Portada » Dónde alojarse en Múnich: las 8 mejores zonas

Dónde alojarse en Múnich: las 8 mejores zonas

Dónde alojarse en Múnich

¿Tienes previsto visitar Múnich y no tienes claro todavía cuáles son las mejores zonas dónde alojarse en Múnich? Estás en el artículo adecuado. En este post te recomiendo las 8 mejores zonas para dormir en Múnich y lo que las hace tan recomendables.

Un viaje a Alemania no está completo sin una visita a la capital de Baviera, Múnich. Baviera es un estado libre, sin salida al mar, dentro de Alemania, y su cultura, arquitectura y patrimonio difieren de los de otras partes del país. 

A la hora de planificar tu viaje, es bueno tener en cuenta que Múnich es una ciudad con un alto nivel de vida. Esto se nota también en los precios del alojamiento, precios que además se disparan en los días del Oktoberfest a finales de septiembre. 

El que la ciudad tenga un excelente sistema de transporte público facilita que puedas escoger zonas más baratas si tu presupuesto es limitado, sin que ello te suponga mucha molestia en cuanto a desplazamientos.

Dónde alojarse en Múnich: las 8 mejores zonas

Sigue leyendo para descubrir las 8 mejores zonas donde hospedarse en Múnich

1. Altstadt, la mejor zona dónde alojarse en Múnich

Altstadt, es el casco antiguo de la capital bávara. Si quieres estar cerca de los principales lugares y atracciones, Altstadt es la mejor zona donde alojarse en Múnich. 

Esta zona estuvo rodeada de fortificaciones desde la Edad Media hasta el siglo XVIII, y aunque fue parcialmente destruida durante la Segunda Guerra Mundial, la zona fue reconstruida y diseñada para preservar su historia. 

Caminando por sus calles disfrutarás de su encantadora arquitectura clásica.

Además, este barrio se caracteriza por sus pintorescas e históricas calles, llenas de cafés, restaurantes, tiendas y atracciones turísticas. 

Para empezar a visitarlo nada mejor que iniciar tu recorrido en la plaza Marienplatz, el corazón de Altstadt. Se dice que la propia historia de Múnich comenzó aquí, cuando Heinrich el León fundó un mercado municipal en esta plaza en 1158. 

Ahora, los peatones pueden pasear y contemplar la estatua de Mariensäule, o María, que es la «patrona de Baviera». 

El famoso Ayuntamiento Nuevo (Neues Rathaus) se encuentra aquí y es un edificio neogótico que data de 1867. Incorpora varios edificios con patios verdes y sirve también de residencia del alcalde y de sede del Ayuntamiento de Múnich. 

Para obtener una vista panorámica de todo Múnich, sube a su mirador.

En el lado este, verás el Ayuntamiento Viejo. que acoge el Spielzeugmuseum, o Museo del Juguete, ideal para los niños.

En Altstadt también podrás visitar sus tres grandes puertas reconstruidas: La Puerta de Sendling, la Puerta de Karl y la Puerta de Izar, cada una de ellas con una historia única.

La Puerta de Karl es la principal entrada a la parte peatonal de la ciudad. Atraviésala y llegarás a Neuhauser Strasse y Kaufingerstrasse, dos calles que conforman la principal zona comercial de Altstadt. 

Los artistas callejeros actúan frente a pintorescas tiendas bávaras y comercios internacionales, y también se pueden encontrar productos frescos en los mercados locales. 

Si necesita un dirndl o un lederhosen para el Oktoberfest, muchos grandes almacenes turísticos los tienen en stock. También hay varios cafés y restaurantes para sentarse, relajarse y observar a la gente.

Muy cerca se encuentra la Odeonsplatz, una plaza pública del siglo XIX, en la que destaca la Feldherrnhalle, una monumental loggia, con su gran estatua junto a dos imponentes leones bávaros.

Si tu visitas a Múnich es entre finales de septiembre y principios de octubre, la ciudad estará de celebraciones del Oktoberfest. 

La Oktoberfest es la mayor Volksfest, o fiesta de la cerveza, del mundo, y atrae a millones de turistas cada año para beber grandes cantidades de cerveza, darse un festín de enormes platos bávaros y festejar al estilo muniqués. 

Aunque el recinto ferial principal se encuentra fuera de Altstadt, éste es el lugar perfecto para adquirir los vestidos típicos. 

La Hofbräuhaus es una gran y bulliciosa cervecería al aire libre en la propia Oktoberfest, pero la taberna insignia se encuentra en realidad en Altstadt. Su historia se remonta al siglo XVI, sirve cerveza y comida de la mano de doncellas cerveceras ataviadas con los trajes típicos en tres pisos, a menudo con actuaciones y bailes en directo. 

Considerada la cervecería más famosa del mundo, la Hofbräuhaus es una parada obligatoria en cualquier visita a Múnich.

Altstadt, al ser el principal punto turístico de la ciudad, es una zona cara. Sus hoteles son significativamente más caros que los de otras zonas y además suelen llenarse rápidamente. Planifica en consecuencia si quieres dormir en Múnich en su centro histórico.

2. Maxvorstadt, el barrio universitario y artístico de Múnich

Maxvorstadt es un barrio que siempre está a la vanguardia de las últimas tendencias. Esto se debe en gran parte a la mezcla de perfiles de sus habitantes con alta presencia de estudiantes, bohemios, hipsters, y expatriados.

Mientras que Altstadt es un barrio pequeño, Maxvorstadt es grande, y se caracteriza por la cantidad de instituciones educativas y artísticas y museos que acoge.

La Universidad Ludwig Maximilian (LMU) y la Technische Universität München (TUM) son dos importantes universidades que se encuentran en Maxvorstadt, por lo que a menudo verás estudiantes estudiando en librerías, cafés y en las bibliotecas públicas de la zona. 

También hay muchas boutiques independientes, restaurantes modernos y bares y cafeterías de moda, lo que hace que Maxvorstadt una zona muy atractiva para pasear y quedar para tomar algo.

Un atractivo de la zona que hay que visitar es el Museumsviertel, o barrio de los museos, que cuenta con una gran concentración de museos. 

De los muchos museos de Maxvorstadt, la Haus der Kunst es uno de los más conocidos y de mayor importancia cultural. Dedicado a mostrar lo mejor del arte contemporáneo, la Haus der Kunst acoge con regularidad importantes exposiciones y pinturas y esculturas de vanguardia. 

También se encuentran aquí los tres museos de la Pinakothek, todos bajo el mismo techo. 

La Alte Pinakothek es una de las galerías más antiguas del mundo y abarca obras de arte de los siglos XIV al XVIII, realizadas por maestros europeos. Gran parte de las obras expuestas proceden de galerías personales de la realeza bávara y de antiguos monasterios del país. 

Por su parte, la Neue Pinakothek muestra arte del siglo XIX y la Pinakothek der Moderne exhibe arte moderno del siglo XX, además de albergar el Museo Internacional de Diseño de Múnich. 

Merece la pena explorar cada uno de los museos, que también son únicos desde el punto de vista arquitectónico, así que tómate tu tiempo para recorrerlos. 

Tampoco dejes de visitar la cercana Biblioteca Estatal de Baviera. Este edificio es la biblioteca estatal central de Baviera y la mayor biblioteca de investigación de Alemania. 

Más sobre museos de la zona… El Lenbachhaus es un museo dedicado al arte moderno y contemporáneo y que fue en su día la principal residencia del artista Franz von Lenbach.

Si te interesa captar las últimas tendencias de la moda, pasea por el barrio universitario en torno a la LMU y la TMU. Por la zona se concentran varios pubs estudiantiles populares con ambiente relajado. 

Siguiendo con el tema visitas, otro sitio que hay que ver es el cercano Alter Botanischer Garten. Se trata de un hermoso jardín botánico con una gran fuente de Neptuno, árboles y flores exóticas.

En cuanto a la vida nocturna, Maxvorstadt tiene algo para todo el mundo. Una dirección de referencia es la famosa cervecería Augustiner que tiene capacidad para 5.000 personas y sirve la clásica comida y cerveza bávara. 

Además, en el barrio hay un buen número de pubs alternativos, bares en las azoteas y un puñado de discotecas que hacen de este distrito uno de los mejores para salir de copas.

Maxvorstadt es una de las zonas más populares para alojarse en Múnich, lo que hace que el alojamiento sea bastante caro

Sin embargo, hay algunos hostales y hoteles más económicos para mochileros y estudiantes que buscan divertirse y a la par que aprovechar toda la oferta cultural y museística del barrio.

3. Ludwigsvorstadt, dónde alojarse en Múnich barato

A menudo considerada como un todo con su distrito hermano de Isarvorstadt, Ludwigsvorstadt se define por su ambiente multicultural, su animada vida nocturna y su atmósfera festiva. 

Hay que destacar que el lugar principal de la Oktoberfest, Theresienwiese, se encuentra aquí. 

Situada con el río Isar al este y con muchos hostales, hoteles, posadas boutique y BnB, Ludwigsvorstadt es un lugar estupendo para alojarse en Múnich con un presupuesto ajustado. 

El gran nivel de inmigración de la última década en esta zona ha traído consigo restaurantes de todas las cocinas y una población residencial diversa.

Galerie Artefakt München es una galería artística y el lugar perfecto para encontrar artesanía, ropa, pinturas y joyas hechas a mano por más de 80 artistas. Si te gusta la costura, también puedes hacerte con tejidos y otros materiales para crear tus propios looks. 

El Olympiapark, donde se celebraron los Juegos Olímpicos de Verano de 1972 y que posicionó oficialmente a Múnich en el mundo, no está lejos del centro de Ludwigsvorstadt y sin duda merece una visita.

En el parque todavía se celebran muchos actos públicos en directo, conciertos e incluso celebraciones religiosas. 

También podrás disfrutar de vistas panorámicas de Múnich desde la Torre Olímpica, con sus 291,28 metros de altura. 

No dejes de visitar la Ruhmeshalle, o «salón de la fama» de Múnich. Ese templo dórico fue diseñado para Luis I de Baviera y está situado sobre Theresienwiese. Acoge bustos de la nobleza de Baviera y de personajes ilustres de la historia de Múnich. 

Durante el Oktoberfest, también se puede subir a la Iglesia de San Pablo, una gran iglesia católica que data de finales del siglo XIX. Desde la cima, podrás ver a la multitud celebrando y el enorme parque de atracciones deslumbrando hasta altas horas de la noche.

Una enorme población de Oriente Medio domina ciertas calles de Ludwigsvorstadt, y algunos apodan a la zona «la pequeña Estambul». Se pueden degustar sabrosas comidas árabes y turcas en los numerosos y relajados cafés y restaurantes.

La primera Oktoberfest tuvo lugar en Ludwigsvorstadt en 1810 para celebrar el matrimonio del príncipe Luis de Baviera con la princesa Teresa de Sajonia-Hildburghausen. 

Los muniqueses rieron, bebieron y celebraron en un prado frente a la torre de la ciudad, que pasó a llamarse Theresienwiese en honor a la novia. 

En 1896, varias cervecerías de Múnich se unieron para montar las primeras carpas gigantes de cerveza en la Oktoberfest, lo que dio paso a la estructura del festival actual. 

En Ludwigsvorstadt también se encuentra la Hauptbahnhof, o estación central de Múnich, por lo que es un buen punto de partida para moverse por Múnich.

Si vas a venir a Ludwigsvorstadt para el Oktoberfest, asegúrate de reservar lo antes posible, ya que los hoteles se llenan rápidamente, incluso meses antes.

4. Isarvorstadt, la zona LGTBQI y multicultural de Múnich

En una palabra, Isavorstadt puede describirse como verdaderamente «global». Pasear por aquí es sinónimo de experimentar una multitud de culturas en un solo lugar, que se ve en una arquitectura única, boutiques y restaurantes de moda, bares gay y una gran variedad de arte callejero. 

La zona es muy residencial, ya que en ella viven jóvenes muniqueses y residentes de toda la vida. Extremadamente transitable, Isarvorstadt ofrece muchas cosas que hacer en una zona bastante concentrada. 

Famosa por su espíritu único de autenticidad e individualidad, Isarvorstadt fue en su día hogar del legendario cantante Freddie Mercury, que celebraba fastuosas fiestas en varios lugares de moda de la zona.

Isarvorstadt se articula en torno a la Gartnerplatz, la plaza central de Isarvorstadt, de inspiración mediterránea. Alrededor de la plaza hay edificios de tres y cuatro pisos pintados del clásico «rojo Gärtnerplatz», así como bares y discotecas de moda. 

La plaza se construyó en honor al famoso arquitecto muniqués Friedrich von Gärtner y está decorada con coloridos parterres y una hermosa arquitectura circundante. Por la noche, la plaza cobra vida, ya que los bares ofrecen música hasta altas horas de la madrugada.

Una institución cultural popular situada en la plaza es el Staatstheater am Gärtnerplatz, o Gärtnerplatztheater. El Gärtnerplatztheater, un teatro de ópera en funcionamiento, se inauguró en 1865 y desde entonces ha ofrecido representaciones teatrales de primer orden. 

Paseando por la zona recorre las calles de Glockenbachviertel, a menudo considerado como uno de los barrios más bonitos de Múnich.

Situado justo al sur del centro de la ciudad Glockenbachviertel fue en su día el hogar de la comunidad judía de Múnich y se transformó en la década de 1980 en un centro de vida nocturna para el colectivo LGBTQ+. 

Aunque el aburguesamiento ha cambiado la zona en los últimos años y casas adineradas van dominando la zona, también hay bares gay, boutiques, restaurantes y cafés de moda que siguen bordeando las frondosas calles. 

La Hans-Sachs-Straße es una calle del Glockenbachviertel muy apreciada por su pintoresco ambiente, sus tiendas locales y de artesanía, así como por sus eclécticos cafés. 

Las marcas de ropa independientes prosperan aquí, reflejando el espíritu de individualidad de Isarvorstadt. Los talleres artesanales, las sastrerías y las tiendas textiles confieren a la zona una elegancia que se aprecia en sus bien vestidos residentes. 

La cervecería Augustiner-Keller es un lugar muy popular donde se sirven cervezas espumosas, pretzels y carnes bávaras en un ambiente discreto y tradicional. 

Schlachthof Viertel es otra de las zonas de moda de Isarvorstadt. La escena ecléctica y underground da paso a una autenticidad generalizada que se encuentra en el amplio arte callejero y en un matadero reconvertido, el Schlachthof. 

En la actualidad, el Schlachthof acoge numerosos eventos públicos, como exposiciones de arte, espectáculos de comedia y conciertos de música en directo. 

El Bahnwärter Thiel es otro de los locales de fiesta y conciertos de la zona, reformado a partir de antiguos vagones de metro y mobiliario de corral, que también funciona como mercadillo durante el día.

La popularidad de Isarvorstadt ha aumentado considerablemente en los últimos años, por lo que los precios de algunos hoteles han subido. 

Aun así, es una zona estupenda para dormir en Múnich si se es mochilero o se viaja con poco presupuesto, ya que hay varios albergues en los alrededores.

También te puede interesar: Dónde dormir en Berlín, dónde dormir en Hamburgo

5. Haidhausen, dónde alojarse en Múnich para salir de noche

Haidhausen, para muchos el barrio más bonito de Múnich, lleva este título con orgullo. Con su mezcla de lo antiguo y lo nuevo y lo exclusivo se ha hecho cada vez más popular entre los expatriados y los estudiantes en la última década. 

Aunque esta zona tiene un encanto relajado, también es una zona que sobresale por su animada vida nocturna y una gran oferta cultural que se muestra en numerosos museos y lugares históricos. 

Muchos apodan a Haidhausen «el barrio francés», ya que muchas calles tienen nombres franceses. 

Hoy en día, la gente clama por conseguir un apartamento aquí y con razón. Haidhausen sigue trayendo cocinas internacionales y boutiques con estilo año tras año.

Esta pintoresca zona es un gran lugar para alojarse en Múnich y estar situado justo al este del centro de la ciudad.

Wiener Platz, situada en el centro de Haidhausen, es la plaza más popular de la zona con sus puestos de mercado y casas tradicionales conservando la pintoresca autenticidad de Múnich. 

La plaza es un lugar ideal para relajarse al sol, observar a la gente y admirar la fuente Fischerbuberl. El Weiner Markt, abierto todos los días de la semana excepto el domingo, es ideal para comprar productos frescos, carnes, pescado, chocolate y vino. 

Antes de alejarte de la plaza, visita la Villa Eduard von Grützner, un castillo señorial construido para el famoso pintor alemán Eduard von Grützner. Esta mágica villa, sacada de un cuento de hadas, es una imagen perfecta del antiguo Múnich. 

En Haidhausen también hay varias iglesias interesantes como la Alte Haidhauser Kirche o  la de San Juan Bautista, construida en rojo terracota.

A niños y adultos les encantará el cercano Deutsches Museum, uno de los mejores museos dedicados a la ciencia y la tecnología del mundo. 

Este extenso edificio cuenta con exposiciones que abarcan todos los temas científicos posibles, como la aviación, la informática, la ingeniería y mucho más. 

El Maximilianeum, sede del Parlamento de Baviera, también se encuentra en Haidhausen. 

En cuanto a la vida nocturna, Haidhausen es uno de los mejores barrios de Múnich para alargarse hasta bien entrada la noche. 

Aquí se encuentra la Kultfabrik, que muchos consideran la mayor zona de fiesta de toda Europa. Apodada «El mundo de Disney para adultos», la Kultfabrik cuenta con una enorme red de discotecas, bares, restaurantes y actividades ideales para cualquier tipo de salida nocturna. 

6. Schwabing, una zona de Múnich bohemia y acomodada

No es de extrañar que cuando se habla de Múnich como una de las ciudades más modernas de Europa, Schwabing siempre forme parte de la conversación. 

Elegante, exclusiva y llena de elegantes urbanitas, Schwabing es bohemia y acomodada a partes iguales. 

Con un gran número de restaurantes, bares y cafés, es un lugar ideal para alojarse en Múnich si se quiere ver y ser visto. Los precios de los alquileres se han disparado en la última década, pero la zona mantiene su encanto ecléctico. 

En la década de 1900, el movimiento Schwabing Boehme echó raíces y muchos artistas y estudiantes se instalaron en la zona, asistiendo a la cercana universidad y a la Academia de Arte. 

Sofocado por la Segunda Guerra Mundial pero nunca destruido, el espíritu cultural de Schwabing ha experimentado un renacimiento que continúa en la actualidad. La mejor manera de sumergirse en la indiscernible atmósfera de Schwabing es vivirla de cerca.

El Jardín Inglés es frondoso y extenso, un parque urbano público más grande que el Central Park de Nueva York y el Hyde Park de Londres. Comenzando en el centro de Múnich, el parque se divide en dos secciones. 

El Jardín del Norte es claramente rural, con amplias zonas verdes y flores silvestres en flor entre altísimos árboles forestales. Aquí se encuentra la popular cervecería Aumeister, con 3.000 asientos para los hambrientos visitantes del parque. 

La parte sur se encuentra muy cerca de la Residenz, el antiguo palacio de los monarcas Wittelsbach de Baviera y el mayor palacio urbano de Alemania. 

Actualmente abierto al público como museo, el palacio cuenta con 130 habitaciones y la Herkulessaal, principal lugar de conciertos de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera. 

Después de la visita, pasea por los jardines del sur que lo rodean y contempla los interminables prados verdes. 

El templo griego neoclásico Monopteros también se encuentra aquí y ofrece vistas panorámicas de todo el parque.

La Torre China, situada en el centro de los jardines, es una visita obligada. Esta exquisita pagoda de 25 metros de altura, que data de 1790, ha sido construida y reconstruida. 

Ahora, la torre alberga el segundo mayor Biergarten de Múnich. Los fines de semana también se pueden ver bandas de música en directo.

Una de las principales atracciones de la Torre China es el Kocherball, un festival que se celebra una vez al año en honor a los cocineros y sirvientes de las familias nobles de Baviera del siglo XIX. 

Todos los años, el tercer domingo de julio, miles de participantes vestidos con trajes tradicionales bávaros acuden a realizar bailes folclóricos alrededor de la torre. 

Una buena manera de ver el parque en su totalidad es alquilar una bicicleta y dar un paseo por la tarde.

Si visitas Schwabing en Navidad, te espera una experiencia especialmente mágica. Todos los años, Schwabing celebra su popular feria de Navidad. 

Desde finales de noviembre y hasta la víspera de Navidad, la feria cuenta con puestos de mercado de temporada bellamente decorados que sirven vino caliente, chocolate caliente y artesanía navideña. 

Siempre hay un Papá Noel disfrazado, dispuesto a conceder deseos y hacerse fotos con los niños. 

Elisabethmarkt, fundado a finales del siglo XIX, también es ideal para pasear y disfrutar de los variados puestos del mercado. Encontrarás buena cerveza local, quesos aromáticos y embutidos, así como fruta fresca que se vende durante toda la semana.

Schwabing también es ideal para los adictos a las compras, ya que cuenta con numerosas boutiques independientes y de lujo, así como con grandes almacenes. 

Karstadt es uno de los principales grandes almacenes de Múnich, donde se venden las últimas marcas, mientras que Leopoldstrasse es otra calle comercial con arquitectura art nouveau, cafés de moda y tiendas de antigüedades. 

La vida nocturna y la escena culinaria de Schwabing también son muy animadas, desde los mejores restaurantes hasta la comida informal bávara. 

Pásate por Tantris, un restaurante con estrella Michelin, para degustar sabores internacionales en un entorno siempre elegante.

Para tomar una copa después de cenar, los bares de Schwabing son excelentes. El bar australiano Ned Kelly’s es muy frecuentado por los expatriados, mientras que el Schwabinger Podium ofrece música en directo y bailes entre un público ecléctico. 

Schwabing es una zona residencial bastante acomodada y los precios de los hoteles van en consonancia. 

7. Nymphenburg, un buen barrio donde alojarse en Múnich en familia

Conocida por el gran palacio barroco que le da nombre, la zona de Nymphenburg es tan regia, acaudalada y deslumbrante como la realeza que antaño llamaba a esta zona su hogar. Ahora, es principalmente una zona residencial.

Su arquitectura es hermosa y está marcada por los edificios clásicos wilhelminianos, además de modernas villas de estilo Art Nouveau que también salpican la zona. 

En términos de población, Nymphenburg es el distrito más grande de Múnich y está destinado a crecer aún más.

En una visita a Múnich, el Palacio de Nymphenburg es un lugar que no debes perderte. El palacio, que en su día fue la principal residencia de verano de los antiguos gobernantes de Baviera de la Casa de Wittelsbach, es grandioso y artísticamente deslumbrante. 

El palacio en sí data del siglo XVII y es ahora uno de los más grandes de Europa, habiéndose ampliado con el tiempo para añadir pabellones, alas de galerías y jardines circundantes. 

Una vez que hayas terminado en su interior, tómate también tu tiempo para pasear por el gran parque de estilo inglés, uno de los mejores jardines de Europa

Grandes y deslumbrantes fuentes salpican los simétricos terrenos del parque e incluso se puede dar un paseo en góndola por los canales del parque durante el verano. 

También hay varios museos en el recinto que merece la pena visitar.

Nymphenburg es ideal para actividades de ocio y recreo, a veces difíciles de encontrar en una gran ciudad. Así por ejemplo, Dantebad es una antigua piscina olímpica convertida en lugar de baño y sauna abierto al público. Es ideal para relajarse en invierno y nadar al aire libre en verano. 

El estadio Dante es un lugar estupendo para ver un partido de los Cowboys de Múnich de fútbol americano. 

Cuando las temperaturas caigan bajo cero, es posible patinar sobre hielo en el Canal Nymphenburg. Las cabañas cercanas al canal te darán refugio, vino caliente y salchichas.

Más allá del deporte, Nymphenburg es una zona de gran dinamismo artístico. Cerca del Parque Olímpico está el Kreativquartier, o barrio creativo. Aquí viven y trabajan numerosos artistas y la cultura está siempre presente en exposiciones periódicas, graffitis callejeros y talleres.

También se encuentra aquí Import Export, un local nocturno que acoge conciertos y actuaciones en directo. 

Además, Nymphenburg cuenta con excelentes opciones gastronómicas, que van desde la comida internacional hasta la tradicional bávara. Sarcletti es una popular heladería, mientras que VolkART es ideal para las tapas españolas. 

Nymphenburg no tiene tantas opciones de vida nocturna como la cercana Maxvorstadt, pero aún así se puede disfrutar de una bebida al aire libre en verano y de música en vivo y actuaciones callejeras en muchos momentos del año. 

Si te interesa Nymphenburg para dormir en Múnich debes tener presente que no cuenta con grandes cadenas hoteleras, pero sí con varias posadas y hoteles boutique.

8. Sendling, zona de Múnich asequible e ideal para el ocio

Sendling se está convirtiendo rápidamente en una zona popular para familias jóvenes, profesionales en activo y expatriados.

Dividido en tres zonas, Untersendling, Mittersendling y Obersendling, tiene mucho encanto y una amplia oferta de actividades para toda la familia. 

En la actualidad, la zona presenta una gran diversidad arquitectónica debido a la dilatadahistoria de Sendling como barrio residencial. 

Una de las principales atracciones del barrio es el zoo de Múnich Hellabrunn. Fundado en 1911 como el primer «Geo-Zoo» del mundo, este jardín botánico y parque de 40 hectáreas es un referente de conservación animal.

La mayoría de los recintos no tienen jaulas y, en su lugar, los animales viven en comunidades geográficas bien planificadas. Podrás ver como jirafas, leones y chimpancés, así como gigantescos elefantes asiáticos e incluso osos polares. 

También se puede visitar el popular Grossmarkt. En este mercado mayorista de alimentos verás a los propietarios de restaurantes y a los minoristas competir por conseguir los mejores productos, plantas exóticas y otros bienes a primera hora de la mañana. 

Aunque no podrás comprar ninguno de los productos, puedes hacer un recorrido por este histórico mercado.

Si hay algo por lo que Sendling es conocido principalmente es por sus actividades recreativas al aire libre. Visita la siempre popular isla Flaucher, situada en el río Isar. Es un lugar popular para tomar el sol en verano y hay una cervecería, Zum Flaucher.

Otro espacio verde destacado es el Westpark, perfecto para patinar sobre hielo en invierno, y el Kino, Mond und Sterne es un cine al aire libre con un gran césped para ver una película en verano.

En el noreste de Sendling se encuentra el Alte Utting, el principal local de música y club nocturno de Sendling. El propio local es un barco de pasajeros desguazado en tierra, lo que lo convierte en una atracción turística única. 

Además, hay varios bares repartidos por la zona para pasar una noche divertida. 

A nivel de alojamiento, el barrio también tiene sus ventajas. Los hoteles suelen ser más baratos, ya que esta zona no es tan turística como el centro de Múnich.

Deja un comentario