóvenes y mayores, que buscan tranquilidad lejos de las populares zonas turísticas de playa, es un lugar a tener en cuenta.

Si Lefkes te parece atractivo como lugar donde alojarse en Paros, es recomendable reservar con antelación, ya que el alojamiento es muy limitado, y el pueblo aún no siendo costero tiene su demanda.

5. Parasporos, gran playa de arena y actividades deportivas acuáticas

Si su idea de la estancia vacacional perfecta en Paros es una gran playa de arena, una tumbona y una sombrilla, y cócteles en la playa, Parasporos cumplirá con tus expectativas.

Situada en la costa oeste, y a tres kilómetros de Parikia, Parasporos es una larga extensión de playa principalmente de arena y aguas turquesas, con un telón de fondo de escarpadas laderas y bosques de pinos. 

En la parte trasera de la playa hay hoteles, apartamentos y villas. También hay un gran camping cercano, popular entre jóvenes mochileros.

Para los nadadores, las zapatillas de playa de plástico son recomendables, ya que en varios tramos de la playa suele haber algunas piedras en los primeros metros de entrada al mar..

En el frente de la playa hay un par de bares de playa para tus bebidas y comidas y también tumbonas y sombrillas en alquiler. Lo que no encontrarás es oferta para practicar deportes acuáticos. 

Lo que hace que esta playa sea tan popular es que está a sólo 20-30 minutos a pie, o a cinco minutos en taxi, de la capital, algo muy práctico para cuando te apetezca cambiar de aires o busques un poco más de movimiento.

Junto al camping hay una excelente selección de alojamientos, desde estudios con cocina hasta apartamentos, hoteles, complejos de spa con todo incluido, además de villas.

6. Aliki, ideal para unas buenas vacaciones en la playa

Aliki es otro pequeño pueblo pesquero cada vez es más popular entre quienes se preguntan dónde alojarse en Paros para sus próximas vacaciones.

Situado en la costa sur de la isla, Aliki está a un kilómetro del aeropuerto y a 12 km del puerto de Parikia

A medida que el número de turistas ha ido aumentado, también lo han hecho los hoteles y los apartamentos. Tanto es así que Aliki se ha expandido hasta los límites del pueblo vecino de Angeria.

No obstante, con su pintoresco puerto, sus edificios tradicionales y sus estrechas calles y callejones, Aliki conserva gran parte de su carácter original. 

Es un destino popular para todas las edades que cuenta con tres playas. La playa más popular, frente al pueblo, es una estrecha franja de arena suave. Hay algunos chiringuitos en la parte delantera del puerto que ofrecen bebidas, aperitivos, tumbonas y sombrillas.

En el lado oeste, hay otra pequeña playa de arena gruesa y guijarros, mientras que en el otro extremo, a cinco minutos a pie del pueblo, la playa es más rocosa y con pocos servicios. 

Las playas pequeñas son populares entre los que prefieren las zonas más tranquilas para concentrarse en sus bronceados. Además, la zona también es popular entre windsurfers.

Para los niños y los más activos hay canchas de fútbol, voleibol y baloncesto, mientras que las tiendas, los bares y los restaurantes ofrecen a los visitantes lo que necesitan durante las noches. 

Muchos de los restaurantes de Aliki cultivan su propia fruta y verdura para acompañar el marisco fresco, y están muy orgullosos de la calidad de su cocina local.

Aunque las atracciones turísticas no es el fuerte de la zona, hay muchas excursiones que se pueden reservar para conocer el resto de la isla. 

El pueblo también cuenta con un museo dedicado al folclore de las Cícladas, que alberga una interesante colección de barcos artesanales en miniatura, monumentos y diversas exposiciones que representan la vida de las Cícladas a lo largo de la historia.

El alojamiento en los alrededores de Aliki es abundante (al menos para los estándares de Paros), con todo tipo de opciones.

7. Chrissi Akti, dónde alojarse en Paros para practicar windsurf y kitesurf

Cuando veas por primera vez Chrissi Akti, te darás cuenta de por qué se la conoce localmente como «la playa dorada»

Situada en la costa este, a 17 km del aeropuerto y a 20 km de la capital de la isla, Chrissi Akti es una amplia extensión de 700 m de suave arena dorada y aguas turquesas. Bien se puede decir de ella que es una de las mejores playas de Paros.

Sus aguas son poco profundas, lo que unido a que es una zona con todos los servicios necesarios, la hacen muy indicada para familias con niños.

Con la cálida brisa que sopla casi continuamente por sus costas, es la playa más popular de la isla entre la comunidad de windsurfistas. Cada agosto se celebra en Chrissi Akti la Copa Mundial de Windsurf Profesional, que atrae a windsurfistas de todo el mundo. 

En la parte trasera de la playa hay varias escuelas de windsurf y tiendas de alquiler de todo el equipo de windsurf que puedas necesitar. 

En la playa también hay tumbonas y sombrillas de alquiler, y tiendas, bares y restaurantes, hoteles y bloques de apartamentos, repartidos por la parte delantera.

Hacia el final de la playa, el minúsculo puerto de Drios protege la pequeña flota de barcos de pesca y veleros privados. Allí hay más tabernas locales, marisquerías, minimercados y restaurantes, para que nunca te falte de nada.

También hay otra playa de arena más pequeña al norte de Chrissi Akti, conocida como la «Nueva Playa Dorada».

Para aquellos que quieran quedarse en Paros en Akti o simplemente pasar el día en su playa, el acceso es bueno, ya que las carreteras principales llegan hasta la playa. También hay un servicio regular de autobuses desde la capital y otras zonas, incluido el aeropuerto.

El alojamiento es abundante y variado, con alquileres privados, hoteles y apartamentos repartidos por la parte trasera de la playa.

8. Antiparos, especialmente recomendado para una estancia tranquila y romántica

Si todavía estás tratando de decidir dónde dormir en Paros y buscas un sitio alejado de las multitudes, donde puedas disfrutar de una copa de vino en una terraza sin ruidos, y donde puedas disfrutar del Mediterráneo sin apenas gente a tu alrededor, Antiparos es una opción a considerar.

Antiparos es una pequeña isla situada frente a la costa occidental de Paros. Sólo tiene 45 kilómetros cuadrados de superficie.

Muchos eligen Antiparos para una excursión de un día desde Paros, ya que está a tan sólo 30 minutos de viaje en ferry, o un viaje de 10 minutos si eliges un ferry rápido. Si vuelas a Atenas, el viaje en ferry a Antiparos dura unas cuatro horas.

Si lo que buscas es un lugar donde dejar pasar el tiempo en absoluto relax, o esa escapada romántica para dos, Antiparos seguro que cumplirá tus expectativas. 

Eso sí, ten en cuenta que la oferta hotelera de la isla es muy limitada por lo que conviene que te organices con tiempo.

Es una isla que ha conseguido mantenerse alejada de los grandes movimientos turísticos. En su lugar, ha dejado que sus hermanas atraigan a la gran masa de turistas que visitan las Cícladas.

Precisamente el que haya tan poco turismo ha hecho de Antiparos un destino tan popular entre la jet-set, los famosos y las estrellas que vienen a descansar unos días. 

Antiparos tiene algunas cosillas interesantes para visitar. Principalmente, la pequeña capilla de Agios Ioannis Spiliotis, junto a la Cueva de Antiparos, con sus estalagmitas y estalactitas, y la bonita ciudad de Chora, donde se encuentran los restos de un castillo veneciano del siglo XV.

La isla te ofrece más de 30 tranquilas y prístinas calas y playas de arena, pintorescos pueblos tradicionales, acogedoras tabernas familiares con vistas al mar y la más fresca y sencilla cocina cicládica.

Aunque la cantidad de alojamientos no es muy grande hay  . Puedes elegir entre un camping en el norte de la isla, hoteles familiares, habitaciones y suites en villas compartidas, o lujosas villas frente a la playa para toda la familia.

Si sigue buscando esa ilusoria isla griega que sigue siendo fiel a su patrimonio cultural en el siglo XXI, una estancia en Paros, o en su hermana pequeña Antiparos, es lo más parecido que podrá encontrar. 

Deja un comentario