25 cosas imprescindibles que hacer en Casablanca

Que hacer en Casablanca

Situada en la costa atlántica y marcada de forma decisiva por la presencia francesa durante los tiempos del antiguo protectorado, Casablanca ofrece una mezcla de tradición y modernidad en la que presenta muchos atractivos para ver y disfrutar durante unas vacaciones. Descubre los mejores planes que hay que hacer en Casablanca.

Casablanca es la mayor ciudad de Marruecos y se sitúa por encima de todas las demás como la capital económica del país. De orígenes muy antiguos, ya que fue fundada en el siglo X por pueblos compuestos de pescadores bereberes, encarna en la actualidad el paso más decidido hacia la modernidad y el progreso de corte occidental de todo el país norteafricano.

Los 25 mejores planes que hacer en Casablanca

Los mejores planes que hacer en Casablanca

1. La imponente estampa de la Mezquita de Hassan II, la segunda más grande del mundo

Solo superada en tamaño por la mezquita de la Meca, esta obra faraónica concluida en el año 1993 es uno de los símbolos de Casablanca. Si bien no es la más grande, sí que es la más alta, ya que su minarete alcanza los 172 metros. Este minarete está dotado de unos rayos láser que apuntan directamente hacia la propia Meca y son visibles desde más de 30 kilómetros de distancia.

Esta obra monumental puede albergar en su interior, que tiene un  techo completamente abatible, a 25.000 fieles. Esta capacidad se complementa con las 80.000 personas más que puede acoger su inmensa explanada. Construida con los materiales más nobles, la obra dio trabajo a más de 2.500 obreros y cerca de 10.000 artesanos de todo el país.

Además de la sala de oraciones, el complejo tiene su propia escuela coránica y una espléndida biblioteca. En el exterior, su ubicación también es impactante, ya que una parte está anclada con pilotes sobre el lecho marino.

2. La Corniche, un paseo marítimo con las mejores vistas del mar

Casablanca cuenta con un paseo marítimo muy animado y concurrido por turistas y locales, en la zona de Ain Diab. La Corniche está dotada de un buen número de hoteles, restaurantes, cafeterías y discotecas que aseguran la diversión hasta bien entrada la noche.

Además de garantizar un paseo nocturno muy entretenido en sus más de tres kilómetros de largo, en esta zona se puede disfrutar de un balneario, unas piscinas de agua salada construidas en las rocas de la costa y varias instalaciones deportivas.

La Corniche es una zona exclusiva, en la que se pueden ver los coches más lujosos, con un corte plenamente occidental. Se despliega a lo largo de la costa desde las estribaciones del faro de Hank hasta el islote que acoge la tumba del morabito (una especie de santo musulmán) Sidi Abderrahman.

3. El Rick’s Café, la recreación de un mito de Hollywood

Entrar al Rick’s Café

Aunque era habitual que los visitantes de Casablanca quisieran conocer el emblemático Rick’s Café en el que se desarrolla buena parte de la mítica película, lo cierto es que hasta 2004 no era posible.

En esas fechas, alguien tuvo la idea de abrir muy cerca de la vieja medina de la ciudad un Rick’s Café calcado al que se había construido en un escenario de Hollywood para rodar estas escenas. Su visita, aunque sea corta, es una de las cosas que hay que hacer en Casablanca.

Merece la pena visitar este local, edificado en una antigua mansión de estilo colonial y revivir la famosa película en una recreación ambiental en la que no falta ni el famoso piano.

4. Una vieja medina que concentra el sabor tradicional de la ciudad

El contraste entre lo moderno y lo más tradicional se acentúa de forma muy especial cuando recorremos las calles de la antigua medina. Aunque su  construcción es más reciente que la de otras ciudades marroquíes, ya que el devastador terremoto de 1755 asoló la zona, ha sabido conservar la vida típica de las medinas, parcialmente rodeada por las murallas del siglo XVI.

Sus calles conservan el típico trazado estrecho y serpenteante y acogen múltiples zocos en los que se desarrolla con fuerza la vida comercial de los habitantes de Casablanca. La visita es una ocasión excelente para regatear hasta la extenuación y adquirir todo tipo de artículos.

5. La Torre del reloj, otro de los símbolos de Casablanca

Torre del Reloj Casablana

La original torre del reloj fue construida en 1911 por las autoridades coloniales francesas, con el fin de que los habitantes de la ciudad se adaptaran al ritmo de vida marcado por el artefacto. En su posición inicial bordeaba la muralla vieja de Casablanca, para quedarse como un edificio solitario en plena plaza de las Naciones Unidas, tras la demolición de los antiguos muros.

En realidad, la torre actual no es más que una réplica exacta realizada en 1993, después de que la anterior se viniera abajo en 1948. Aun así, merece la pena contemplar su silueta, con una altura de 20 metros y sus cuatro esferas, una por cada uno de sus costados. Su importancia simbólica es tal que sigue siendo uno de los lugares más fotografiados de Casablanca.

6. La plaza de las Naciones Unidas, centro neurálgico de la ciudad

Con la presencia destacada de la Torre del Reloj, la plaza de las Naciones Unidas es un centro neurálgico de Casablanca, siempre abarrotada de ciudadanos y turistas. Ideal para pasear, ya que el territorio que ocupa está parcialmente peatonalizado.

Es un punto importante de reunión, por su variedad de tiendas y bares y su interesante oferta de restaurantes. En su fisonomía, destaca la gran fuente central, cuyos chorros tienen un juego de luces de colores que se encienden al anochecer.

Por su ubicación, actúa de separación entre la antigua medina de Casablanca y los barrios más modernos y es el punto de unión de las grandes avenidas, como la de Mohammed V o la de Hassan II.

7. El bullicioso Mercado Central y sus variados productos

El Mercado Central está ubicado en la distinguida avenida de Mohammed V, rodeado de edificios de la época colonial. Fue creado para satisfacer la demanda de los ciudadanos franceses durante la época del protectorado. Es una de las visitas que hay que hacer en Casablanca que suele figurar en la lista de la gran mayoría de sus visitantes.

Hoy en día es un lugar lleno de vida en el que conviven los puestos de pescado y mariscos con toda clase de verduras y hortalizas en un ambiente de plena actividad. En sus alrededores se han instalado varios restaurantes dispuestos a cocinar y servir directamente los productos que hayan sido comprados en este mercado, a cambio de una compensación.

8. El espectacular Palacio Mahkama Pacha

Visita el Palacio Mahkama Pacha de Casablanca

Este edificio funciona en la actualidad como sede de ciertos tribunales y como lugar de recepciones oficiales. Construido en 1948, es una joya arquitectónica que conjuga elementos muy propios del arte árabe, como los techos labrados de madera y recargados detalles en la yesería. Su interior es espectacular, dotado de 60 estancias que se distribuyen alrededor de hermosos patios que recuerdan la arquitectura clásica del arte andalusí.

9. El barrio art decó, una zona para pasear y disfrutar con sus edificios

Este barrio, que se concentra sobre todo alrededor del boulevard Mohammed V, recoge una amplia colección de edificios que mezclan en su construcción destacados elementos de arte modernista y características tradicionales marroquíes.

Pasear por los más de dos kilómetros del amplio boulevard Mohammed V y sus alrededores para contemplar los edificios más hermosos de la ciudad es uno de los planes que hay que hacer en Casablanca que más te recomendamos.

10. El corazón de Casablanca se encuentra en la hermosa plaza de Mohammed V

Esta plaza construida en los años 20 del siglo pasado por los franceses es el verdadero corazón de la ciudad, cargada de edificios que combinan lo moderno con lo tradicional. La arquitectura de estilo mudéjar, matizada con fuertes influencias art decó es la dominante en las construcciones que rodean la plaza.

Verdaderas joyas arquitectónicas, como la wilaya (actual Prefectura), el Banco Al-Maghrib, el edificio de correos o el consulado de Francia se alinean alrededor de la plaza, que cuenta con una fuente dotada de espectaculares juegos musicales y luminosos. La plaza está muy concurrida tanto de día como de noche.

Para que aciertes con la zona más adecuada para ti a la hora de reservar tu alojamiento te explicamos como son las zonas más recomendables para alojarse en Casablanca:

Dónde dormir en Casablanca

11. Una visita al Marocco Mall, el mayor centro comercial de toda África

Al final del paseo marítimo se encuentra el centro comercial más grande de todo el continente africano, un edificio que recoge multitud de tiendas con más de 350 grandes marcas comerciales reconocidas a nivel internacional.

El centro comercial, dotado de más de 200.000 metros cuadrados, no solo permite una interesante experiencia en compras, sino que cuenta además con una amplia oferta de ocio, con multitud de restaurantes, un parque de atracciones, cine con pantalla Imax en 3D y hasta un acuario gigante con más de 40 especies, entre las que destacan los tiburones.

12. La catedral del Sagrado Corazón, un templo católico en territorio musulmán

La catedral del Sagrado Corazón

En realidad, este gran templo construido en la década de los años 30 ya no funciona como iglesia, sino que aloja un centro cultural con diversas exposiciones. En su momento prestó servicio a una comunidad de casi 40.000 fieles.

Está realizada en un estilo neogótico con vidrieras de aire modernista que iluminan de rojo y azul la gran nave central. A los dos lados de la fachada de hormigón se alzan dos enormes torres.

13. El Parque de la Liga Árabe, un gran lugar para relajarse

El Parque de la Liga Árabe es el más grande la ciudad, un verdadero oasis de paz y relajación en medio del bullicio de Casablanca. Es el lugar más indicado para hacer un alto en el camino en busca de tranquilidad y sosiego.

Fue inaugurado en el año 1918 para convertirse en el pulmón de la ciudad. Destaca su avenida de palmeras que lo atraviesan de parte a parte, contando también con un buen número de especies vegetales específicas de la zona.

14. Una excursión a Marrakech desde Casablanca

Visitar Marruecos y no visitar Marrakech es un error que no debes cometer. Marrakech es uno de los destinos imprescindibles de este país. Su riqueza patrimonial bien merece una visita de varios días.

Sin embargo si no dispones de tanto tiempo siempre puedes recurrir a una excursión organizada que te muestre lo más importante de esta alucinante ciudad. Échale un vistazo a las ofertas que puedes conseguir aquí:

Excursión a Marrakech desde Casablanca

15. Las “torres gemelas” de Casablanca, silueta del skyline de la ciudad

Las Torres Gemelas de Casablanca

Como símbolo de la mirada de Casablanca hacia occidente, el skyline de la ciudad está dominado por sus propias “torre gemelas”. Se trata de dos edificaciones de una altura de 118 metros que albergan modernas instalaciones y suman un espacio conjunto de 93.000 metros cuadrados.

Ubicadas en la parte más exclusiva de la ciudad, rodeadas de tiendas de lujo y oficinas, estas dos torres se han convertido en las edificaciones más altas de todo el norte de África.

En una de ambas torres se ha instalado un hotel de lujo con cinco estrellas, mientras que la otra alberga un enorme centro comercial de cinco plantas y diversos locales de oficinas.

16. El Quartier Habous, la nueva medina de Casablanca

La nueva medina, también conocida como barrio de Habous, fue construida por los franceses en los inicios del siglo XX. En su trazado, respeta la estructura tradicional de las medinas árabes, con una mezcla de nuevos elementos arquitectónicos coloniales.

En el nuevo barrio se hizo una distribución más ordenada de los zocos, construyendo una zona que resulta imprescindible de conocer perdiéndose a pie por sus calles. Apunta esta visita en tu lista de las cosas imprescindibles que hay que hacer en Casablanca!!

17. El santuario de Sidi Abderrahman, un peculiar templo en un islote

El santuario de Sidi Abderrahman

Este santuario, construido sobre un islote al final del paseo de la Corniche de Casablanca, solo es accesible durante los periodos de marea baja. Alberga la tumba de Sidi Abderrahman, considerado un santo con poderes de sanación, que pasó sus últimos años en aquel lugar.

En la actualidad es un centro de peregrinación y en el lugar se puede visitar una pequeña medina que fue surgiendo alrededor del templo y contemplar el propio santuario desde el exterior, ya que está prohibida la entrada a todos aquellos que no profesan la fe musulmana.

18. El museo judío, testimonio vivo de una importante herencia

La ciudad de Casablanca cuenta con el único museo dedicado a la cultura y herencia judía de todo el mundo musulmán. Instalado en el año 1996, en un edificio de corte moderno, repasa más de dos mil años de historia de la comunidad judía en Marruecos, con el enfoque puesto de forma especial en los judíos sefarditas.

Además de una amplia colección de documentos antiguos, trajes, fotografías y otro tipo de material, el museo alberga la reconstrucción del interior de una sinagoga.

19. El zoco de las aceitunas, todo un deleite para los sentidos

El zoco de las aceitunas

Situado en la zona comercial del barrio de Habous, en la nueva medina de la ciudad, este zoco es un espectacular expositor de todo tipo de aceitunas. Allí, una serie de pequeños puestos y tiendas se dedican en exclusiva a la venta de todo tipo de aceitunas, en una enorme e insospechada variedad de tamaños, colores y sabores.

20. Las playas de Casablanca, bañadas por las agitadas aguas del océano

La línea costera de Casablanca está repleta de playas en las que se pueden practicar diferentes deportes náuticos, sin olvidar entre ellos el surf. Como las aguas del Atlántico son bastante agitadas, para disfrutar del baño se han instalado una serie de piscinas de agua salada muy cerca de la orilla.

Una de las playas más populares es la de Ain Diab, que cuenta con una bandera azul y presenta todo tipo de servicios, además de un paseo marítimo muy animado y concurrido. El perfil costero está repleto de bares y restaurantes, que garantizan un ambiente playero completo y noches muy animadas.

21. El Palacio Real, una obra maestra de la arquitectura islámica

El Palacio Real de Casablanca

El Palacio Real de Casablanca es la gran residencia del rey de Marruecos en esta ciudad. Sin embargo, no es su morada habitual, ya que su residencia principal se encuentra en Rabat, la capital administrativa del reino. Se utiliza para los acontecimientos de importancia y para diferentes recepciones reales.

Fue edificado en el año 1920 y está decorado con una serie de jardines diseñados por el paisajista francés Forestiers. Situado en el barrio de Habous, el acceso a su interior está clausurado para la visita de los turistas.

Aún así eso no impide que sea una de las mayores atracciones de la ciudad, aunque solo sea para contemplar su exterior o mirar a través de las puertas, que están siempre vigiladas por guardias reales de uniforme.

22. Los dulces de Bennis Habous, la pastelería más prestigiosa de Casablanca

Probar la dulce y sabrosa repostería marroquí siempre es un placer. Sin duda, la pastelería Bennis Habous es la más famosa de toda Casablanca. Cuenta con un gran surtido de pasteles propios del país, destacando sus especialidades de miel y almendra.

Funciona desde el año 1930 y se ha constituido en una visita obligada para cualquier viajero que quiera probar las pastas árabes más auténticas y dulces tan deliciosos como los famosos “cuernos de gacela”.

23. Artesanía y marroquinería, un suvenir perfecto

Artesania Marroquí, Casablanca

Como en cualquier ciudad marroquí, diversos productos de artesanía están expuestos en los múltiples puestos y tiendas repartidos por toda la ciudad. En Casablanca es posible adquirir pequeñas joyas realizadas en cuero, productos de marroquinería elaborados siguiendo las tradiciones más arraigadas.

Por la calles de la ciudad existen numerosos puntos de venta a unos precios irresistibles e incluso se pueden comprar artículos de lujo procedentes de casas comerciales de gran prestigio, como Linea Luxe.

24. El nuevo arte marroquí, expuesto en las instalaciones de la Villa des Arts

Alojado en un edificio de estilo art decó que se remonta hasta el año 1934, la Villa des Arts es el único museo de arte contemporáneo instituido en la ciudad de Casablanca. Concebido como un espacio destinado al descubrimiento y la promoción de nuevos artistas marroquíes, el museo ofrece diferentes exposiciones y actividades relacionadas con las nuevas manifestaciones artísticas nacionales.

Además de las salas de exposiciones, la Villa des Arts cuenta con su propio auditorio y centro de documentación y ofrece actividades diversas para todos los públicos, participando además en diferentes proyectos de tipo cultural con múltiples asociaciones.

25. Una excursión a la antigua ciudad portuguesa de El Jadida

Visitar Al Jadida en Casablanca

Situada hacia el sur de Casablanca, la excursión hacia El Jadida es una de las más frecuentes entre los visitantes de la ciudad. Sin duda, esta antigua ciudadela que perteneció al protectorado de Portugal, merece esa visita.

Las calles angostas de esta ciudad, que conserva edificios de aire portugués, están rodeadas por una muralla almenada, defendida por cinco grandes bastiones desde los que se contemplan impresionantes vistas panorámicas del océano.

La ciudadela conserva intacto su aspecto medieval original y alberga monumentos como la mezquita que cuenta con el único minarete de forma en pentágono de todo el mundo árabe, la iglesia de la Asunción y una obra maestra del siglo XVI como es la “cisterna portuguesa”, cuya estructura de pilastras y techo abovedado dio cobijo a un aljibe subterráneo a comienzos del siglo XVI.

Imágenes: Pixabay (1)Sandra Cohen-Rose and Colin Rose,(2) soomnees,(3)Sam Nabi,(4)mustapha ennaimi,(5)wikipedia, (6)Mac-Jordan Degadjor, (7) wikipedia, (8)Pierre,(10) Guilles Messian,(11)Brandon Atkinson, (12) Global Panorama.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here