Qué hacer en Cinque Terre: 32 planes imprescindibles

Que hacer en Cinque Terre

Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore son los cinco pueblos medievales que conforman la región de Cinque Terre, inserta en el corazón de la provincia de La Spezia, Italia. Hoy te presentamos algunas propuestas que hacer en Cinque Terre para que puedas disfrutar al máximo de estos pueblos tan pintorescos y de su región.

Todos ellos están rodeados por un parque nacional y decorados con casas de colores, las cuales penden de los riscos que horadan los cerros sobre los que se levantan y se asoman desafiantes al mar de Liguria, conformando una de las estampas más bellas, fotografiadas y aclamadas de Italia.

Con semejantes características no extraña que la Unesco los haya declarado Patrimonio de la Humanidad.

Insertos entre viñedos, bancales, bosques de pinos, olivares y grandes acantilados, conforman la esencia del Mediterráneo menos inexplorado. En ellos, la vida fluye en tranquilidad y paz, solo alterada por los viajeros, cuya presencia se incrementa sobremanera en la época estival.

Los cinco insignes miembros de Cinque Terre están unidos entre sí a través de una serpenteante carretera, que parece hilvanada a la roca, cuyo recorrido constituye una experiencia multisensorial para el viajero. También están conectados por un tren que recorre toda la costa, cuyo viaje igualmente ofrece una experiencia única.

En definitiva, Cinque Terre es una de las regiones más bellas, auténticas y especiales de Italia que, desde luego, no defrauda a quien decide visitarla. Para quienes tienen preparado su viaje o necesitan motivos, he aquí algunas sugerencias acerca de que hacer en Cinque Terre.

Qué hacer en Cinque Terre: 32 planes imprescindibles

1. Báñate en la playa de Vernazza

Qué hacer en Cinque Terre

Con permiso de la Monterosso, es una de las más populares. Se accede a ella cruzando una pequeña gruta, tras la cual se abre una diminuta pero bella playa de pedregal, en la que puedes disfrutar de las bondades del mar y en compañía de los lugareños, pues no suele estar muy concurrida.

2. Recorre en tren los cinco pueblos de Cinque Terre

Además del Sendero Azul, también puedes descubrir esta región en tren. Hay una línea ferroviaria que parte de La Spezia y pasa por los cinco pueblos, la cual te permitirá conocerlos desde otra perspectiva y, también, aleatoriamente y a tu ritmo.

Si está en tu lista de cosas que hacer en Cinque Terre, te sugerimos que adquieras la tarjeta Cinque Terre Card. La razón es que gracias a ella tendrás acceso, además de viajes ilimitados al tren, a las rutas de senderismo o conexión a internet, entre algunas ventajas más.

Puedes también visitar estos pueblos en una excursión organizada en tren con guía en español saliendo desde la estación de La Spezia.

Reserva tu excursión a Cinque Terre AQUÍ

3. Piérdete por el callejero de Monterosso

Se ubica al oeste del parque nacional y es el último pueblo que nos encontramos si partimos de La Spezia. Es el más grande y, por suerte, el que dispone de una orografía menos enrevesada que la de sus vecinos, pues carece de cuestas.

Merece la pena pasear por la zona antigua, también llamada caruggi. Está conformada por un entramado de estrellas callejuelas con ambiente mitad medieval mitad rural, que te embarcará en un viaje al modo de vivir ligur más tradicional.

4. Sube al castillo de los Doria y Beforte

Visitar en Cinque Terre el castillo de los Doria y Beforte

Esta fortaleza se levanta en lo alto de una ensenada, de cara al mar, en la parte sur de Vernazza. Construida para defender a esta población ligur de los ataques enemigos, está formada por una gran torre cilíndrica, desde cuyas alturas la panorámica es impagable.

Su visita es, por tanto, una de las cosas imprescindibles que hacer en Cinque Terre, máxime para aquellos a los que les gusta disfrutar de bellas estampas y puestas de sol.

5. Conoce a la «virgen africana» del santuario de Nuestra Señora de Reggio

A las afueras de Vernazza, en lo alto de un promontorio rocoso de más de 300 metros de altura, se ubica este maravilloso santuario, cuya visita es una de las cosas que ver en Cinque Terre más recomendadas. Data del siglo IX y su fachada es un excelente testimonio artístico del románico.

En su interior, guarda la Virgen Negra con el Niño, conocida entre los lugareños como la «virgen africana». Si tu visita coincide durante el mes de agosto, tendrás el privilegio de disfrutar de las fiestas en su honor. Tienen lugar a las puertas del santuario y cuenta con una agenda repleta de actos, siendo especialmente populares el de fuegos artificiales.

6. Visita el convento de los Capuchinos

Esta construcción se levanta imperiosa sobre la colina de San Cristóforo de Monterosso, ejerciendo de inexcusable elemento diferenciador entre la parte nueva del pueblo y la antigua. Junto a este, se encuentra la iglesia de San Francisco.

En su interior, además de un bonito altar de madera, alberga valiosas obras como la Crucifixión de Van Dick o la Madonna de los ángeles, de Oldoino Multed. Si eres un amante del arte, apunta esta visita en tu lista de cosas que ver en Cinque Terre.

7. Callejea por Manarola

Pasear por Manarola en Cinque Terre

Manarola está encajonado entre dos inmensas moles rocosas, mirando de frente al mar. Por si fuera poco, está integrado por un entramado de coquetas y empinadas callejuelas en las que se apiñan las típicas casas en tonos pastel, así como una suerte de tiendas de artesanía, bares o restaurantes, donde puedes saborear la auténtica foccacia ligur.

8. Acércate hasta la villa Montale

Esta mansión se ha convertido en uno de los tesoros de Monterosso, pues fue el hogar del Premio Nobel de Literatura Eugenio Montale y donde se inspiró para construir muchos de los poemas que lo encumbraron al éxito.

Construida en los años 80, presenta un impoluto diseño art decó y se levanta imperiosa en la cima de una colina, desde donde las vistas son sumamente privilegiadas.

Aunque la visita al interior no está permitida, lo cierto es que merece la pena acercarse hasta ella para disfrutar de su belleza, así como de la panorámica al pueblo y la costa que desde aquí se disfruta.

9. Il Gigante

Esta colosal estatua -mide 14 metros de altura- cuelga de una roca del promontorio de Mesco, de cara al mar, justo donde concluye la playa de Fegina en Monterosso. Fue construida por Arrigo Minerbi de Ferrara y representa a Neptuno, dios de los mares.

La erosión provocada por el mar y los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial conllevaron la pérdida de las piernas. A pesar de este deterioro, sigue conservando su magia y majestuosidad, lo que la ha convertido en una de las postales de Monterosso.

¿Tienes ya alojamiento en Cinque Terre? Te recomendamos que leas este artículo sobre los diferentes pueblos en los que te puedes hospedar y cómo son:

Dónde alojarse en Cinque Terre

10. Torre Aurora

Forma parte del trío que queda en pie de las trece que salvaguardaban Monterosso de las incursiones piratas durante el siglo XVI. Se levanta en lo alto de la colina de Cristóforo y, aunque no se puede acceder a su interior, es interesante verla aunque sea solo por fuera.

11. Zambúllete en la playa de Guvano

Este arenal se extiende bajo el cerro sobre el que se levanta Corniglia. Para llegar a ella hay que bajar unas largas escaleras, cuyo esfuerzo merece la pena.

¿La razón? Tiene una de las aguas más impolutas de cuantas bañan el parque nacional y, además, está rodeada por uno de los paisajes más evocadores de la región. Así que, no cabe duda, su visita está dentro del listado de cosas que hacer en Cinque Terre imprescindibles.

12. Entra en la iglesia de San Lorenzo

Entra en la iglesia de San Lorenzo en Corniglia, Cinque Terre

Ubicada en Corniglia, es un ejemplo más de la importancia que tienen los templos en esta región, así como una excelente muestra del estilo gótico ligur, aunque su interior es barroco. Originaria del siglo XIII, destaca por su fachada, adornada con un bajorrelieve que incluye la representación del Martirio de San Lorenzo – de ahí, su nombre-.

Además, está jalonada con una bonita torre-campanario. Una vez en el interior, observa con detenimiento el altar, ya que está repleto de detalles. Mención especial merece el tríptico de la Virgen con el Niño, Santa Catalina y San Lorenzo.

13. Haz trekking por el Sendero Azul(sendero n2)

El Sendero Azzurro es una de las rutas de senderismo más populares, cuya realización es una de las cosas que hacer en Cinque Terre más sugestivas. Se extiende a lo largo de 12 km y discurre paralela a la costa, hilvanando los cinco pueblos que integran Cinque Terrre. Es muy sencilla y consta de cuatro etapas:

  • Monterosso-Vernazza (4 km)
  • Riomaggiore-Manarola, también conocida como la Via dell’Amore, cuyo recorrido se extiende durante 1 km
  • Manarola-Corniglia (3 km)
  • Corniglia-Vernazza (4 km)

14. Relájate en la playa de Feggina

Localizada en Monterosso, es la más grande de cuantas salpican la costa de Cinque Terre. Sus aguas de azul intenso son una invitación en toda regla al baño. Los fondos están repletos de arrecifes, los cuales una buena excusa para disfrutar del buceo, el esnórquel y otras actividades marítimas.

15. Maravíllate con el torreón de Vernazza

Esta torre medieval se levanta en el lado opuesto al castillo de los Doria. En el Medievo, daba comienzo a la muralla defensiva que abrazaba a la población, hoy desaparecida. Aunque no se permite la visita a su interior, merece la pena acercarse y contemplar este antiguo tesoro arquitectónico que forma parte de la historia de la población.

16. Ve a la iglesia de Santa Margarita de Antiochia

Ubicada en la plaza principal de Vernazza, esta iglesia del gótico ligur fue construida en 1318. Levantada sobre una ensenada de cara al mar, destaca por el diseño de su fachada, jalonada por una elevada torre-campanario octogonal, la cual está coronada con una bonita cúpula.

Si la visitas, verás que la puerta de entrada al templo se ubica en un lugar poco común: al lado del altar. Al salir del templo, aprovecha para disfrutar del tradicional ambiente que domina la plaza, de las casas de colores que la decoran o para saborear un gelato en uno de los bares o heladerías que aquí abren sus puertas.

17. Conocer los alrededores de Vernazza

Conocer alrededeores Vernazza en Cinque Terre

La orografía de Vernazza es una de las más abruptas, por cuanto está horadada por vertiginosos acantilados. Los lugareños tuvieron que adaptarse a estas características para sobrevivir. No lo hicieron mal, de hecho, su entorno es una de las muestras más sublimes de la alianza entre naturaleza y hombre.

Está dominado por bancales y terrazas en las que habitan, apretujados, cultivos de olivos y vides, formando un paisaje espectacular. Desde aquí las vistas, especialmente las puestas de sol, son únicas.

18. Contempla el bastión de Manarola

Esta construcción es el único vestigio que queda en pie del antiguo castillo, permitiéndonos intuir el esplendor del que gozó la localidad antaño.

Sus habitantes no solo han sabido conservarlo, sino que lo han integrado con atino en su arquitectura urbana, pues dichos restos sustentan parte de las casas que se levantan en el acantilado frente al mar.

19. Entra en la Iglesia de Santa Caterina y San Pedro

Este templo religioso se levanta en la zona más alta del promontorio sobre el que se asienta el pueblito de Corniglia. Data de 1334 y su estilo arquitectónico es una muestra inexpugnable del gótico ligur.

En su fachada, destaca el enorme rosetón de mármol de Carrara que la decora, así como los bonitos modillones que se adosan al inferior del tejado, confiriéndole singularidad.

2. Contempla la iglesia de San Juan Bautista

Este templo religioso, originario de los siglos XIII y XIV, decora la plaza de Don Giovanni Minzoni, en Monterosso. Llama la atención su fachada barroca, por cuanto está decorada con columnas horizontales de mármol blanco y verde y presidida con un gran rosetón, los cuales le confieren una singularidad y una belleza únicas.

En su interior, guarda algunas joyas como una pila bautismal de 1360 y varias obras de artistas italianos como la Crucifixión. Si diriges la mirada al frente, podrás ver los restos del palacio medieval de Podestá, el cual te permitirá atisbar cuan monumental fue este pueblo en la antigüedad.

21. Adéntrate en la historia de la Marina italiana en el museo Naval

Este espacio es la joya de la oferta cultural de La Spezia, por cuanto está considerado el más grande de Italia. Fundado en 1860, hace hincapié en la historia de la Marina de Italia, con especial atención a la tecnología.

En las dos plantas que lo integran podrás ver maquetas de barcos antiguos, armamento naval e incluso restos de un torpedo de la Segunda Guerra Mundial -Sciré- o una ametralladora confiscada a los bóxers chinos. Con semejantes características constituye uno de los museos más interesantes que ver en Cinque Terre.

22. Pasea por Riomaggiore

Visitar Riomaggiore en Cinque Terre

Mires por donde lo mires, Riomaggiore es precioso. Se dispone en lo alto de una montaña, sin perder de vista el mar. Además, está articulado en torno a una calle principal, via Colombo, a lo largo de la cual se disponen casas típicas de colores, un buen número de cafés, restaurantes y tiendas con un ambiente típico ligur.

Sin duda, recorrerlo constituye uno de los planes que hacer en Cinque Terre ineludibles. No te lo pierdas!!

23. Entra en la iglesia de San Juan Bautista

Bajo los muros del castillo de Riomaggiore se encuentra esta iglesia, un bello ejemplo del gótico ligur. Aunque no es muy grande, es coqueta y tiene una gran belleza, la que le confieren el enorme rosetón de mármol de la vecina Carrara y los motivos antropomorfos que decoran su fachada.

Si accedes a su interior, verás obras de valor como el crucifijo de madera de Maragliano o la Predicación del bautista, de Domenico Fiasella.

24. Admira las tallas del santuario di Nostra Signora delle Grazie

Ubicado a las afueras de Corniglia, en el barrio de San Bernardino, este templo constituye un lugar muy visitado. La razón es que para llegar a él hay que ir por un sendero con unas vistas panorámicas inigualables. 

A ello se añade que en su interior guarda interesantes obras pictóricas, como el cuadro que representa a la Virgen María y el Niño, realizado en 1874.

25. Sube al castillo de Riomaggiore

Se erige en lo alto del cerro de Cerricò, presidiendo el pueblo y perfilando su skyline. Aunque comenzó a construirse en 1260, no se concluyó hasta el siglo XVI. Está conformado por dos imponentes torreones circulares, de los que parten las murallas.

Por lo que respecta a su interior, actualmente se utiliza para acoger actividades culturales y didácticas. Sea como fuere, es una de las construcciones civiles más representativas de la región, cuya visita es parte inexcusable del listado de cosas que ver en Cinque Terre.

26. Recala en la Iglesia de la Confraternita dell’Assunta

Este templo se encuentra en el centro histórico de Riomaggiore. Construido en el siglo XVI, destaca por su sencilla fachada de mármol y porque alberga en su interior una bonita talla en madera de la Virgen de las Cadenas, en honor de los habitantes que perdieron la vida como consecuencia de la lucha contra los sarracenos.

27. Pasea por el puerto de Manarola

Pasea por el puerto de Manarola en Cinque Terre

Las empinadas calles de Manarola confluyen en el puerto, Marina de Manarola, encajonado entre una escollera de piedras unida a una rampa de piedra, que hace las veces de embarcadero, así como de elemento de unión con la Via di Mezzo, la calle que articula la población.

Cerca de este encontrarás una hermosa piscina natural, con aguas azulérrimas y donde zambullirse será un auténtico placer.

28. Adéntrate en el estilo ligur en la ermita de los Disciplinados

Esta coqueta iglesia decora la plaza principal de Manarola. La sobriedad de su estilo arquitectónico la hace menos llamativa que otros templos que podemos encontrar en el pueblo. Sin embargo, constituye un cita ineludible con la estética ligur más tradicional.

29. Entra en la catedral de La Spezia

La catedral de Cristo Rey puede presumir de tener uno de los diseños más innovadores de cuantos decoran los templos católicos. Esto se debe a la remodelación a la que fue sometida entre 1945 y 1950.

Ubicada en lo alto de una colina, su exterior está dominada por una gran estructura circular, -simboliza la unión de Dios con el pueblo-, sustentada sobre doce columnas, las cuales representan a los 12 apóstoles. El interior destaca por su solemnidad y por su luminosidad.

30. Navega por la costa de La Spezia

Desde La Spezia (también desde Génova) parten embarcaciones que recorren los cinco pueblos que conforman Cinque Terre. Además de disfrutar de las impolutas aguas y de la inmensidad del Mediterráneo, tendrás la oportunidad de aproximarte a las localidades del parque nacional desde el agua. Sin duda, una experiencia diferente que, si te tienes tiempo, te recomendamos que disfrutes.

31. Saborea delicatessen típicas

En cada uno de los pueblos que decoran Cinque Terre encontrarás trattorias familiares donde sirven delicias típicas como pesto de albahaca, olivas, marisco, antipasti o anchoas, especialmente las de Monterosso que tienen Denominación de Origen Protegida.

Para beber: vino. No hay que olvidar que Cinque Terre es una tierra de viñedos, lo que ha dado lugar a la proliferación de especialidades locales realmente sabrosas como Vermentino o Bosco.

32. Castillo Medieval de San Giorgio

Esta fortaleza es el tesoro arquitectónico más valioso de La Spezia. Levantado en lo alto de la ciudad, desde donde las vistas a los tejados rojos, las casas de colores y la costa son únicas, constituye una cita imprescindible con el pasado de la ciudad.

El atractivo de la construcción continúa en su interior, en tanto que alberga el museo Ubaldo Formentini. Muestra una extensa colección arqueológica con restos de época romana y prerromana, incluso algunos del Bronce y del Hierro, gracias a los cuales te adentrarás en los orígenes de ciudad y de región.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here